Fuente: ADN Ciudad

Así se vivió el esperado debate entre los candidatos con mayor intención de votos en todas las encuestas. Mauricio Macri se limitó, en gran medida, a exponer sus propuestas, mientras Jorge Telerman y Daniel Filmus se sacaban chispas. Mucho diagnóstico, pocas ideas y mucha chicana.

escrito por Alejandra Lazo

Finalmente llegó el día. Los tres principales candidatos en las encuestas Mauricio Macri (PRO), Jorge Telerman (Más por Buenos Aires/Coalición Cívica) y Daniel Filmus (Frente para la Victoria/Diálogo por Buenos Aires) debatieron. Como ya es costumbre desde 1996, el programa “A dos voces” -que emite TN y que conducen Marcelo Bonelli y Gustavo Sylvestre- pudo reunirlos y que, en forma civilizada, sostuvieran un intercambio de propuestas y también de críticas.

Acompañaron a Macri, el vicepresidente de Compromiso para el Cambio, Horacio Rodríguez Larreta; la candidata a vicejefa de PRO Gabriela Michetti; el diputado porteño Marcos Peña; Carlos Tramutola; los diputados nacionales Federico Pinedo y Paula Bertol (extremadamente entusiasmada con el debate, tanto que sus compañeros empezaron a mirarla con cara de pocos amigos); el candidato a diputado, Avelino Tamargo; el vocero de Macri, Ivan Pavlovsky y el consultor político ecuatoriano Jaime Durán Barba.

En tanto, junto a Telerman estuvieron el diputado porteño y candidato a vicejefe Enrique Olivera; la ministra de Derechos Humanos y Sociales, Gabriela Cerruti; el ministro de Planeamiento y Obras Públicas, Juan Pablo Schiavi; el ministro de Gestión Pública y Descentralización, Roy Cortina; el ministro de Producción, Enrique Rodríguez; la ministra de Educación, Ana María Clement; el secretario de Prensa y Difusión, Oscar Feito; y el subsecretario de Programación y Coordinación del Espacio Público, Esteban Bellomo.

En la tribuna kirchnerista se ubicaron el candidato a vicejefe Carlos Heller; el ministro de Salud, Ginés González García; el ex jefe de Gobierno, Aníbal Ibarra; el ex ministro de Educación de la Ciudad, Alberto Sileoni; el subsecretario de la Gestión Pública, Juan Manuel Abal Medina; el investigador de FLACSO y asesor en comunicación de Filmus, Alberto Quevedo; la diputada porteña Silvia La Ruffa; y el titular de la Comisión de Valores, Eduardo Hecker, entre otros.

Los candidatos se ubicaron por sorteo. Macri ocupó el primer atril; Telerman, el segundo y Filmus, el tercero. Frente al azar, muchos de los presentes bromearon respecto de que la ubicación iba a coincidir con el resultado de las elecciones del próximo 3 de junio.

Filmus fue el primero en presentarse. Arrancó muy tímido y con el discurso que ha sostenido en estos meses. “Buenos Aires tiene una oportunidad histórica para elegir cuál es el futuro de la Ciudad. Hay que pensar en el corto plazo, pero también en el mediano y largo plazo. Hace décadas que la Ciudad no se planifica”, afirmó.

A su término, Macri dijo: “Hemos demostrado en estos cuatro años convicción y compromiso. Hoy con más seguridad que nunca le voy a decir que todos los problemas tienen solución. Pero es necesario trabajar y terminar con el clientelismo. Nuestra prioridad será la inclusión social”. Además, fue el único que sostuvo que le hubiera gustado que además participaran del debate Claudio Lozano y Patricia Walsh, “porque se hubiera enriquecido la discusión”.

Y llegó el turno de Telerman, quien -sin duda- fue el primero en apretar el acelerador. “Yo me pregunto, ¿quién es el mejor para gobernar la Ciudad? Alguien que siempre ha tenido relaciones económicas con el Estado o alguien que es delegado del poder central. La Ciudad necesita un gobierno que no trabaje a control remoto, porque ya se ha visto lo que pasa”, disparó.

El primer tema sobre el que debatieron fue el perfil social. El líder de PRO hizo hincapié en la urbanización de las villas y la educación para que los chicos no estén en la calle. El Ministro de Educación, en tanto, habló sobre la necesidad de avanzar en una ciudad productiva, autónoma (reformulación de la Ley Cafiero), del conocimiento e igualitaria, tanto en la relación del norte con el sur, sino también entre los sectores sociales. El actual Jefe de Gobierno destacó la implementación del programa Ciudadanía Porteña, con el objetivo de garantizar un ingreso a los sectores más humildes y evitar el clientelismo; y la creación de la primera clínica de atención integral al PACO.

En su minuto y medio de derecho a réplica, Macri sostuvo que “frente al fracaso de las políticas de inclusión social, surgieron un montón de centros comunitarios y comedores que con poco hacen mucho. Hay que ayudarlos para que puedan seguir trabajando”. Los conductores del ciclo agradecieron que haya terminado antes de cumplirse el tiempo, a lo que el diputado nacional sostuvo: “Ser breve es PRO”, frase que generó risas en el estudio.

Filmus, en cambio, habló de la falta de presupuesto destinado al sur de la Ciudad y la deficiencia de las políticas habitacionales. A lo que Telerman respondió: “Efectivamente hay desigualdades pero se está haciendo en esta zona la mayor inversión. Haciendo obras, haciendo escuelas”. Acto seguido, comenzaron a discutir sobre si las escuelas las hizo la Nación, la Ciudad, si presentaron o no los proyectos para poder hacer más colegios, y Macri comenzó con lo que hizo durante el programa: Interrumpir para hacer una propuesta. Claro que deslizó que “una clínica del PACO con capacidad de atención para 27 personas no alcanza”. Frase con la que coincidió Telerman al afirmar: “Claro que no alcanza, pero es mejor que nada”.

Y así pelearon por las viviendas, por la educación técnica, el empleo para mayores y para jóvenes, la accesibilidad en la Ciudad... Una de las últimas palabras del bloque correspondieron a Telerman, quien -por un lado- aseguró que “seguramente después del 10 de diciembre el Gobierno nacional va a hacer las obras que están pendientes en la Ciudad” y que “Macri no saltó un bache sino un trabajo que se estaba haciendo”. A lo que el presidente de Boca Juniors respondió divertido: “De ninguna manera, mirá que voy a pedir la foto Jorgito”.

El segundo tema fue seguridad. Los tres candidatos coincidieron en la necesidad de que la Ciudad tenga policía propia pero, claro, es un debate y la discusión igual se generó. Filmus dijo que el kirchnerismo está trabajando en el Congreso para avanzar en la derogación de la Ley Cafiero, criticó la consulta popular convocada por ese tema y pidió readecuar la Guardia Urbana como una policía del tránsito; a lo que Telerman retrucó que con la ausencia del oficialismo en la sesión especial convocada para derogar la Ley Cafiero quedó claro no hay voluntad de hacerlo y agregó: “Yo sé que vos querés, pero tus jefes no. Él quiere pero no lo dejan”; mientras que Macri aclaró que quiere el traspaso de la policía con los recursos correspondientes (Filmus había dicho que no era así) y además dijo “a la Guardia Urbana se le pagan 50 millones de pesos y un canal de cable (Ciudad Abierta) que iba a costar entre 20 y 40.000 pesos, sale 1.200.000 pesos y tiene 0 de rating”.

Inmediatamente, Filmus afirmó que Encuentro (el canal creado por el Ministerio de Educación) es mejor, cosa en la que coincidió Telerman. “Es muy bueno ese canal. Yo veo más Encuentro que Ciudad Abierta”, deslizó.

Luego llegó otro cruce fuerte respecto de la creación de un Banco de ADN para poder resolver, básicamente, el tema de las violaciones. Telerman rechazó de plano la propuesta macrista y argumentó que era una violación a los derechos humanos y atenta contra las libertades individuales; mientras que Filmus sostuvo que era criminalizar la pobreza. Macri se defendió y explicó: “En Córdoba están locos entonces, pero ellos tienen el registro. Además, los argumentos que usas (por Telerman) son los mismos que esgrimió el bloque kirchnerista en el Congreso”.

El Jefe de Gobierno obviamente no se quedó callado: “Este muchacho ve mucho 24 horas. Voy a tener que utilizar una frase que dijo alguien que está acá (Ibarra) y con el que no estoy del todo de acuerdo, pero es verdad. Si Macri dijera efectivamente lo que piensa, no lo votaría nadie”. Macri aclaró que no ve la serie norteamericana 24 horas pero que le habían dicho que era muy buena, a lo que Telerman le respondió que era cierto.

El tercer tema fue en el que más coincidieron aunque fue el detonador de muchos cruces entre los T y los K. Los candidatos tuvieron similares pareceres en lo que respecta a salud, educación y tránsito. El caos en este último punto fue indiscutible y las herramientas propuestas para solucionarlo fueron desde la extensión de los subterráneos y la ampliación de las frecuencias; el mejoramiento de la conexión del transporte público; hasta la creación de un agencia metropolitana de transporte.

Respecto de la inversión en salud y educación la mayor parte de los cuestionamientos recayeron en la gestión actual. Faltas de insumos en los hospitales, poca inversión en infraestructura y problemas en la articulación del sistema de salud, fueron las principales críticas.

Un poco fastidiado, Telerman señaló: “Vos sabés que te aprecio (mirando al candidato k) pero los tres peores años en inversión en infraestructura escolar fueron durante la gestión de Daniel Filmus”. Y añadió: “Hemos hecho en 7 u 8 meses lo que no se ha hecho en décadas. Se comenzó a aplicar el doble turno en algunos hospitales cuando era algo que se había prometido muchísimas veces. No digo que me voten, pero digan que esto lo hice bien”.

Filmus apeló a una solicitada publicada por la Gestión Telerman y criticó al Jefe de Gobierno por haberla pagado con dinero público y haber incluido en ella el “Camino Rivereño”, que se está haciendo en Avellaneda con dinero del Gobierno nacional. El Ministro de Educación se sacó al preguntarle en varias oportunidades dónde era ese camino y logró una respuesta: “La Ciudad paga dos puentes que van hasta Avellaneda y la Nación el camino. Alberto Fernández lo asesora mal. Un día de estos voy a tener la austeridad del Gobierno nacional en lo que respecta a la inversión en publicidad”. Igualmente, el daño ya estaba hecho.

El último tema fue el espacio público. Macri propuso un plan integral de cuidado del espacio público; Telerman dijo que si hay algo donde se ve el trabajo de su gestión es en el cuidado del espacio público y que se está avanzando en lo que respecta a higiene urbana y Filmus insistió con la necesidad de planificar la Ciudad. Luego hablaron de la basura, del Riachuelo, de la descentralización de las terminales de transportes y los centros comerciales y otra vez volvieron a los bifes.

Telerman chicaneó a Macri porque en un trayecto del programa había hablado de 26.000 cuadras (quiso decir manzanas) y luego de 80.000; y Filmus recitó nuevamente declaraciones de Olivera criticando la gestión T en lo que respecta a la basura en la vía pública. “Cuando más escucho a Telerman, más creo en Olivera”, argumentó risueño.

El Jefe de Gobierno quiso devolver el embate mostrando una publicidad donde estaba el Presidente junto a Filmus y manifestó: “Para que vean que todos los gobiernos hacen publicidad. Por ahí no se dan cuenta de que era Filmus porque en ese momento muchos no lo conocían”.

Pero el Ministro de Educación no se quedó callado y le dijo a Telerman: “Dos veces me trataste a mí como que voy a obedecer órdenes, pero en declaraciones periodísticas te ofreciste vos como candidato del Gobierno nacional. Quisiste ser títere y no te aceptaron ni como títere. Vos mentís. Hasta hace poco te podían decir licenciado y ahora ni siquiera se te puede decir así”.

Luego Filmus cambió el foco y atacó al diputado nacional: “Macri hay que trabajar, los porteños te votaron y no vas a las sesiones”. El líder del PRO primero rechazó la afirmación y luego dijo: “Para que voy a ir, si ustedes con la mayoría en la Cámara hacen lo que quieren”. A lo que Telerman señaló: “Si sos diputado tenés que ir igual”.

Para finalizar Telerman expresó: “Voten separando la paja del trigo, con profunda libertad. Por alguien que no gobierne para unos pocos o sea rehén de lo que le dicen. Yo tengo la Ciudad en la cabeza y a usted en mi corazón”.

Filmus, en tanto, afirmó: “Hace falta un estado con políticas activas. No puede ser teniendo un país con superávit, la Ciudad vuelva a cerrar el año con déficit. Queremos profundamente a Buenos Aires. Le doy mi compromiso y mi palabra de que vamos a construir una Ciudad más justa para todos”.

Macri fue el encargado de cerrar el debate. “Me gusta que hayamos coincidido con Telerman en que hay que invertir más en el sur y con Filmus en el diagnóstico. Ahora me gustaría saber si quieren que los cambios los lleven adelante los que gobernaron la Ciudad los últimos diez años o un espacio nuevo. Espero que nos den la oportunidad para demostrarle que va a estar bueno Buenos Aires si hablamos menos y hacemos más”.

¿Cómo lo vio adnciudad.com? Filmus abusó mucho de sus menciones a las políticas neoliberales y la década del ’90 pero sorprendió con su firmeza y la forma en que superó la debilidad inicial para, en ciertas partes del debate, imponerse. Asimismo, usufructuó bien las críticas que en marzo realizó Olivera de la gestión de su actual compañero de fórmula. Telerman, en tanto, arrancó con mucha fuerza y su carisma habitual y terminó desdibujándose ante las chicanas kirchneristas. Macri, en cambio, pudo desarrollar su estrategia: Evitar entrar en chicanas y presentar sus propuestas. Ahora habrá que ver qué quieren escuchar los vecinos.