Fuente: Ámbito Financiero

Escribe Patricia García

El PJ porteño se zambulló tras la ascensión de la nueva cúpula que preside Alberto Fernández en la danza de candidaturas que debe resolver en dos meses.

Esas especulaciones están puestas en la boleta de postulantes a legisladores porteños, con la cual el jefe de Gabinete premiará a sus diversos aliados que esperan sentarse a esa mesa y compartir sui lápiz. En cambio, los candidatos a diputados nacionales se definirán más en soledad en la Casa de Gobierno, aún con un Rafael Bielsa que espera le confirmen su competencia.

Así, el PJ Capital, bajo la conducción ahora de Alberto Fernández, se dispone a transitar una ríspida ruta de estreno de su nueva cúpula: el reparto de candidaturas para el cuarto oscuro de octubre. Esa tarea le demanda un cronograma especial para cumplir con los plazos que impone la ley de internas abiertas y a la vez, como una paradoja, para no cumplir con esa ley, es decir, evitar la interna.

El peronismo albertista busca una lista única, pero además se complican esos quehaceres porque tampoco el gobierno quiere una boleta con el sello PJ, sino una papeleta con la inscripción Frente para la Victoria.

• Reforma

El flamante congreso partidario piensa reunirse antes de fin de mes para intentar cambiar la carta orgánica y con la enmienda delegar las más amplias facultades para la hechura de las candidaturas y la conformación del Frente.

Con esa lista, A. Fernández deberá conformar a todos los sectores que le sumaron para su consagración sin elecciones como presidente del PJ porteño y que ya empezaron el tironeo.

En la Capital Federal se renuevan 30 legisladores porteños y 13 diputados nacionales. Los lugares , según el ánimo triunfalista o no con el cual se calculen, puede ser para el gobierno entre 9 y 12, pero son muchos más ya los posibles candidatos que le proponen al jefe de Gabinete para la confección de esa tira.

Por ahora, piensan en Patricia Vaca Narvaja como primera postulante a la Legislatura porteña, aunque la funcionaria haya manifestado su preferencia por disputar una banca nacional.
Luego Fernández reservará espacios para los más allegados, con modestia pretenderá, como poco, dos: casi es segura la postulación de Silvia La Ruffa, quien debe renovar su banca en la Legislatura, pero no está definido si el será Claudio Ferreño (también debe renovar) o el joven Nicolás Trotta (si antes no se inserta como funcionario en el Gobierno de la Ciudad)

• Sindicalistas

Otra rama a la que deberá satisfacer Fernández es al sindicalismo en varios rubros que le arrimaron congresales partidarios para asegurarle los dos tercios de representación en ese instituto: el Suterh de Víctor Santa María, los taxistas de Omar Viviani y UPCN de Andrés Rodríguez, entre otros.

Santa María -secretario general del PJ- tendrá cargos aparte haciendo valer los 100 delegados al Congreso que asegura le responden. El candidato de ese grupo será Juan Manuel Olmos, actual director de la Corporación Puerto Madero, al menos en los lugares más posibles de acceder a una banca.

Otro que manejaría el lápiz es el vicepresidente del PJ, Alberto Iribarne, quien estaría pensando en un asesor de su confianza, Edelmiro Rodríguez.
La neoalbertista, Raquel Kismer de Olmos, tendría también un renglón, quizá para el joven Cristian Anselmo; mientras que repetiría candidatura Silvia Gotero (ya fue legisladora hasta 2003), por correspondencia de su esposo, Luis Digón. Hasta allí no parecen alcanzar los lugares en una sola tira en la que se empeña el kirchnerismo, pero faltan aún otros sectores que le reclaman . Uno sería el del vicepresidente Daniel Scioli, quien bendijo la lista albertista en persona cuando se formalizó su lanzamiento. El sciolismo tiene varios candidatos, entre ellos Lucía Manfrand, quien quedó fuera por las artes ibarristas de las listas de candidatos a legisladores en la pasada elección. El FUP de Eduardo Rollano peleará por lo suyo, buscando un lugar para Alicia Bello si es que la actual legisladora se divorcia del macrismo, bloque que integra en la cámara porteña.