Fuente: La Prensa

LAS MODIFICACIONES APUNTAN A DOTAR A LA CIUDAD DE UN ORDENAMIENTO JURÍDICO MODERNO Y ACTUALIZADO


La Legislatura que sancionó en general el proyecto enviado por el Poder Ejecutivo y ahora deberán tratarse en particular cada uno de los artículos. Hay disidencias en las multas a los cartoneros y a los vecinos que saquen la basura fuera de horario.

En una rápida votación la Legislatura porteña aprobó ayer en general por 33 votos a 1 la modificación a la Ley 451 de Código de Faltas, a través de una reforma en el sistema de infracciones que prevé significativos incrementos en los montos de multas.

Ahora resta la votación en particular de cada uno de los 90 artículos, que se realizaría la semana que viene, que no será tan simple ya que existen disidencias con varios puntos, como las multas a los frentistas y a los cartoneros.

El diputado del ARI Alejandro Rabinovich expresó su deseo que de estos temas se discutan en el recinto: “para obtener el mejor Código de Faltas donde realmente se sancionen las actividades críticas pero no haya sanciones para sectores vulnerables de la sociedad”.

Y por su parte la legisladora kirchnerista SILVIA LA RUFFA aseguró que “el Código final va a salir con algunas modificaciones pero es muy similar a lo que envió el Ejecutivo porteño”.

Este paquete de modificaciones, que fue enviado por el Ejecutivo porteño a los legisladores en junio pasado, no abarca, sin embargo, ningún tipo de reforma al régimen de faltas aplicadas al tránsito vehicular y de peatones ya que estas reformas serán enviadas en un paquete aparte.

Según fuentes del gobierno porteño el objetivo central es actualizar el sistema de multas o sanciones a la realidad porteña luego del incendio del boliche Cromañón.

Estas multas estaban fuera de tiempo lo que hacía que “pagar por levantar una faja de clausura fuera más beneficioso que hacer las mejoras que se exigían”, según comentaron diversos legisladores consultados. Pero los voceros dejaron en claro que “el sistema de faltas esta para prevenir los riesgos no para recaudar y lo que se busca es que los montos no le impliquen al sancionado mayor rentabilidad por pagar que por cumplir”.

NUEVOS MONTOS

“En líneas generales lo que se ha hecho fue incrementar los montos para que funcionen como disuasivos y porque los valores habían quedado desactualizados por la inflación”, explicó el legislador del PRO Martín Borrelli.

Sin Embargo, la legisladora Liliana Parada, del ARI, afirmó que lo que se quiere con el aumento de multas “es un código para recaudar. El Estado en lugar de controlar busca ganar dinero”.

“Lo que le decimos al Ejecutivo es vamos a aprobar este Código pero si a partir de esto en unos meses la situación de la calle no cambia va a ser un problema de gestión”, afirmó Borrelli.

El nuevo valor para determinar una multa será una Unidad Fija (UF), que para 2007 la Legislatura fijó en un peso por cada unidad, aunque ese valor podrá ser actualizado anualmente.

En el rubro alimentos, las multas previstas irán de mil a 200 mil UF para los productos sin identificación; de 5.000 a 200 mil cuando el alimento esté adulterado o alterado y cuando esté contaminado los montos oscilarán entre 5.000 y 200 mil unidades fijas.

La falta de higiene en los locales habilitados para elaborar, envasar almacenar y/o distribuir alimentos implicará una multa de 2.000 a 20 mil pesos, en tanto la interrupción de la cadena de frío en alimentos merecerá multas de 2.000 a 200 mil UF.

Un cambio que introducirá la ley es considerar extinguida la acción cuando “el pago voluntario del setenta y cinco por ciento del mínimo de la multa establecida como sanción para una falta” sea efectivizado antes de que el infractor haya sido citado.

PUNTOS DE DISCUSIÓN

Entre los puntos que generan las mayores discusiones al momento de tratarse en particular figura las multas para los vecinos que tengan residuos en el frente de su domicilio fuera de la hora de recolección. Esta medida fue objetada por los bloques del ARI y del Frente para la Victoria.

Para LA RUFFA hay que “encontrar una solución más razonable aunque es cierto que sino nadie es responsable”.

Por su parte, Rabinovich, del ARI, afirmó que “no será votada favorablemente porque entendemos que una modificación de esta naturaleza requiere de una actitud preventiva de Estado, y que esto demorará muchos años por lo que no puede recaer una sanción sobre los vecinos cuando la ciudad de Buenos Aires no da el ejemplo sancionando a las empresas de recolección de residuos cuando no cumpla en con su contrato”.

El legislador agregó que esta medida “requiere una actitud preventiva y no punitiva con multas que se aplicarían de la noche a la mañana”. Ya que la aplicación de multas generará “disturbios entre los vecinos” y pueden darse casos de que se multe a un frentista “por una basura que no siquiera es suya”.

La solución, para LA RUFFA, “es una propuesta racional que permite al Estado sancionar por ensuciar pero que no sea una caza de brujas”.
Quienes se mostraron a favor de esta modificación fueron los legisladores de Compromiso para el Cambio. El diputado Martín Borrelli afirmó que “este presupuesto del gobierno no significa un cambio no solo normativo sino cultural y lo que se quiere lograr con esto es que el vecino actúe con responsabilidad y no poner la basura en la puerta de un vecino”.

CARTONEROS

Otro tema que traerá largas discusiones son las multas que se prevén contra los cartoneros, también llamados “recicladores urbanos”. “El nuevo Código prevé que aquella persona que se encuentre revolviendo basura sin estar acreditado como reciclador urbano va a tener una multa”, explicó Rabinovich. Esta sanción no será monetaria sino que consistirá en la incautación de carro o del contenido que haya en él para la persona que no tenga la pechera, la credencial y los elementos que le provee el gobierno porteño. “Pero esto es cortar el hilo por lo más delgado y una penalización de la pobreza”, sentenció.

En tanto para LA RUFFA las sanciones para los cartoneros son excesivas: “Es confiscatorio porque se les están sacando sus elementos de trabajo. Lo punitivo no es la forma”.

Quienes están a favor de esta medida son legisladores del PRO “ya que hay cuatro artículos que creemos que se tienen que aplicar”, expresó Borrelli.

“Hay que sancionar a los camiones que llevan a los cartoneros colgando, a los recuperadores urbanos que hacen trabajar a sus hijos menores de 15 años y quienes están en la calle sin estar inscriptos. Son cosas de sentido común pero hay bloques de la Legislatura que no están de acuerdo”, agregó.



Por Pablo Policicchio