Fuente: Noticias Urbanas

ELECCIONES 2007


Las declaraciones de SILVIA LA RUFFA hechas este martes a NOTICIAS URBANAS tuvieron eco entre los hombres que trabajan cerca de Jorge Telerman. Destacaron la competencia de la jueza María Romilda Servini de Cubría en las elecciones para votar Juntas Comunales, pero las diferenciaron de las que dirimirán el nombre del titular del Ejecutivo municipal. Y reafirmaron la voluntad del Gobierno porteño de llevarlas a cabo este año


Por Enrique Colombano y Pablo E. Chacón


Las declaraciones que hizo este martes a NOTICIAS URBANAS la legisladora kirchnerista SILVIA LA RUFFA, parecieron agregar más confusión a un escenario viciado por la falta de una autonomía jurídica plena. La diputada manifestó que "impugnará" ante la Justicia federal el adelantamiento de las elecciones porteñas, con el argumento de que se informe sobre el estado de los padrones comunales.

Allegados al actual jefe de Gobierno señalaron a NOTICIAS URBANAS que la voluntad de Jorge Telerman es que "las elecciones comunales se realicen sí o sí este año". Y despegaron la naturaleza de las mismas de la elección en la que se votará al jefe de Gobierno y legisladores locales. "Las elecciones para jefe de Gobierno y legisladores son una cosa y las que son para elegir Juntas Comunales, otra. La fecha podrá coincidir o no, pero una supuesta decisión judicial respecto a una no tendría por qué arrastrarse a la otra", manifestaron fuentes cercanas a Telerman. Se referían al supuesto caso de que la jueza nacional con competencia electoral María Romilda Servini de Cubría accediera a aplazar las elecciones comunales, si verificara que los padrones aún no estuvieran listos.

No es la primera vez que una decisión judicial de Servini de Cubría puede modificar la fecha de una elección en la Ciudad. En las elecciones para jefe de Gobierno y legisladores del 2003, que el por entonces jefe de Gobierno, Aníbal Ibarra, había convocado para el 8 de junio de ese año en consonancia con los comicios para elegir diputados nacionales por la Capital, Servini de Cubría dio curso a una acción de amparo presentada por el Partido Justicialista y ordenó aplazar las elecciones porteñas de autoridades locales, lo que generó un conflicto entre la jurisdicción local y la nacional. El argumento, en ese momento, fue que no había certezas de que no se registraran irregularidades debido a la duplicación de padrones para votar en las elecciones de autoridades locales y de diputados nacionales.

Días después, en abril de 2003, una resolución de la Procuración General de la Nación le reconoció a la Justicia federal competencia sobre las elecciones convocadas para el 8 de junio. La Corte Suprema de Justicia de la Nación ratificó la decisión y Aníbal Ibarra, se vio obligado a desdoblar los comicios; es decir: convocar a elecciones locales en otra fecha diferente que la que había estipulado el Gobierno de la Nación para elegir diputados nacionales.

En manos de esa misma jueza está hoy una decisión que puede traer una consecuencia similar: el aplazamiento de los comicios porteños. Hay, igualmente, dos variantes clave: el antecedente, que la favorece si la suspensión fuera su deseo; y la nueva Ley de Comunas, que obliga a la elección de las Juntas Comunales (órgano que administrará los recursos de las 15 comunas en las que se dividió la Ciudad) y a la creación de nuevos padrones que se ajusten a los límites de las comunas.

Según señaló la diputada LA RUFFA a NOTICIAS URBANAS en la tarde de este martes, "los padrones divididos por comunas deberían ser los que se utilizaran para todas las elecciones porteñas". También añadió que "la lógica indica que ambas elecciones (las de jefe de Gobierno y legisladores, y las de Juntas Comunales), deberían hacerse el mismo día". De sus palabras se desprende, entonces, la conclusión de que un fallo sobre los padrones comunales debería arrastrarse a la totalidad de los comicios, algo que refutan en el Gobierno porteño.

La competencia electoral de la Justicia federal en las elecciones de autoridades porteñas surge a raíz de la ausencia de un Código Electoral propio de la Ciudad de Buenos Aires. Sin el mismo, el poder del Tribunal Superior de Justicia (máximo órgano jurídico de la Ciudad), termina reducido a tareas menores durante las elecciones.

En clave menos técnica, la idea de la actual administración es mostrar logros de gestión porque -aseguran- si fuera por las encuestas, convendría llamar a elecciones "mañana". Los números, al parecer, favorecen largamente a Telerman en su carrera contra Filmus, que no despega, y sin contar al fantasma de Macri, quien no decidió dónde jugará.

Finalmente, un párrafo del editorial del último domingo de un diario de alta circulación, acaso lo resuma todo: "Telerman ya ha dicho que será candidato con Kirchner o sin Kirchner, pero 'nunca contra Kirchner'". Palabras que el Presidente de la Nación no despreció ni desconoce y que al jefe de Gabinete, Alberto Fernández, no le causan ninguna gracia.