Fuente: Parlamentario

Los jefes de los bloques mayoritarios aseguran que la campaña electoral en el distrito no incidirá en el rendimiento legislativo. Uno de los temas importantes a tratar es el Plano Urbano. ¿Seguirá la buena relación entre Telerman y los legisladores?


Las elecciones a jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires ya comenzaron a conformar un panorama electoral en la Legislatura porteña, donde los bloques más numerosos tienen su candidato y, a su vez, se suma la postulación del mandatario actual, Jorge Telerman, que solo reúne al apoyo de pocos diputados.

Mauricio Macri, Daniel Filmus, Jorge Telerman, la posible candidatura de Elisa Carrió, más Claudio Lozano. Por lo tanto, el Parlamento tiene en danza tres candidatos compitiendo por el sillón que posee Telerman, y que quiere retener, lo que deja a la vista una confrontación de intereses entre los bloques.

A priori, se puede afirmar que las consecuencias las sufrirá la actividad parlamentaria, la cual será casi paralizada, con pocas reuniones de comisión, y realizadas bajo especulaciones electorales y un clima que se irá enardeciendo a medida que llegue la fecha de elección.

Sin embargo, los diputados consultados por Parlamentario avizoran una Legislatura casi sin incidencias en las elecciones y con poco protagonismo, ya que no hay temas de suma urgencia. El Plano Urbano es uno de los temas a tratar con mayor rapidez, pero no creen que provoque conflictos.

Ahora bien, se acercan las elecciones del 3 de junio y las dudas comienzan a develarse. ¿Cómo incidirá en la tarea legislativa la contienda electoral? La respuesta más común, brindada por los diputados, fue que la Legislatura continuará trabajando como si nada ocurriese.

En cambio, de forma sutil, dejaron entrever que la campaña restará mucho tiempo y la excusa perfecta fue la misma elegida por todos: “La ciudad no tiene urgencias legislativas. Salvo el plano urbano”. Los principales representantes de los tres bloques mayoritarios, Frente para la Victoria, ARI y los macristas de Compromiso para el Cambio y Juntos por Buenos Aires, coincidieron en respetar el compromiso de trabajo con el jefe de Gobierno como se viene haciendo desde su asunción, tras la destitución Aníbal Ibarra.

Desde los comienzos de la gestión de Telerman se destacó la buena relación que tiene el mandatario con Gabriela Michetti, la presidenta del bloque Compromiso para el Cambio, partido puro del macrismo. Michetti, quien sería la acompañante de Mauricio Macri en las elecciones, confirmó a Parlamentario que “CpC seguirá realizando un exhaustivo control de gestión, con una actividad parlamentaria responsable y a favor de los vecinos de la ciudad”.

Por parte de Juntos por Buenos Aires, sector peronista que acompaña a Macri, el presidente del bloque, Diego Santilli manifestó enfáticamente que “seguiremos igual. Una vez por todas debe cambiar la política y pensar en los problemas de la gente y no en los votos”.

El ARI, quien comenzó más tarde a delinear su posición frente a las elecciones, con la presunta candidatura de Carrió, se establece como un competidor de importancia en la contienda. Sin embargo, los diputados aristas afirman, al igual que sus pares, que seguirán legislando como siempre. “No es nuestra intención poner trabas y apoyaremos lo que nos parezca que esté correcto”, sentenció Alejandro Rabinovich.

Por su parte, uno de los que quería ser candidato, Enrique Olivera, apoyó la postulación de Carrió y definió que “las elecciones no deberían incidir en el trabajo parlamentario”.

El kirchnerismo afirma que no provocará un parate legislativo a nivel de Diputados. A pesar de sus continuos roces con los ministros porteños y críticas al jefe comunal, el líder de los K, Diego Kravetz, aseguró que “el FpV dará su apoyo a los pedidos de Telerman, siempre y cuando sean razonables y no sean de campaña”.

Punto muerto

La segunda y pronta respuesta automática de los legisladores se refirió a la posibilidad de poner trabas y dejar en evidencia las falencias de la gestión de Telerman.

Con respecto a si le van a poner trabas desde la Legislatura Michetti aseguró: “Nunca lo hicimos ni lo vamos a hacer. No es nuestro estilo. No se lo hicimos a Ibarra y tampoco a Telerman”.

Pero más allá de PRO, existe un enfrentamiento del bloque kirchnerista con Telerman, ya que el presidente Néstor Kirchner nunca le dio el visto bueno para que sea el candidato oficialista. Desde Casa de Gobierno, luego de la candidatura de Daniel Scioli en la provincia de Buenos Aires, eligieron a un militante del peronismo progresista, como es el ministro de Educación, Daniel Filmus. Claro que este espacio podía haber sido ocupado por el actual mandatario, ya que su popularidad más el apoyo presidencial hubiera dado mayor pelea a la centroderecha. Sin embargo, existe una disputa entre el jefe de Gabinete de la Nación, Alberto Fernández, quien es el dirigente peronista porteño más importante, y Telerman.

Los hombres leales de Alberto Fernández en el FpV son Diego Kravetz, Juan Manuel Olmos y Miguel “Pancho” Talento. Estos comandan el bloque que reúne diputados de distintos orígenes, por lo que son importantes para aprobar las leyes de real envergadura.

Kravetz es el más duro con la gestión de Telerman. Pero todos los K tienen enfrentamientos con los distintos ministros. En su mayoría, apoyan a Filmus, aunque dentro del bloque hay disidentes, como Helio Rebot, quien apoya a Telerman.
Más allá del enfrentamiento con Telerman, “no habrá una actitud que pueda perjudicar a este gobierno de emergencia, que nació después de la tragedia de Cromañón”, aseguró el kirchnerista Elvio Vitali.

Otro de los dirigentes importantes en la imposición de la agenda parlamentaria es el peronista macrista Diego Santilli, quien manifestó que “desde mi bloque nunca le pusimos trabas. Siempre hicimos una oposición constructiva por el bien de los porteños”. “Aparte -señaló el diputado-, no creo que otros bloques le hayan hecho una tremenda oposición”.

Es conocida la relación de Santilli con Telerman, desde los años de militancia peronista. En algún momento, se especuló con que este grupo apoyara al actual mandatario y fuese un “cuasi oficialismo” en la Legislatura. Sin embargo, el líder de Juntos por Buenos Aires echó por tierra esta posibilidad al asegurar su alineamiento con Macri “porque estamos convencidos de que es la única alternativa para cambiar verdaderamente la ciudad y brindarle soluciones a la gente. Somos los únicos que tenemos propuestas”.
Solito

¿Se puede solo? ¿Cuánto le costará al mandatario porteño no tener legisladores propios? La respuesta bien la puede dar Aníbal Ibarra, quien fue destituido por no contar con varios legisladores propios. En cambio, la situación de la ciudad, si bien tiene muchos problemas por resolver, no sufre de una falta de normas o modificaciones sobre casos puntuales. Sobre las cuestiones de urgencia habría un pleno acuerdo de legislación. La diputada kirchnerista SILVIA LA RUFFA, en respuesta al discurso inaugural de Telerman, expresó que “el Ejecutivo podría mandar todas las propuestas sobre Seguridad, que le daríamos preferencia para tratarlas”.

El panorama de la Legislatura presenta un clima de cordial acuerdo y en esto influye que no existe un oficialismo que responde los ataques, sino que hay una oposición responsable y constructiva, en recuperación de la institucionalidad porteña.

En fin, la actividad se verá afectada por las elecciones, pero no será por acción u omisión de sancionar normas donde Macri, Filmus, Telerman o Carrió puedan sacar alguna ventaja.

Este dato bien lo tuvo en cuenta el jefe de Gobierno al separar las elecciones y no sólo restar el arrastre de votos nacionales, sino evitar la capacidad de acción de los diputados para que puedan perjudicarlo en su campaña. Por lo tanto, la Legislatura aumentará el tono de sus discursos, pero se mantendrá la responsabilidad de legislar por y para la ciudad.

Julio El Ali


Link: http://www.parlamentario.com/articulo-545.html