Fuente: La Prensa

La Legislatura porteña aprobó ayer, tal como había anticipado La Prensa en su edición del lunes último, el primer Código de Tránsito de la Ciudad. El mismo, contempla la incorporación de la educación vial obligatoria en la currícula escolar y docente y la falta al hecho de negase a someterse a un control de alcoholemia para automovilistas.

Pero uno de los puntos más importantes es la creación de un cuerpo especial de agentes de tránsito que serán quienes hagan cumplir a peatones y conductores la nueva normativa. La Ley que creará este cuerpo será votada dentro de 180 días en las sesiones legislativas del año que viene. Este proyecto, presentado por la diputada Florencia Polimeni del bloque Guardapolvos Blancos, llegó al recinto con el consenso de todos los bloques.

“Luego de tres años de debate y construcción de consensos entre los diferentes sectores relacionados con la temática, hemos logrado un texto de Código que esperamos colabore en dar una respuesta definitiva a los problemas del tránsito en la Ciudad”, expresó Polimeni.

Por su parte, la diputada SILVIA LA RUFFA, presidenta de la comisión de Seguridad, consideró que “la sanción del Código de Tránsito y Transporte de la Ciudad de Buenos Aires es un paso fundamental en la estrategia de reducción de incidentes de tránsito”.

Tribuna popular

En otro orden, la Legislatura porteña avanzó en la reglamentación de la “tribuna popular”, una virtual banca número 61 que será ocupada por vecinos y organizaciones de la Ciudad interesados en plantear ante los diputados temas de “especial interés” en “las sesiones ordinarias”.

Así fue aprobado en la Comisión de Descentralización y Participación Ciudadana del Legislativo comunal, con el apoyo de todos los bloques partidarios.

Los Legisladores, a iniciativa del macrista Rodrigo Herrera Bravo, aprobaron la reglamentación por la cual los vecinos y entidades interesados podrán contar con un máximo de 15 minutos para expresar, durante las sesiones normales, sus propuestas e inquietudes.

Los interesados, según el proyecto original, “deberán inscribirse 48 horas antes del inicio de la sesión legislativa que tiene lugar los días jueves a partir de las 15”.