Fuente: Noticias Urbanas

LANZAMIENTO DE LA FÓRMULA


La senadora y candidata a Presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, junto al radical Julio Cobos, presentaron oficialmente la fórmula de cara a las elecciones de Octubre frente a más de 7 mil personas. Cristina llamó a "superar viejas antinomias" y a "construir la Argentina colectiva". Los legisladores porteños, entre las masas.

Por María José Pérez Insúa

"Se siente, se siente, Cristina Presidente", coreaba la multitud enardecida. Ella rápido los cortó: "Presidenta, no presidente, acostúmbrense", fue el primer reto de Cristina para toda la audiencia que la aplaudía y que de ahí en más no cantó lo que tenía preparado -porque no supieron reestructurar el género de la canción-. Veinticinco minutos le llevó a la senadora nacional y candidata a PresidenTA de la Nación Cristina Fernández de Kirchner expresar su proyecto de país, diez más que al radical Julio Cobos, quien la acompaña en la fórmula.

El gobernador de Mendoza siempre se mostró muy caballero, primero sirviéndole agua y después pasándole el brazo por el hombro todo el tiempo que Néstor Kirchner lo dejó. Cristina no abandonó nunca su estilo frío glaciar. Ambos subieron al escenario puntualmente a las 19 horas, luego de que hicieran su aparición el Presidente (¿habrá que decirle Presidento?) de los argentinos Néstor Kirchner y el vicepresidente y candidato a gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli. En el escenario ya estaban sentados todos los gobernadores que apoyan al oficialismo más el jefe de Gabinete, Alberto Fernández.

Antes de los discursos se proyectó un video con imágenes de los principales referentes de ambos partidos, reforzando la idea de concertación. Luego, durante 15 minutos hablaría Cobos.

El momento más esperado de la noche se produjo a las 19.25 cuando Cristina tomó la palabra, y, luego del mencionado "reto", arrancó el discurso: “Sé que muchos se preguntaron aquel 25 de mayo qué era eso de la Concertación. Es el resultado de una reflexión, de un análisis de las cosas que nos han pasado a los argentinos. Creo en la responsabilidad que significa no tentarse con la hegemonía excluyente y tener el ejercicio de profundizar un modelo que le cambia la vida a los argentinos", dijo.

Cristina se "apiadó" de radicales que participaron del acto y les dijo: “Muchas veces, el desencuentro de las representaciones políticas sirvió para frustar a los argentinos. Por eso, esta Concertación quiere articular representaciones políticas y sociales que superen viejas antinomias”.

"Ya hemos visto la Argentina de un solo sector o de dos o tres. Y les va mal a todos. Es hora de construir la Argentina colectiva. Ninguno de los partidos políticos que hoy tiene responsabilidades en esta historia reciente podemos decir: lo hemos hecho todo bien. Sumemos los pedazos, unamos las voluntades", proclamó la primera dama, después de citar a Leandro N. Alem, a un socialista como Juan B. Justo y a Juan D. Perón.

"Por nuestros abuelos. Por nosotros. Por todos. ¡Adelante Argentina! Éste no es el proyecto de Cristina Presidenta. Éste es el proyecto de todos los argentinos", finalizó Cristina su discurso en el que nunca dijo que ella era "peronista" y Cobos "radical".

Previamente, Julio Cobos había señalado que el objetivo de la fórmula es “conformar un proyecto común, porque la hora así lo exige para conformar un futuro mejor para los argentinos".

"Concertación no es amontonar, es buscar ideas comunes y principios dentro de la pertenencia que cada uno tiene. Ha llegado el momento de construir una bisagra y liderar políticamente de una forma distinta, proyectando un país en serio, a largo plazo. Que la Argentina sea conducida por una mujer capaz. Ha llegado el momento de Cristina Fernández Kirchner”, exclamó con vehemencia.

SENSACIONES I: ¡¡¡QUE INTERNA!!!

Difícil, por no decir imposible, estuvo callar a las barras bravas peronistas (casi todo el estadio) al momento de silbar a los radicales que el kirchnerismo rescató en un video y más difícil estuvo callar a los que cantaron "el que no salta es un radical" (sólo unos pobres 50 quedaron ahí agrupados en el centro del Luna sin saltar y moviendo la banderita roja y blanca como si fuera la blanca sola con la que pedís la paz).

SENSACIONES II: MARCANDO EL ESCALAFÓN

Como el lanzamiento era nacional, los que sufrieron el "orden de importancia" establecido fueron los legisladores de la Ciudad de Buenos Aires, tanto en funciones como electos. "Como uno más" del público "pero no tan atrás", sino inmediatamente detrás de la valla que dividía VIP de no VIP y muy alejados de la prensa estuvieron sentados, aplaudiendo y vivando a la dupla Cristina-Cobos: Diego Kravetz, Silvia La Ruffa, Fernando Melillo, Juan Manuel Olmos, Ivana Centanaro, Sebastián Gramajo, Ana María Suppa y demás miembros del bloque kirchnerista. También se los vio a Daniel Rosso, Sandra Dosch y Alicia Caruso.

Ya en el sector VIP se podía ver en las primeras filas a los ministros del Gabinete Nacional y a los diputados nacionales, en una segunda línea a intendentes del conurbano y de ahí para atrás, mezclados, a las madres y abuelas de plaza de mayo, a Juan Cabandié, las madres del dolor, a los sindicalistas Luis D´Elía, Hugo Moyano, Omar Viviani y Julio Piumato, al subsecretario general de la Presidencia Carlos Kunkel, al superintendente de Servicios de Salud Héctor Capaccioli y al titular del SUTERH Víctor Santa María, entre otros.

DETALLES

Quienes debieron pagar portación de cara porque la seguridad no los reconocía fueron León Arslanian y José María Díaz Bancalari, ya que para entrar al VIP por poco tienen que mostrar sus partidas de nacimiento.