Fuente: Diario de Cuyo


El jefe de Gobierno, Jorge Telerman, quiere que el ministro de Hacienda, Guillermo Nielsen, se aleje del cargo porque se niega a debatir con los sectores políticos de la Legislatura.


El jefe de Gobierno porteño, Jorge Telerman, pidió esta noche la renuncia de su ministro de Hacienda, Guillermo Nielsen, ante una negativa de éste a aceptar "la directiva de abrir el diálogo con todos los sectores políticos de la Legislatura" y lo reemplazó con Sergio Beros.

Telerman se posicionó de este modo al frente de las negociaciones con los diputados de las principales fuerzas del Legislativo porteño, con quienes esta tarde mantuvo una reunión para intentar destrabar la aprobación del proyecto de presupuesto para 2007.

Según informó a DyN una alta fuente del Gobierno porteño, Telerman tomó esta decisión por el rechazo de Nielsen a "consensuar un presupuesto para la Ciudad" y esta misma noche le ofreció el cargo a Sergio Beros, actual secretario de Legal y Técnica de la Ciudad.

El mandatario porteño mantuvo durante las dos últimas semanas reuniones con distintos sectores de la oposición y propuso iniciar un proceso de diálogo para que el presupuesto de la Ciudad surja de un acuerdo con los sectores más representativos de la Legislatura.

"Ningún presupuesto ni ninguna herramienta técnica es superior a la decisión política del gobernar con el consenso, que para Telerman representa un valor central de la política", argumentó una fuente del Ejecutivo porteño.

El jefe de Gobierno tomó la decisión de reemplazar a Nielsen de sus funciones por considerar que "los valores políticos y de gestión están por encima de un presupuesto que técnicamente puede resultar valioso, pero es políticamente inviable".

Esta tarde, la administración porteña había desmentido que el Ejecutivo local le haya pedido la renuncia al ex colaborador del ex ministro de Economía de la Nación Roberto Lavagna.

El secretario de Prensa de la Comuna, Oscar Feito, había desmentido en diálogo con DyN "que el jefe de Gobierno le haya pedido la renuncia a Nielsen".

Feito agregó que Telerman no descartó en la reunión que mantuvo en la Legislatura la posibilidad de que se realicen "cambios y modificaciones" al proyecto original, luego de las múltiples críticas que salieron de los bloques parlamentarios decisivos.

El presupuesto que presentaron Telerman y Nielsen incluía gastos totales por casi 10.000 millones de pesos, la emisión de bonos por unos 600 millones y un déficit total del orden de los 1.000 millones.

Ante los cuestionamientos de todo el arco político local, Telerman se reunió con el titular de la Legislatura, el macrista Santiago de Estrada, y con los integrantes de la Comisión de Presupuesto, Juan Manuel Olmos (kirchnerismo) y Diego Santilli (Juntos por Buenos Aires).

"En la reunión se habló sobre las próximas leyes que se enviarán y sobre el presupuesto. Todos confían en que se va a mantener el diálogo, más allá de los cambios y modificaciones que todos los presupuestos tienen cuando son tratados", dijo.

Al menos dos de los participantes del encuentro reconocieron que durante el diálogo hubo permeabilidad de Telerman en aceptar modificaciones al proyecto, que es resistido, principalmente, por la inclusión del déficit y la toma de nueva deuda.

"De ambas partes hubo manifestaciones de que no existe voluntad de que un Poder trabaje en contra de otro. Telerman dijo claramente que le interesa gestionar con la Legislatura y no contra ella", aseguró a DyN uno de los participantes del encuentro.

La reunión de hoy se produjo luego de que todos los ministros que fueron a explicar ante los diputados porteños recibieron duras críticas por la asignación del gasto, sobre todo del macrismo y de un sector del kirchnerismo que está enfrentado con Telerman por las elecciones del 2007.

Hoy fue el turno del ministro de Producción, Enrique Rodríguez, y en este marco, Telerman fue acusado de "no ser kirchnerista" por la diputada SILVIA LA RUFFA, del bloque K, por la reducción en las partidas para capacitación y el destino del grueso de los recursos.