Fuente: La Nación

"El presidente [Néstor Kirchner] tiene que dar explicaciones a la sociedad. Si yo fuera presidente de un gobierno donde pasan todas estas cosas, me sentiría muy pero muy incómodo", aseguró ayer el electo jefe de gobierno porteño Mauricio Macri, al referirse al escándalo de la valija con US$ 800.000 que le costó la renuncia al funcionario Claudio Uberti.

Macri, que ayer recibió su diploma de jefe de gobierno electo, fue crítico del ministro de Planificación, Julio De Vido, ex jefe de Uberti. Y prometió: "En mi gobierno, una persona que tiene que ver con las valijas no duraría ni cinco minutos".

"Me da vergüenza que seamos noticia en el mundo por bolsos que aparecen en los baños, por valijas en los aeropuertos y por un nuevo contrabando de armas", añadió.

Por medio de la legisladora Silvia La Ruffa, el kirchnerismo le contestó a Macri: "Debería tener vergüenza de sí mismo y de sus adláteres" y "debería echar a [Horacio] Rodríguez Larreta por la causa por defraudación y malversación de fondos públicos".

La senadora nacional Chiche Duhalde consideró que "la gente cada vez le cree menos" al Presidente porque "da vuelta la realidad". No dudó en pedir que De Vido deje su cargo. "Todos los casos [de corrupción] terminan en De Vido. Por qué lo sostienen, todos los ojos están puestos en él", concluyó.