Fuente: La Nación

El kirchnerismo no apoyó la iniciativa


La Legislatura sancionó anoche la ley por la que se declara la emergencia ambiental y sanitaria por cinco años en el Riachuelo y por la que se autoriza al gobierno porteño a destinar 300 millones de pesos para el saneamiento del curso de agua.

La norma, que se sancionó a pesar de la disidencia del bloque kirchnerista, insta al Poder Ejecutivo de la Ciudad a arbitrar los medios necesarios para trasladar y reubicar a todas las personas afectadas que vivan en asentamientos precarios sobre la margen del Riachuelo, a realizar un estudio epidemiológico y toxicológico de los habitantes potencialmente dañados y brindarles asistencia médica integral, entre otras medidas.

Por otra parte, el proyecto prevé la creación de una comisión que deberá realizar el seguimiento de aplicación de la ley, que estará integrada por cinco representantes del Poder Ejecutivo, cinco legisladores, representantes de las empresas fabriles que desarrollen actividades en la cuenca y miembros de organizaciones de la sociedad civil.

El diputado de ARI, Juan Manuel Velasco, presidente de la Comisión de Ecología, estimó que el proyecto que fue analizado en la Legislatura acompañará la presentación que el gobierno nacional, la provincia de Buenos Aires y la Ciudad deben efectuar ante la Corte el próximo 23 de agosto. "Hay un proyecto similar al nuestro en la Cámara de Diputados de la Nación que ha sido consensuado por distintos bloques políticos y esperamos que tenga pronto una aprobación en ese cuerpo", señaló.

Aunque varios de los diputados kirchneristas habían firmado el despacho unificado, SILVIA LA RUFFA argumentó que al nombrar una nueva secretaria de Ambiente, Romina Picolotti, y cambiarle la jerarquía, el Poder Ejecutivo Nacional "cambió la situación jurídica y política del tema".

La diputada omitió que, en el discurso de asunción, la misma Picolotti pidió al Congreso que declare la emergencia ambiental de la cuenca Matanza-Riachuelo, proyecto en el que trabaja el diputado nacional Miguel Bonasso.

Marcelo Godoy, diputado macrista y autor de uno de los tres proyectos unificados, dijo: "Es lamentable. El bloque kirchnerista trató de demorar la sesión con chicanas infantiles, homenajes, consideraciones sin ningún tipo de conexión, intentando que se cayera la sesión. Y al momento del tratamiento se esgrimieron argumentos sin sentido. Sin embargo, perdieron. Con esta norma la Ciudad queda habilitada para poder firmar convenios con las otras jurisdicciones".

El legislador recordó, además, que la redacción final de la norma fue consensuada a partir de tres proyectos originales.

Y fue el kirchnerismo el que pidió que se agregara el artículo 10, que permite al Poder Ejecutivo porteño destinar hasta 300 millones de pesos para el saneamiento de río. Ayer, sin embargo, votaron en contra.

Por Laura Rocha
De la Redacción de LA NACION





Link: http://www.lanacion.com.ar/832530