Fuente: Noticias Urbanas

Ahora pasará a estudio de la Comisión de Presupuesto. El proyecto de ley que encabeza el diputado Farías Gómez y que se basa en una iniciativa anterior de la Defensora del Pueblo, Alicia Pierni, estaba en discusión desde hace varios meses. Será un subsidio único, especial, mensual y vitalicio, a abuelas y abuelos que sean padres de desaparecidos o fallecidos por causa de la represión ilegal de la dictadura militar, domiciliados en la Ciudad desde hace 2 años

Por María José Pérez Insúa

La Comisión de Derechos Humanos, Garantías y Antidiscriminación de la Legislatura de Buenos Aires, votó por unanimidad el proyecto del diputado Chango Farías Gómez para otorgar, en carácter de subsidio único, especial, mensual y vitalicio, a abuelas y abuelos que sean padres de desaparecidos o fallecidos por causa de la represión ilegal de la dictadura militar y que no hubieren percibido el beneficio de la ley 24.411.

El Despacho de Comisión pasa ahora a la Comisión de Presupuesto para que la Ley pueda ser votada el próximo jueves 31 de agosto. El proyecto del diputado Farías Gómez comprende desde el 24 de marzo de 1976 al 10 de diciembre de 1983 y se basa en un proyecto similar que había sido presentado por la actual Defensora del Pueblo, Alicia Pierini.

Los eventuales beneficiarios deberán tener domicilio en la ciudad en los últimos dos años y, en caso de que el gobierno nacional dicte una ley semejante, la propuesta de Farías Gómez quedaría comprendida en sus términos.

Para realizar el proyecto, el diputado Farías Gómez se reunió con Abuelas de Plaza de Mayo y afectados en general por la represión, quienes le manifestaron la difícil situación por la que atraviesan algunos de los abuelas y abuelos.

Los diputados que votaron a favor del proyecto fueron: Silvia Majdalani (Juntos por Buenos Aires), Liliana Parada (ARI), Lidia Saya (Compromiso para el Cambio), SILVIA LA RUFFA y Sebastián Gramajo (Frente para la Victoria) y Facundo Di Filippo (ARI).

“Mi interés por promover esta ley –expresó el diputado Farías Gómez- surgió de una preocupación de Abuelas de Plaza de Mayo y otras instituciones de Derechos Humanos, respecto de la difícil situación que viven algunas abuelas. Las abuelas, pienso yo, han tenido que sufrir por partida doble las consecuencias sociales y políticas de la dictadura y los efectos económicos de ese arrastre, más el desastre que dejó el neoliberalismo. Para mi, como responsabilidad social en mi carácter de representante de la ciudadanía, no había mucho que pensar; había que hacer un proyecto como lo hice y salir a dar la lucha para su aprobación”.

Cabe recordar que en Junio de 2006, la Comisión había derivado este mismo tema a la Nación. La Comisión de Derechos Humanos rechazó la medida porque entendió que era la Nación la que debía llevar a cabo este tipo de políticas.