Fuente: Clarín

ESPACIOS PUBLICOS : EL GOBIERNO PORTEÑO PROHIBIO LA PROSTITUCION EN ESA ZONA DEL PARQUE TRES DE FEBRERO


Anoche, las travestis desconocieron la medida y trabajaron como cualquier otro día. Para que intervenga la Justicia es necesario que se presente una denuncia. Dudan sobre la validez de la resolución de la Comuna.

Nora Sánchez
nsanchez@clarin.com

A pesar de la polémica resolución que declaró al Rosedal "espacio público no autorizado" para la oferta de sexo, ayer las travestis volvieron a ofrecerse en ese sector del Parque Tres de Febrero. Mientras, la validez y legitimidad de la medida firmada por el subsecretario de Areas Protegidas de la Ciudad, Javier García Elorrio, fue puesta en duda.

El Rosedal se convirtió en zona roja cuando empezó a regir el nuevo Código Contravencional, en 2005. Allí se mudaron las travestis de Godoy Cruz, porque el Código autoriza la prostitución en espacios públicos si se ejerce a más de 200 metros de viviendas, escuelas y templos.

"Preferiría que no se practicara justo en el Rosedal, pero tampoco pienso en echar a nadie", había asegurado García Elorrio a Clarín en setiembre del año pasado, cuando era director del Parque. Diez meses después, ya como subsecretario de Areas Protegidas del Ministerio de Medio Ambiente porteño, el funcionario dio un giro radical en su actitud.

La excusa fue una resolución de la Defensoría del Pueblo del 14 de junio de 2006 que, ante la denuncia de una vecina molesta por las travestis, ordenó a la Comuna "disponer lo necesario en materia administrativa y, de resultar necesario, en el ámbito judicial" para preservar al Rosedal.

"Da la casualidad de que, ahora que soy subsecretario, una de mis atribuciones es preservar el patrimonio -dice García Elorrio-. Por eso busqué qué medida administrativa se podía tomar para satisfacer el pedido".

El funcionario se aferró al artículo 81 del Código Contravencional, que sanciona la oferta y demanda de sexo en espacios públicos no autorizados. "Como subsecretario puedo declarar no autorizado un lugar, sin quebrar la ley -asegura García Elorrio-. Por eso declaré espacio no autorizado al sector entre Libertador, Dorrego, Figueroa Alcorta y Sarmiento. Cada noche van 3.000 personas a ese pedacito de Palermo en busca de travestis".

La validez de la medida es dudosa. "En el Código Contravencional pusimos la cláusula transitoria que prohíbe la oferta de sexo a menos de 200 metros de ciertos lugares para darle tiempo al Ejecutivo a que lo reglamentara -dice la diputada kirchnerista porteña Silvia La Ruffa-. La resolución de un subsecretario declarando no autorizado a un lugar específico va contra el espíritu del Código y no corresponde. Hace falta un decreto reglamentario del jefe de Gobierno que dicte pautas de caracter general".

Cuando dirigía el Parque, García Elorrio negoció con las travestis reglas de convivencia, prometiéndoles acciones para incluirlas socialmente, como cursos de capacitación en oficios.

"Nada de eso ocurrió -denunció ayer Claudia Pía Baudracco, de la Asociación de Travestis, Transexuales y Transgéneros de la Argentina-. Se firmó una carta de intención, pero no se nos volvió a convocar. Jamás se les ofreció a las chicas capacitación o ayuda a través del área de salud. Y ahora nos desayunamos con esta medida. Una vez más se sigue volviendo más vulnerables a las chicas trans, generando una nueva política de control".

García Elorrio ayer defendió su resolución: "Intenté acordar con las travestis, que tuvieron la oportunidad de comportarse mejor. No lo hicieron y también creció la presión social. No puede ser que un parque tan importante sea un prostíbulo a cielo abierto".

Anoche, las travestis llegaron al parque después de las 21 y trabajaron como siempre. No hubo operativos. "Con esta contravención la Policía no puede intervenir de oficio, hace falta la denuncia de algún vecino para que sea la fiscalía la que intervenga", explicó García Elorrio.

"A mí sólo me van a sacar con la Policía porque este es un lugar lindo, seguro y pasan autos con buen nivel", dijo anoche Belén, una de las chicas del Parque.

Osvaldo Guerrica Echevarría, de la Asociación de Amigos del Lago de Palermo, opinó: "Los travestis no son el principal problema y con esta medida, que es un golpe de efecto, no se sabe dónde van a ir y así se provoca otro caos. Necesitan estos anuncios para tapar que no tienen un plan para el Parque, que sigue estando igual o peor que hace dos años".