Fuente: Clarín

LA PELEA ELECTORAL | REACCIONES DESPUES DEL ANUNCIO DE TELERMAN


Para los más cercanos a la Rosada, se trata de un gesto de "debilidad". Para los opositores, es una muestra de las internas dentro del oficialismo.

Salvo el kirchnerismo, que prefirió hablar de "prueba de debilidad", las distintas fuerzas de la oposición porteña coincidieron en cuestionar la decisión de Jorge Telerman de convocar a elecciones de jefe de Gobierno para el 3 de junio como una iniciativa condicionada por "su interna" con el mismo kirchnerismo y su candidato, el ministro de Educación Daniel Filmus.

Quien podría convertirse en uno de los principales obstáculos para la reelección de Telerman, Mauricio Macri, prefirió una reacción casi técnica frente al anuncio de la fecha. "No cambia nuestros planes —aseguró—; nosotros venimos trabajando en la ciudad hace cuatro años, tenemos los equipos y los propuestas de gobierno desde hace tiempo, por lo que dos meses más o dos meses menos no nos modifican".

Para enfatizarlo, insistió en que el candidato de su fuerza para la jefatura de Gobierno "se va a definir, como dijimos, a fines del verano".

La interpretación pública más política desde el macrismo quedó a cargo de la legisladora porteña Gabriela Michetti. "No dudo de que en la decisión de la fecha, por más institucional, legal y jurídica que es, hubo causas políticas que tienen que ver con la interna que Telerman tiene con Filmus", consideró.

Para Michetti, "ellos son del mismo espacio político, uno apoyado por Néstor Kirchner y otro que no tiene ese apoyo".

Más elíptica, la candidata presidencial del ARI, Elisa Carrió, también relacionó la decisión de Telerman con la disputa política.

Según Lilita, "tanto la estrategia del macrismo y del kirchnerismo de atrasar la fecha de la elección del jefe de Gobierno de la ciudad, como la de Telerman de anticiparla, son ética e institucionalmente incorrectas". Y consideró que "ahora el problema es del Gobierno nacional y del macrismo porque están en un embudo donde los dos tienen que salir a embarrarse".

Otro precandidato a jefe de Gobierno, el diputado de la CTA Claudio Lozano, recordó un gesto del Presidente, el jueves, cuando privilegió a Filmus por sobre Telerman al sentar al ministro y candidato propio a su derecha en un acto por un tema de la ciudad. "Después del desaire del Presidente —acusó—, la reacción de Telerman de adelantar la convocatoria electoral revela que ambos, Gobierno nacional y gobierno de la ciudad, transforman a los ciudadanos de Buenos Aires en rehenes de la interna del PJ".

Voceros porteños del kirchnerismo, y sus aliados, se refirieron en cambio a los supuestos "temores" de Telerman como motivo de la decisión sobre la fecha.

El legislador porteño Diego Kravetz fue el más directo: "la fecha anunciada no está ni bien ni mal; es sólo una muestra de la debilidad de Telerman, quien necesita tomar iniciativas políticas luego de un evidente deterioro de su imagen en las últimas tres semanas".

Otra legisladora de la ciudad kirchnerista, SILVIA LA RUFFA, dijo que "Telerman puso su interés particular sobre el general al convocar a elecciones el 3 de junio; es que sabe que con su gestión de maquillaje su gobierno no llega a agosto".

También fue duro con Telerman el destituido ex jefe de Gobierno Aníbal Ibarra, aliado al kirchnerismo. "Nunca es bueno para la gobernabilidad y la institucionalidad fijar las fechas de las elecciones con tanta anticipación a la fecha en que deba asumir el que gane los comicios", sostuvo.

Para Ibarra, Telerman basó su decisión "no en términos institucionales sino en la conveniencia y la paranoia, porque no quiere la instalación de otros candidatos y porque teme que se saquen a relucir las falencias de su gestión".


http://www.clarin.com/diario/2007/02/18/elpais/p-00401.htm