Fuente: Noticias Urbanas

Tras un extenso debate, la Legislatura porteña sancionó el nuevo Código de Tránsito y Transporte. A pesar de que habían consensuado las modificaciones previamente, una se llevó gran parte de la discusión: la que prevé 70 kilómetros por hora de velocidad máxima en cuatro avenidas de la Ciudad. El Código de Faltas y la Ley de Amparo por Mora en la Administración deberán esperar una semana más


Por María José Përez Insúa


¡Bienvenido La Porta! fue el saludo unánime de la Legislatura porteña. Tras una severa operación, el diputado representante del socialismo agradeció las palabras y culminó su manifestación con una frase bien optimismo “tengo ganas de vivir”.

Así comenzó la sesión del día jueves 16 de noviembre, pasadas largas las 19 horas, con apenas 31 diputados.

Entre los primeros proyectos, se aprobó un pedido de informes acerca del tratamiento y traslado de residuos patogénicos, de autoría de la diputada Gabriela Michetti (Compromiso para el Cambio). “Existen graves incumplimientos por parte de las empresas prestadoras del servicio de transporte y tratamiento de residuos patogénicos, es necesario conocer el comportamiento de las mismas por lo delicado del servicio que prestan y porque una irregularidad en el mismo podría ocasionar consecuencias graves para la salud pública”, expresó la legisladora.

Por otra parte, también se aprobó la Ley que regula la actividad de los Teatros Independientes, en autoría conjunta de la diputada Florencia Polimeni y de Hector Bidonde.

Una hora se llevó el debate por la creación o no de la Comisión de Seguimiento y Control de las obras que se están llevando a cabo en el Teatro Colón. El proyecto proponía que fuera integrada por tres diputados de la Comisión legislativa de Cultura, un diputado de la Comisión de Obras públicas, un diputado integrante de la Comisión Especial de Patrimonio Arquitectónico y Paisajístico y tres miembros del Ejecutivo (al menos un ministro).

El debate en torno a los informes por parte del Ejecutivo, la aplicación del Master Plan y la continuidad de las obras fueron parte de la discusión en la que intervinieron muchos diputados. La diputada arista Teresa de Anchorena fue quien más veces intervino para defender la creación de esta comisión, pero por más que lo intentó, como la mayoría del cuerpo expresaba que “las atribuciones podría tratarlas la Comisión Especial de Patrimonio Arquitectónico y Paisajístico”, entonces desde el ARI pidieron la “reserva en secretaría” del proyecto.

Como la discusión cansó, con el quórum justito, comenzó a tratarse el nuevo Código de Tránsito. El presidente de la Comisión de Tránsito y Transporte, Jorge San Martino, agradeció “a los asesores y compañeros que han trabajado”. Florencia Polimeni, autora de la iniciativa agradeció a su vez al ex diputado Oscar Moscariello e insertó su discurso en la versión taquigráfica. SILVIA LA RUFFA (Frente para la Victoria), retiró su observación y recordó su voluntad de que próximamente se trate el sistema de puntos.

Tras ello, como los diputados emigraban del recinto, la Ley se sometió rápidamente a la votación en general con la unanimidad de 36 votos afirmativos y pasaron al tratamiento individual de las modificaciones no consensuadas previamente a realizarse en el articulado.

El Código de Tránsito y Transporte, incorporado como anexo del proyecto de Ley, cuenta con 297 artículos organizados en 11 títulos y 49 capítulos. En él se establecen definiciones de términos y expresiones técnicas. Los artículos fueron estructurados en los siguientes títulos: principios básicos; de la vía pública; de los usuarios en la vía pública; de los vehículos; del comportamientos en la vía pública; de la circulación; estacionamiento y detención; del transporte de escolares y similares; del transporte de pasajeros y de cargas; del transporte con movilidad reducida; y cuerpo de agentes del control del tránsito.

En el tratamiento de las modificaciones no consensuadas con anterioridad, el diputado Santiago de Estrada (Juntos por Buenos Aires) pidió que la norma autorizara a “aceptar las licencias de conducir de otros países” y fue aceptada. Además realizó modificaciones sobre los casos de retención preventiva de la licencia de conducir, entre otras.

El inciso más discutido –tanto por la inflexibilidad de quien planteaba las modificaciones como del diputado Jorge San Martino, defensor del despacho- fue en el que Santiago de Estrada planteaba que en las Avenidas Del Libertador, Figueroa Alcorta, Rafael Obligado y Facundo Quiroga la velocidad máxima fuera de 70 kilómetros. Luego de más de media hora de discusión, con 30 a favor y 2 en contra se aprobó la modificación.

Tras este escollo, Polimeni pasó a leer todas las modificaciones planteadas por otros legisladores que habían sido consensuadas previamente y tras algunas interrupciones más se dio paso a la votación, que resultó con la unanimidad de 32 votos afirmativos.

Antes de la rauda salida de los legisladores, Michetti y Diego Santilli llegaron a pedir la preferencia en la próxima sesión para el tratamiento del Código de Faltas y la Ley de Amparo por Mora en la Administración. Así, "habiéndose retirado la mayoría de los diputados", dijo De Estrada, quedó levantada la sesión.