Fuente: Gente BA

La Legislatura porteña sancionó ayer una ley que modifica la situación de precarización laboral de cerca 3.000 trabajadores del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires beneficiarios del Programa Jefas y Jefes de Hogar. Actualmente, dichas personas se encuentran trabajando en desigualdad de condiciones con sus pares del personal de planta, cumpliendo un horario fijo y preestablecido por una remuneración ínfima de $150.

Con la aprobación de este proyecto, aquellos beneficiarios que se encuentren cumpliendo funciones en dependencias del Gobierno de la Ciudad o en los Entes descentralizados serán incorporados a partir del 2007 al régimen de empleo público y pasarían a percibir un salario mínimo de $830. De esta forma se mejora su situación laboral teniendo en cuenta que los subsidiados no contaban con ningún tipo de derecho básico como: cobertura sanitaria, aguinaldo, jubilación y Aseguradora de Riesgo de Trabajo (ART). Además, como medida transitoria, recibirán una contraprestación no remunerativa de $250 hasta fin de año.

En este marco, la diputada SILVIA LA RUFFA, una de las autoras del proyecto afirmó que “con esta iniciativa se reconocieron los derechos laborales de los trabajadores que durante años estuvieron en negro, y de esta manera se pone fin a una situación de precarización laboral”.

Y agregó: “Con la nueva carrera administrativa y de regularización de todos los trabajadores, la Ciudad puede empezar a pensar en un servicio público eficaz y de calidad”.