Fuente: ADN Ciudad

escrito por Germán López

La Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires fue la sede de la primera Jornada de Reflexión del Frente para la Victoria. La discusión se centró en el proyecto “Cristina Presidente”. Alberto Fernández fue el único orador del cierre.


Finalmente los kirchneristas porteños tuvieron su jornada de reflexión, y la llevaron a cabo este sábado por la tarde. Con la presencia de casi todos los referentes políticos del Frente para la Victoria, unas 450 personas se reunieron en las aulas del segundo piso de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires. Convocado, en principio, por los integrantes del SUTERH, la jornada empezó alrededor de las 15:30 y finalizó cerca de las 20 hs. con el discurso del jefe de Gabinete de la Nación y presidente del PJ Capital, Alberto Fernández.

Luego de la discusión de un documento que se titulaba “Cristina Presidente” en las distintas comisiones en las que se dividieron los presentes, todos se reunieron en el aula principal del segundo piso (una especie de auditorio, para ser más exacto), y observaron el video del discurso de cierre de Cristina Fernández de Kirchner en el II Congreso Internacional de Filosofía realizado en la provincia de San Juan hace unos días.

Luego del video, hizo su entrada el Jefe de Gabinete, acompañado por el ministro de Trabajo Carlos Tomada. La introducción de la diputada Silvia La Ruffa –que ofició de presentadora- permitió que las sillas de la mesa principal se llenaran con la presencia de la diputada nacional Juliana Marino, su colega Jorge Cossia, la senadora nacional María Laura Leguizamón y los ministros Tomada y Fernández.

A la hora de los discursos, sólo hubo un orador. Alberto Fernández tomó la palabra y no la soltó por media hora, aproximadamente. Un discurso de “concertación” a pesar del contexto. Sabiendo que era una jornada organizada por el SUTERH, los presentes esperaban un discurso más peronista. Sin embargo, Fernández casi no mencionó a Perón en sus palabras.

Comenzó agradeciendo a los presentes su militancia y reconociendo que “muchas veces es difícil dejar la familia durante unas horas para discutir sobre política”. Luego agradeció a “Victor (Santa María) y Juan Manuel (Olmos)” por la organización de la Jornada.

“Estamos en un momento en el que hay que continuar levantando los brazos y no bajarlos. Necesitamos que ustedes entiendan que hay que continuar poniendo el hombro para que la transformación que viene llevando el país adelante desde el 2003, continúe durante los próximos años”, dijo.

“Tenemos que tener memoria -continuó-, cuando comenzó el mandato del presidente Kirchner estábamos en el infierno, y la verdad es que pocos entendían esas palabras en ese momento. Durante los últimos cuatro años fuimos mejorando de a poco, y estamos a punto de salir del infierno para entrar al purgatorio. Ahora viene la etapa de empezar a discutir de que manera llegamos al paraíso”.

“Néstor Kirchner da un paso al costado para priorizar un proyecto transformador para el país. Él considera que solo fue una herramienta para que este país pudiera salir del infierno. Y que al paraíso llegaremos de la mano de Cristina. Que todos sabemos que es uno de los mejores cuadros políticos que tiene la Argentina”, afirmó.

Para finalizar, agregó: “Tenemos que explicarle a todos los argentinos que lo peor que nos puede pasar es que este proceso de transformación se detenga. Porque durante los últimos cuatro años hemos luchado contra el pasado, y en octubre sucederá lo mismo, lucharemos contra el pasado”.

Dos anécdotas para destacar del discurso. La primera fue una reflexión del Jefe de Gabinete. “El 10 de diciembre voy a dejar de ser Jefe de Gabinete de Néstor Kirchner… (pausa) y si hay algún periodista que lo entienda bien, de Néstor, no vaya a ser que después escriban otra cosa. ¿Hay alguno en la sala?”, preguntó. Hubo un silencio absoluto que hizo que Fernández se riera y que continuara con el discurso. ¿Los colegas habrán callado por temor a que los maltratara? (Aclaramos que el cronista de adnciudad.com no levantó la mano porque en ese momento estaba escuchando el discurso desde el pasillo).

La segunda anécdota es que Fernández se olvidó la palabra “Purgatorio”. Si, leyó bien, una palabra que está en el discurso kirchnerista desde el 2003. “Purgatorio”. En un momento del discurso, el Jefe de Gabinete se bloqueó y no recordaba la palabra. Buscó con su mirada al ministro Tomada y solo recibió una sonrisa como respuesta. En ese instante, alguien del público gritó la palabra mágica: “¡Purgatorio!”. “¡Muchas gracias al teólogo que me dio una mano!”, dijo Fernández.

Por otra parte, estuvieron presentes: Juan Manuel Abal Medina, Juan Manuel Olmos, Julio Vitovello, Miguel Pesce, Gustavo López, Sandra Dosch, Fernando Melillo, Matías Kulfas, Eduardo Hecker, Inés Urdapilleta, Gonzalo Ruanova, Víctor Santa María, Ivana Centanaro, la infaltable María José Libertino, Ana Suppa, Marta Talotti, Miguel Talento, Kelly y Martín Olmos, “Chino” Van De Castelle, Leandro Chulak, Matías Barroetaveña, Silvina Pedreira, Guillermo Olivieri, Diego Kravetz y Alicia Bello, entre otros.