Fuente: La Nación

Código de Faltas: amplio consenso en la Legislatura


La norma, que tuvo aprobación general, incorpora nuevas figuras; se multará a quien pasee el perro sin correa


A partir de ahora, cometer una infracción en la ciudad de Buenos Aires costará entre dos y diez veces más caro. Ayer, la Legislatura porteña aprobó en general, por 33 votos en favor y uno en contra, una modificación al régimen de faltas de la ciudad y actualizó los montos de las sanciones, devaluados por la inflación.

También endureció la sanción de algunas faltas por considerar que a muchos vecinos y comerciantes les resultaba más conveniente pagar la multa que modificar su conducta. Además, se extendió a dos años el plazo de prescripción de una falta (hoy caduca al año). La razón es que, por ejemplo, el año pasado, la ciudad logró cobrar sólo el 20% de las multas que se labraron. Y muchas vencieron por la lentitud del sistema.

La modificación se aprobó en general. Para que entre en vigor, aún los legisladores deben debatir artículo por artículo, algo que ocurrirá el jueves próximo y, luego, ser promulgada. Si bien el proyecto del Poder Ejecutivo porteño contaba con el apoyo de los distintos sectores de la oposición, no hubo acuerdo sobre los artículos 31 y 32 que, según el dictamen de mayoría, dispone que se sancione con entre 50 y 500 pesos al frentista que saque la basura fuera de horario.

Desacuerdo

Tampoco hubo coincidencias sobre la inclusión del artículo 42, que sanciona con entre 100 y 1000 pesos a los cartoneros que ejerzan su actividad sin estar registrados, o que incumplan normas de seguridad en sus vehículos o lleven menores, entre otras faltas, que incluyen el decomiso del carro y del material recolectado.

"No se puede sancionar al recolector de esa manera, porque se lo priva de su fuente de trabajo", objetó SILVIA LA RUFFA, legisladora kirchnerista.

"Estamos en contra de que se saque ese artículo, es un mensaje contradictorio, porque se va a sancionar al vecino que saque la basura fuera de horario y no al cartonero que deje un reguero de basura en la calle", cuestionó Martín Borrelli, diputado macrista.

La sesión de ayer estuvo signada por los bombos y los cánticos. No eran vecinos ni infractores, sino manifestantes de la Cooperativa La Alameda, que pedían la expropiación del antiguo bar que hoy ocupa.

El debate comenzó sólo a las 19 de ayer y el destino del inmueble de Lacarra 720 demoró las negociaciones, hasta que finalmente, pasadas las 20.30, se aprobó guardar en Secretaría Parlamentaria ese proyecto, ante la falta de acuerdo.

En la modificación del Código de Faltas se elevó el monto mínimo de ciertas infracciones y se incorporaron nuevas figuras. Sobre todo, la norma se endureció en cuanto a sanciones en actividades consideradas "críticas", es decir, aquellas que ponen en riesgo a las personas. Por ejemplo, el manejo de alimentos y el depósito inapropiado de mercaderías se incrementó a $ 2000 de mínimo y $ 20.000 de máximo, diez veces más de lo que se cobraba hasta hoy.

Cuando la infracción es cometida en una estación de servicio, en garajes, cines, teatros, centros comerciales o locales de gran afluencia de público, hoteles, establecimientos educativos, geriátricos, natatorios y clubes, su titular o responsable será sancionado con una multa de entre 3000 y 10.000 pesos", dice el nuevo texto.

Además, se multará a aquella persona que transite con uno o más animales bajo su custodia en sectores no permitidos, o que lo haga en lugares públicos o privados de acceso públicos sin colocarles la rienda, o que no limpie los desperdicios que generen las mascotas.

La modificación al código también resulta un avance en materia ambiental. Así, faltas como emitir elementos contaminantes o verter efluentes, que hasta ahora se sancionaban con el cobro de entre $ 100 y $ 5000 dependiendo de quien era el sujeto emisor, tendrá una pena máxima de 50.000 pesos.

También se crearon nuevas figuras en el código, como la falsedad documental, las ampliaciones y modificaciones clandestinas y la falta de instalaciones para la toma de muestras de las emisiones contaminantes.

Aporte

Otro de los aportes del nuevo código es que establece distintas sanciones en función de quién es el sujeto que comete la infracción. Por ejemplo, si quien manipula sustancias peligrosas es un particular, será sancionado con multas de entre 1000 y 20.000 pesos. Si es un industrial o comerciante la sanción irá entre los 2000 y los 50.000 pesos.

También los taxis y remises que circulen en infracción pagarán diez veces la multa más baja, que hasta ahora costaba 50 pesos.

Para el caso de la exhibición indebida de bebidas alcohólicas en locales de clase B y C o poseer bebidas fuera de sus envases originales en lugar cerrado, sin acceso a los concurrentes, en horario habilitado exclusivamente para menores, la multa mínima será de 500 pesos.


Por Evangelina Himitian
De la Redacción de LA NACION




Link: http://www.lanacion.com.ar/855335