Fuente: Noticias Urbanas

Aunque el bloque kirchnerista intentó por todos los medios constitucionales que la tabla de la Emergencia Ambiental y Sanitaria de la Cuenca Matanza-Riachuelo no se debatiera, finalmente el tratamiento y la aprobación llegaron

Por María José Pérez Insúa

Más de una hora se tomaron en las manifestaciones de la sesión ordinaria de este jueves los legisladores de la Ciudad. Específicamente los miembros del Bloque K y algunos más que se manifestaron por cuanto tema hubiera, por ejemplo, SILVIA LA RUFFA (Ley de Desarme Civil), Beatriz Baltroc (Políticas de vivienda y citación de Enrique Rodríguez), Ana María Suppa (Educación Sexual), Diego Kravetz (Seguridad), Sebastián Gramajo (Comunas), Miguel Talento (Interferencia Telefónicas), Inés Urdapilleta (Juan Manuel de Rosas), Ivana Centanaro (Plan estratégico de la Ciudad), Juan Manuel Olmos (Eventual designación de Zbar), Sandra Bergenfeld (Situación de Vivienda), Alberto Pérez (Cátulo Castillo) y Marta Talotti (Emergencia Habitacional). Esta gran cantidad de manifestaciones provocó la abrupta interrupción de Martín Borrelli quien manifestó que estaban "utilizando prácticas dilatorias para impedir el tratamiento" de la declaración de Emergencia Habitacional para el Riachuelo.

Finalmente, las manifestaciones terminaron y luego de que Diego Kravetz y Juan Manuel Olmos pidieran infructuosamente la alteración del orden del día para tratar unos proyectos, sí se aprobó la alteración del orden del día pedida por Juan Manuel Velasco (Ari) con 36 votos afirmativos y 17 negativos y luego se habilitó el tratamiento con la misma cantidad de votos.

Así de trabado comenzó el tratamiento del proyecto de ley que declara por cinco años, la emergencia ambiental y sanitaria de la Cuenca Matanza-Riachuelo en jurisdicción de la Ciudad de Buenos Aires. En general, la norma fue aprobada con 35 votos y sin las manos del bloque kirchnerista que rápidamente se levantó de sus bancas porque no se les aprobó el pedido de abstención de votar. (Y luego tampoco se les aprobó que fuera una tabla con discursos).

Según trascendió, la negativa de los K estaría basada en que no querían "empañar" una presentación que al respecto haría el Gobierno nacional en la Corte Suprema. La explicación oficial, dada por el presidente del bloque K, Diego Kravetz, en la reunión de Labor Parlamentaria, era que "hay rumores que indican que el Ministerio de Hacienda va a pedir que se vete la ley porque el presupuesto designado no está dentro de sus posibilidades" por lo que, "lo mejor sería esperar a tener una reunión con Guillermo Nielsen y con el ministro de Medio Ambiente, Marcelo Vensentini, para saber qué opinan de la iniciativa", ya que "no sirve de nada aprobar algo, sino va a ser algo concreto y que se pueda llevar a cabo".

En declaraciones a la prensa, Alberto Pérez, en consonancia con los dichos de su jefe de Bloque en labor parlamentaria expresó que "con el espíritu de la ley estamos de acuerdo, pero estamos en desacuerdo con el momento".

La iniciativa, que finalmente fue votada por unanimidad, procura "asegurar el derecho a la salud, a un ambiente sano, equilibrado y apto para el desarrollo humano", prevé entre otros aspectos la realización de un censo habitacional sobre la ribera del Riachuelo; el traslado y reubicación de las personas que vivan en asentamientos precarios; la concreción de estudio epidemiológico y toxicológico de los habitantes potencialmente afectados por la cuenca; brindar una inmediata y adecuada asistencia y atención médica integral a todos los afectados; desarrollar estrategias de prevención y promoción de la Salud.

También obliga al cese de "toda actividad que suponga en forma actual o inminente un daño al ambiente" así como a la recomposición en caso de haber existido un daño ambiental.

Al respecto, Marcelo Godoy vicepresidente de la Comisión de Ecología y autor de uno de los proyectos afirmó que "la contaminación de la Cuenca Matanza y Riachuelo es una prueba de largas décadas de desinterés y falta de formación en materia ambiental" y agregó que "la mayor contaminación que sufre la cuenca está originada por desechos industriales, aguas cloacales y otros residuos del vertido clandestino".