Fuente: El Semejante

El Foro de Parlamentarios contra las Armas Pequeñas y Ligeras junto al Instituto Latinoamericano de Seguridad Democrática (ILSED) y el Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas(PNUD) organizaron, en la Ciudad de Mendoza los días 18 y 19 de septiembre, las Jornadas sobre Parlamentos y Seguridad Pública.

Una de las conclusiones a las que arribamos en el panel que me tocó participar fue que los gobiernos locales no sólo tienen una gran responsabilidad en la política de seguridad urbana sino que son ellos los que tienen mayores posibilidades de implementar exitosamente estrategias de prevención del delito y la violencia urbanas.

Muchas ciudades son municipios o comunas que no tienen policía ni justicia propias. Otras, regiones autónomas que sí manejan su fuerza local de seguridad. En ambos casos hay buenas prácticas que demuestran que los índices objetivos y subjetivos de inseguridad se pueden disminuir.

La participación ciudadana en prevención del delito y la violencia urbanas es uno de los pilares fundamentales de las políticas públicas de seguridad exitosas en el mundo.

Asimilar este enfoque será un paso fundamental en la política de la Ciudad de Buenos Aires.

Por un lado, la constitución del cuerpo de Policía Comunitaria nos permitirá contar con una policía más cercana al vecino, que recorre la Ciudad, que está presente en todo momento. Capacitada para anticiparse al conflicto y prevenir el delito.

Por otro lado, la existencia de foros barriales por comisaría de prevención comunitaria dará a los vecinos la oportunidad de establecer prioridades, de evaluar los resultados y de solicitar acciones concretas a las diferentes agencias del gobierno local: mayor iluminación en la calle “x”, derramado de árboles en la manzana “y”, apertura de un paso a nivel, ordenamiento del espacio público en el parque “z”.

La participación de la comunidad educativa en la detección temprana de conflictos es vital. Hacer el seguimiento de la asistencia escolar así como sugerir la asistencia del gabinete psicopedagógico o de determinado profesional ante conductas “inusuales” de nuestras niñas, niños y adolescentes pueden ayudar a revertir una situación de violencia doméstica, de abuso sexual o de problemática familiar.

La política de desarme civil voluntario que estamos proponiendo desde la comisión de seguridad de la Legislatura de la Ciudad en línea con las políticas públicas de control de armas que propicia el Presidente Kirchner también incentivará la reducción de la violencia en la Ciudad.

En el encuentro compartimos experiencias con parlamentarios de los países amigos de Chile, Uruguay, Bolivia, Paraguay y Venezuela así como conclusiones sobre el proceso de reforma policial de Mendoza e iniciativas de los gobiernos municipales de Godoy Cruz y las Heras, concluyendo con la convicción de que la seguridad urbana es un desafío permanente.


Lic. Silvia La Ruffa

Diputada de la Ciudad
Frente para la Victoria
Presidenta de la Comisión Seguridad