Fuente: La Nación

La crisis institucional en el hospital Gutiérrez, que amenaza con extenderse a otros centros de salud porteños, precipitó ayer los cambios en el gabinete porteño. Y así, cuando ya pasaron dos meses y medio de gestión, el jefe de gobierno de la ciudad, Jorge Telerman, decidió reemplazar a los ministros de Salud y de Obras Públicas, a la procuradora y al directorio del Banco Ciudad.

Voceros del gobierno dijeron a LA NACION que los cambios no responden a diferencias políticas, sino por la "deficiente gestión" que estos funcionarios vienen realizando en sus respectivas áreas.

En la cartera de Salud, el peronista Donato Spaccavento será reemplazado por Alberto de Micheli, quien hasta ayer se desempeñaba como director del hospital Tornú. En Obras Públicas, se alejará el ex ibarrista Ernesto Selzer y su lugar será ocupado por Juan Pablo Schiavi, que era vocal de la presidencia del Ente Regulador de la Ciudad.

Aunque en el transcurso de la semana, el Ejecutivo enviará a la Legislatura los pliegos con la propuesta de las nuevas autoridades del Banco Ciudad y de la designación del nuevo procurador, anoche un vocero del gobierno porteño confirmó los nombres de los dos nuevos funcionarios.

En la Procuración General de la Ciudad, Alejandra Tadei será reemplazada por el ex legislador Agustín Zbar. La procuradora estaba identificada con el proceso de defensa del caso Cromagnon y el cambio ya venía siendo analizado por Telerman.

El director del Banco Ciudad, Eduardo Hecker, que desde un principio estuvo enfrentado al Ministro de Hacienda, Guillermo Nielsen, se alejará y su lugar será ocupado por el ex presidente de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, ex miembro del directorio del Banco Hipotecario y vicepresidente del Club River Plate, Julio Macchi.

Según trascendió anoche, esta última asignación había sido propuesta por el propio ministro Nielsen, que quiere tener un hombre de su confianza en la presidencia del Banco Ciudad.

Cuestión política

Pese a que las fuentes cercanas a Telerman aseguraron que en Bolívar 1 los cambios fueron impulsados por una cuestión de mejorar la administración, lo concreto es que los funcionarios que se van tienen una fuerte vinculación con el kirchnerismo porteño, que conduce al jefe de Gabinete, Alberto Fernández.

"Los cambios no obedecen a cuestiones políticas. Consideramos que sólo son de gestión en áreas que eran críticas para la ciudad. El grueso del gabinete porteño es aliado al kirchnerismo y si fuera así tendríamos que cambiarlos a todos", dijo a LA NACION Oscar Feito, secretario de Prensa y Difusión del gobierno de la ciudad.

Ayer, Telerman prefirió no hablar. Durante la tarde mantuvo una serie de reuniones con distintos funcionarios y los anuncios sólo fueron difundidos por la noche. Por su parte, los funcionarios salientes aseguraron que aún no habían recibido ninguna comunicación oficial (sobre los reemplazos) y dijeron que por el momento prefieren guardar silencio.

Los cambios en el gabinete de Telerman abren un interrogante sobre el rumbo político que tomará esta administración. Para algunos, además de ser una estrategia para mejorar la gestión comunal, los reemplazos responden a una maniobra política de cara a un acercamiento al ex ministro de Economía, Roberto Lavagna. (ver análisis).

"Estamos molestos con los cambios en general y con el reemplazo en Salud, en particular. Spaccavento es uno de los especialistas en el manejo sanitario más prestigioso del país y no entendemos por qué se lo cambia. Suponemos que esta decisión sólo responde a un maniobra política", dijo la diputada kirchnerista SILVIA LA RUFFA.

Por su parte, el ex jefe de gobierno y diputado, Enrique Olivera, opinó que la gestión de Telerman aún no encuentra el rumbo político. "El gobierno todavía no ha logrado despegar. Todavía no hay gestión", dijo el diputado.

La legisladora del Frente para la Victoria, e integrante de la Comisión de Hacienda, Ivana Centanaro, salió a respaldar a Hecker y dijo estar preocupada por el rumbo que podría tomar el Banco Ciudad. "Los cambios en el banco podrían ser el comienzo de un proceso privatizador", señaló la diputada.

Para el diputado macrista Martín Borrelli, los cambios demuestra una crisis del progresismo en la Capital. "Telerman se niega a que Kirchner le maneje la agenda de la ciudad y eso evidentemente refleja una crisis", indicó.

Por Jesús A. Cornejo
De la Redacción de LA NACION