Fuente: Noticias Urbanas

Esa afirmación del ministro de Salud, Alberto De Micheli, ante los legisladores que se reunieron para debatir el presupuesto del área para el año entrante, es una de las prioridades de la cartera que lidera el funcionario porteño. La reunión de este lunes fue cubierta en su totalidad por NOTICIAS URBANAS. "Las necesesidades en salud no tienen límites pero sí nos alcanza el dinero con este presupuesto", fue otra de las frases del ministro


Por Lucas Schaerer


La reunión para discutir el presupuesto puntualmente el área de Salud, previsto no sólo para el 2007 sino para dos años más, comenzó a discutirse este lunes 23, en la Legislatura, a las 10:30 y finalizó diez minutos antes de las 16. El encuentro entre los máximos funcionarios del Ministerio de Salud y los legisladores NOTICIAS URBANAS lo cubrió en su totalidad. Pero antes del encuentro previsto NU habló con el ministro de Salud porteño, Alberto De Miceli, que se encontraba en el pasillo que rodea al recinto de la Legislatura porteña hablando con el presidente de la Comisión de Hacienda de la casa legislativa, el kirchnerista Juan Manuel Olmos. Este cronista interrumpió la charla para conocer los ejes que planteará el máximo responsable de la salud de los porteños.

De Micheli planteó que los ejes de su gestión para todo el 2007 serán "distintos programas como la inclusión de persona fuera del sistema de atención. Además, atención y operación tanto ambulatoria como hospitalaria en el turno vespertino (o sea por la tarde), reforzar la red de salud mental y la informatización de los 33 hospitales, que tiene que ver con el sistema de turnos, como la facturación entre otras cosas".

El máximo responsable de la cartera de salud añadió que "el presupuesto es amplio y nos permite trabajar sobre las prioridades. Las necesidades en salud no tienen limites pero sí nos alcanza el dinero con este presupuesto para las prioridades que antes nombre".

Poco después de las 10:30 tomó la palabra de Micheli para explicar a los legisladores los ejes de la política en Salud que tendrá el Gobierno de Jorge Telerman.

"El presupuesto es de 2070 millones de pesos, es decir un incremento del seis por ciento con respecto al anterior. El cambio significativo tiene que ver con más personal para los programas prioritarios del ministerio que se redujeron de 21 a 11, para dar mayor simplicidad para ejecutar y evitar duplicaciones. Y lo que no es gasto fijo sería 150 millones de pesos".

Continúo explicando el ministro, en el salón Montevideo que se encontraba colmado por decenas de asesores de los legisladores y algunos medios de prensa, que 137 millones de pesos se pretende a distribuir para el total del personal de salud, que llegan a 11 mil profesionales. Para los gastos en bienes de consumo se estableció 640 millones de pesos a gastar. En obras y equipamiento existe una disminución del presupuesto, que se fijo en 16 millones de pesos. Con respecto a la publicidad en la vía pública y en los medios se mantiene al presupuesto anterior pero lo maneja otra área. Sin modificación también para los servicios tercerizados. Con respecto a las obras el funcionario informó que se están ejecutando este año 100 millones de pesos.

El ministro de Hacienda porteño, Guillermo Nielsen, que viene presenciando la explicación de cada uno de sus pares, se hizo presente en la reunión minutos después de las 11 y se retiró cerca de la 13 para regresar a las 14:20 y retirarse media hora antes de terminar la actividad. Antes había dado el presente la figura más importante de la casa, Santiago de Estrada (vicepresidente 1°), que estuvo allí un par de horas no la jornada completa.

De Micheli también pidió a los legislativos, la defensora del Pueblo de la Ciudad, Alicia Pierini, también se encontraba en el lugar, que realicen un cambio en el presupuesto por que hubo un error. El cambio solicitado tiene que ver con el Hospital a construirse en el barrio de Villa Lugano. "Estaba asignado 40 millones de pesos pero nosotros planteamos una inversión de 60 millones en tres años". Ante la consulta de la diputada Beatriz Baltroc (kirchnerista), la primera de la lista de los que pueden preguntar, respondió el ministro que para este año se prevén solamente tres millones de pesos. "Existen dificultades con la tierra sobre la cual se debe construir. Este lugar era relleno de residuos (más conocido como basurales o quema)"

La defensora del Pueblo, por su parte, señaló la debilidad del sistema de Ateción Primaria, ya que no tiene la llegada necesaria a la zona sur y villas de la Ciudad. Pierini agregó que la subejecución del presupuesto en vigencia, es decir dinero en el presupuesto pero que no se utiliza, tiene que ver con las trabas desde el Ministerio de Hacienda. Nielsen que se encontraba en ese momento no respondió sólo escuchó.

A principio de la reunión el coordinador del encuentro era el papel designado para Juan Manuel Olmos (kirchnerista), a las 12:30 la tarea pasó a manos de Diego Santilli (macrista) y nuevamente Olmos tomó el mando a las 14. Los legisladores que dieron el presente y permanecieron casi todo el tiempo fueron: Oscar Zago (Juntos por Buenos Aires), Alberto Peréz (sciolista Frente para la Victoria), Carlos Lo Guzzo (UCR de Beto Larrosa), Alejandro Rabinovich (ARI sector radical), Sandra Bergenfeld (kirchnerista), SILVIA LA RUFFA (kirchnerista), Ivana Centenaro (kirchnerista), Laura Moresi (ibarrista), María Soledad Acuña (titular de la Comisión de Salud y macrista), Fernando Melillo (recientemente kirchnerista), Facundo Di Filippo (ARI), Héctor Bidonde (Bloque del Sur), Juan "Chango" Farías Gómez (Kirchnerista), Enrique Olivera (ARI sector radical), Roberto Destéfano (macrista), y Ana María Suppa (kirchnerista). Silvia Majdalani (macrista) estuvo unos 10 minutos, Rodrigo Herrera Bravo (macri) que pidió la palabra pero cuando le toco el momento no estaba presente, Marcos Peña (macrista) llegó cinco minutos antes de finalizar la discusión y antes de sentarse en una silla se retiró sin ser visto por la mayoría.

Con un ministro un poco más distendido, que tuvo tiempo parara dar ejemplos metafóricos sobre hechos puntuales más abstractos, el diputado Destefano señaló las deficiencias en varios hospitales como el Santa Lucía "que cuando llueve no se puede operar", el Muñiz no tiene obras previstas, el Rivadavia que tiene diez salas de quirófano sin uso, el Durand con salas de internación sin usar. "Voy a intervenir hoy mismo por el Santa Lucía. Y la falta de desinversión en infraestructura hospitalaria se mantuvo mucho tiempo", le respondió con decisión el ministro, que no tuvo ni tiempo para quitarse el saco pese al calor.

Otro asesor del ministro dio un dato fundamental. Para cubrir las deficiencias más urgentes de los 33 hospitales en la Ciudad se necesita 325 millones de pesos, según requirieron cada uno de los directores en agosto de este año. Algo que este presupuesto no alcanza a cumplir.

Acuña agregó con respecto a las obras que un 30 por ciento de reformas en los hospitales se hace con presupuesto ya designado y que en el caso de 19 CeSAC en obras 12 se hacen con presupuesto anterior.

Con respecto al caso de dos pacientes fallecidos en el Santojanni por defectos en los equipamientos el ministro comentó que la Defensoría del pueblo de la Ciudad hizo un informe que demostró la debilidad en la seguridad de los equipos y reconoció que las mismas empresas a cargo de los equipos dicen que son adecuadas para el uso público, sin ningún control por parte del Estado. Sin que estuviera Pierini De Micheli reconoció que hizo caso a una recomendación de la Defensoría del Pueblo para que junto al INTI se comience a verificar los materiales tecnológicos de los centros de salud.

Olivera fue el más duro con sus preguntas y afirmaciones: "Con este presupuesto ustedes no van a poder cumplir con el plan de acción que plantean. Existe una caída del presupuesto antes era de 27 por ciento y ahora de 21 por ciento".

Con respecto al aumento salarial, algo sobre lo que los legisladores puntualizaron sobre la situación de los residentes y el cuerpo de enfermeros, el funcionario porteño a cargo de la cartera de Salud respondió sin pestañar, con las manos apretadas al micrófono y con la mirada clavada en su interlocutor que "el presupuesto no tiene previsto ningún aumento salarial".

El Hospital Garraham tiene un presupuesto de 87 millones y Acuña aseguró que el presupuesto así no lo vota porque considera que se necesita aportar 113 millones de pesos como mínimo para pagarle al personal.

Estos son algunos de los temas sobre los que también se discutió: Banco de sangre único (existen 20 en toda la Ciudad y dos en una misma manzana), el cobro de análisis de ADN para los hijos de desparecidos (actualmente deben abonar unos 500 pesos), mantenimiento e higiene en los centros de salud, la reducción para el programa SIDA, pedido de presupuesto para el Hospital de Rehabilitación Rocca, nuevos móviles para el SAME (25), las campañas publicitarias, el cupo de discapacitados para el personal de un cinco por ciento, análisis sobre la población que vive a la orilla del Riachuelo, la producción de medicamentos estatales, las partidas que recibió el CeSAC 1 en nueve oportunidades, y la campaña contra pasta base o paco que se planea en conjunto con el Ministerio de Educación y Derechos Humanos y Sociales.