Fuente: Ámbito Financiero

Jorge Telerman acelera trámites para evitar que la Ciudad de Buenos Aires protagonice un papelón internacional, si termina delegando en otro distrito la sede de los Juegos ODESUR, que deben realizarse en noviembre próximo en la Capital Federal. Un fracaso de esas características sería blanco de los candidatos que prematuramente apuran a disputarle el sillón 2007, pero además el Gobierno de la Ciudad trata de cercar la gestión del Ministro de Hacienda, Guillermo Nielsen, quien se viene convirtiendo en el objetivo de las quejas, como en el caso del área de Salud, que le reclama nombramientos en los hospitales para evitar el cierre de servicios.

Ayer, funcionarios del área de Seguridad sembraron más que dudas sobre la realización del encuentro de atletismo ante una comisión de legisladores.

Sin embargo, el subsecretario de Deportes porteño, Claudio Andrilli, aseguró a este diario que “los Juegos se van a realizar; hay demora burocrática teniendo en cuenta la crisis política que atravesó la Ciudad, pero ya se van a ir depositando los fondos necesarios para la organización”.

La crisis institucional comenzó a demorar la organización de esos juegos, pero ayer, los tres subsecretarios de Seguridad del Gobierno porteño, ante la comisión de legisladores, dieron cuenta de que aún no saben cuáles serán las sedes donde realizarán los deportes, ni cuáles los hoteles donde se alojarán las delegaciones, datos básicos para coordinar los operativos de control que le competen al distrito.

Colaboración

“Para mi, con 45 días de antelaciones suficiente, pero puede haber problemas si alguno de los lugares no está en condiciones de ser habilitado”, explicó el subsecretario de Control Comunal, Federico Peña, responsable de las inspecciones. Peña también aclaró que las actividades de la Ciudad en esa materia son de “colaboración”, ya que la seguridad la tomará el gobierno nacional.

Lo cierto es que el tema acrecentó la disputa. El sciolista Alberto Pérez, por ejemplo, aseguró que “no está garantizada la seguridad y tampoco se hicieron los llamados a licitación; por lo tanto, no parece que haya confianza en que los juegos puedan hacerse”.

De la misma bancada kirchnerista, en cambio, la legisladora SILVIA LA RUFFA sostuvo que si se aceleran las decisiones, “podrá desarrollarse el operativo necesario para que haya seguridad”.

Además, falta que la Ciudad deposite $7.500.000 que comprometió (un monto igual aporta la Nación), trámite que iniciará hoy o mañana, según aseguraron.

Se calcula que unas 4.000 personas entre atletas, jueces y organizadores arribarán a la Ciudad en noviembre, además de los acompañantes.

En tanto, los funcionarios dijeron “desconocer hasta el momento datos tan elementales como especificación de las sedes, programa general de actividades, lugares de alojamiento y comida, así como cantidad de atletas y delegaciones que intervendrán en los Juegos”.

En principio, la organización estuvo a cargo del ex radical Daniel Bravo, quien ocupaba el área deportiva de la Ciudad, pero Telerman lo removió y recientemente asumió Andrilli.