Fuente: Noticias Urbanas

Alberto presentó su usina intelectual

"Brillante" porque ese adjetivo utilizó el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, para hablar de los directores ejecutivos que llevarán adelante el Instituto de la Victoria, el centro de formación de dirigentes K, que él preside y que presentó formalmente este miércoles con el objetivo de lograr en la Ciudad lo que se hace en Nación. La frutilla: el apretón de mano con el ex arista, Fernando Melillo, que se suma así al oficialismo

Por Patricio Tesei

Los dueños y clientes de los locales de ropa ubicados a dos cuadras de la estación de Once, sobre la calle Presidente Perón, miraban extrañados como personas vestidas con traje llegaban caminando o arriba de algún auto importante se acercaban al Sindicato Argentino de Docentes Privados (SADOP). No sabían que pasaba y al único que reconocieron era a uno de los cronistas de CqC (Caiga Quién Caiga) y entonces supusieron que era un acto político.

Y era el acto político donde los K presentaron su centro de formación de dirigentes, el Instituto de la Victoria. Sí, lo hicieron este miércoles con la presencia de gran parte de los funcionarios kirchneristas, nacionales y porteños, y allegados al presidente de la Nación. El denominado órgano de creación de políticas públicas para la Ciudad será presidido por el jefe de Gabinete, Alberto Fernández y tendrá como directores ejecutivos a cinco representantes de la llamada "concertación".

El presidente del PJ Capital llegó tarde a la reunión, acompañado por el diputado Miguel Bonasso, y saludó a todos los que estaban en primera fila preferencia: el ex ARI Fernando Melillo; el ministro de Justicia, Alberto Iribarne; el vicepresidente de la Nación, Daniel Scioli; el ministro de Trabajo, Carlos Tomada y la diputada Mercedes Marcó del Pont, entre otros.

Por otro lado, en las filas del auditorio se encontraban otros K como los legisladores porteños Diego Kravetz -presidente del bloque FpV-, Juan Manuel Olmos, Sebastián Gramajo, Ivana Centanaro, Inés Urdapilleta, Miguel Talento, Ana María Suppa, SILVIA LA RUFFA , Alberto Pérez, Sandra Bergenfeld, entre otros. También estuvieron los ex funcionarios de la Ciudad, Roberto Felleti y Héctor Capaccioli -ambos ahora en Nación, este último a cargo de la Superintendencia de Servicios de Salud-, la diputada Juliana Marino, la senadora Vilma Ibarra, y otros referentes K.

Luego de que Matías Barroetaveña, presidente de Auditoría de la Ciudad y uno de los impulsores del proyecto junto al titular del SUTERH, Víctor Santa María y Juan Manuel Abal Medina entre otros, explicó el alcance del Instituto ayudado por una pantalla y una notebook que leyó textualmente, fue el turno de que Alberto Fernández presentara a los directores ejecutivos del flamante instituto que funcionará en un local que se está refaccionando en Tribunales. Son cinco: el ex presidente del bloque ARI en la legislatura porteña, Fernando Melillo; Juan Manuel Abal Medina, subsecretario de la Gestión Pública; el propio Barroetaveña; José Nun, secretario de Cultura; la diputada Mercedes Marcó del Pont y el radical Miguel Pesce.

"Estoy acá para ser coherente", sostuvo a su turno Melillo. "Si uno militó 20 años en el peronismo, 10 en el Frepaso y 4 en el ARI, se entiende porqué estoy acá. Estoy por eso de la concertación, la convergencia plural, eso que permite ante la crisis construir espacios de podes con sentido. Esta Ciudad tiene mucho para darle al país y con el instituto se comienza a hacer política de otra manera. Primero el instituto y despues se decide los candidatos que surjan allí", agregó el legislador quién confirmó su llegada al oficialismo pero que no se sumará al bloque K en la legislatura porteña.

Además del ex ARI, hablaron todos los directores ejecutivos y el presidente del Instituto para la Victoria, Alberto Fernández, fue el encargado de cerrar la presentación a puro elogio. "Estoy muy contento. Me parece una idea formidable. Es importante entender que somos actores y que tenemos la posibilidad de cambiar la historia para mejor y tenemos para ello a los mejores hombres de todos los sectores que quieren formar parte de este espacio".

A Abal Medina lo calificó de "brillante politólogo" y producto de "esta democracia"; a Marcó del Pont, de "economista brillante"; a Melillo lo llamó "compañero de militancia con el cual soñamos un país como en el 73" y, en medio del discurso, agradeció su presencia y le dió un fuerte apretón de manos; a Barroetaveña, un conocedor "como pocos" de la Ciudad; a Nun, uno de los grandes sociólogos y a Pesce, un político que es "más radical porque se suma al proyecto de establecer políticas para que la ciudad siga el ritmo de crecimiento de la Nación".