La ministra de Seguridad de la Nación, Sabina Frederic, y el jefe de la Policía Federal Argentina, Juan Carlos Hernández, encabezaron esta mañana el acto en homenaje a las y los trabajadores de la Fuerza caídos en cumplimiento del deber. Participaron del acto los secretarios de Coordinación, Bienestar, Control y Transparencia Institucional, Daniel Fihman; de Seguridad y Política Criminal, Eduardo Villalba; y de Articulación Federal de la Seguridad, Gabriel Fuks; las subsecretarias de Formación y Carrera, Karina Mouzo; de Derechos, Bienestar y Género, Sabrina Calandrón; de Investigación Criminal y Cooperación Judicial, Valentina Novick; y de Programación Federal y Articulación Legislativa, Silvia La Ruffa; el subjefe de la PFA, Osvaldo Mato; y autoridades de los gobiernos de la Ciudad y de la provincia de Buenos Aires.



“Abrazamos con dolor, con tristeza y con pesar a sus camaradas, a sus familias, a sus amistades, a sus seres queridos. Como todo homenaje, éste nos convoca al recogimiento, a la reflexión y a los balances que podemos y debemos realizar, y lo hacemos en nuestra propia construcción que cobija a cada integrante, trabajador, profesional de la PFA. De hecho, todo homenaje a quienes ya no están es una forma presente de reconstruir nuestro pasado y de proyectar nuestro futuro”, expresó Sabina Frederic.



Durante la ceremonia, desarrollada frente al monumento alegórico emplazado en el barrio de Belgrano, las autoridades entregaron medallas y plaquetas a familiares de los efectivos que fallecieron recientemente: el Sargento 1° Pablo Ariel Rebollo; el Comisario Juan Pablo Roldán; el Sargento 1° Diego Alejandro Di Giacomo; el Suboficial Auxiliar Luis Darío Cuevas y el Sargento Esteban Nicolás Lagos.



Luego, en el lugar plantaron un árbol con una placa y colocaron como ofrenda una corona de laureles.



Juan Carlos Hernández, por su parte, se dirigió a las y los familiares y afirmó: “quiero transmitirles que tienen en quien les habla y en todos y cada uno de nosotros una familia ampliada que comparte el dolor por sus prematuras partidas. Empatizamos con sus sentimientos, ya que existen muy pocas profesiones en donde este contacto entre la vida y la muerte permite ser conscientes de que detrás del uniforme, del policía, del camarada, hay una historia. Toda la institución honra y valora de manera permanente a quienes ofrendaron su vida”.



Delante de una gran cantidad de trabajadoras y trabajadores de la PFA, así como de las y los familiares de quienes fallecieron y fueron recordados durante el acto, la Ministra de Seguridad de la Nación subrayó: “Formamos parte de una sociedad que necesita trabajadoras y trabajadores profesionales. Por eso es que quiero proponerles a las instituciones de la seguridad, y hoy en particular a la PFA, que construyamos de manera colectiva nuestro homenaje y nuestra memoria desde y hacia la vida. Como funcionarios de Estado apostamos y trabajamos por ello. Brindando mejores recursos para el trabajo, sin glorificar la violencia y la conflictividad; trazando líneas que inscriban las heroicidades en la vida y nos ayuden a realizar los sueños propios y ajenos que anhelamos como sociedad”.