Fuente: La Política On line

Luego de pelearse con periodistas, retar funcionarios, explicar que Felisa Miceli y Romina Picolotti no hicieron lo que hicieron, el jefe de Gabinete Alberto Fernández, cada miércoles trata de hacerse un tiempito para reunirse con lo más granado del kirchnerismo porteño para avanzar en el armado de la campaña presidencial de Cristina Kirchner.
La sede es siempre la misma: el emblemático edificio del Suterh, el sindicato de encargados que conduce el secretario General del PJ porteño, Víctor Santamaría, muy cercano al jefe de ministros y pieza fundamental del albertismo en la ciudad.

Allí, en la calle Venezuela al 300, los últimos tres miércoles –incluido ayer- Alberto convocó a todo su equipo. Aunque sólo se apersonó a la primera de estas juntas, deja diagramado a sus delfines cuáles son los temas a definir y que asuntos se deberán tratar en la mesa de discusión.

De hecho, ayer varios dirigentes del Frente para la Victoria organizaron una jornada para el próximo sábado en la Universidad de Buenos Aires donde trabajarán en un documento que hasta hoy sólo tiene el título: "Con Cristina, para defender lo realizado y profundizar el cambio". En este documento se buscará delinear comisiones y pautas para sellar ese escrito que le entregarán a la primera dama.

Además de Santamaría, del espacio participa toda la estructura más fiel y fuerte del albertismo: Diego Kravetz, Sandra Bergenfeld, Juan Manuel Olmos, Kelly Olmos, Miguel Talento, Mercedes Marcó del Pont, Juan Manuel Abal Medina, Marta Talotti, Inés Urdapilleta, Matías Barroetaveña, Nicolás Trotta, Ivana Centanaro, Silvia La Ruffa y Fernando Melillo, entre otros. No sería extraño que en los próximos encuentros se sume también la primera dama muletto, Vilma Ibarra.

Con esta movida, Fernández intenta cumplir con el rol de "jefe de campaña" que le encomendó el presidente Néstor Kirchner, quien ya había dejado en sus manos el andamiaje de la candidatura porteña de Daniel Filmus, la cual terminó en paliza en una segunda vuelta, a la que el acceso del ministro de Educación fue tomada por gran parte del kirchnerismo como un triunfo, aunque poco sincero.

Entre los temas en cuestión, ya hablan de un gran acto en la Capital para la primera dama, que se concretaría una vez que se realice el lanzamiento oficial, pactado en primera instancia para el próximo jueves 19 en el Teatro Argentino de La Plata, y que por estas horas es motivo de una dura lucha por definir la lista de oradores, que seguramente termina con Cristina como única protagonista.