Fuente: Noticias Urbanas

El acto convocado por el kirchnerismo para celebrar el 25 de mayo, los tres años de Néstor Kirchner como presidente de la Nación y su poder de convocatoria, recibió apoyos y críticas según el sector político consultado

Por Marcelo Heredia

En la mañana de este viernes no quedaron la Plaza de Mayo lucía como siempre. Varias cuadrillas de limpieza se encargaron de borrar todos los rastros del paso de la gente que asistió al acto del 25 de Mayo. De lo que no se borraron rastros fue del discurso del presidente Néstor Kirchner, que fue apoyado o criticado según el sector político que se expresara.

A FAVOR

Sobre el discurso del presidente de convocar al pluralismo, el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, sostuvo: "Hay que convocar a gente de bien que quiera ser parte de este proceso transformador que iniciamos hace tres años y nadie le pide ver cuál es la filiación o pertenencia partidaria previamente. Que vengan con su identidad a construir otro país", enfatizó Fernández en declaraciones a Radio América.

"El Presidente Kirchner recibió este 25 de Mayo, en una plaza repleta, un vigoroso apoyo popular al proyecto transformador que se ha iniciado en nuestro país hace tres años. Este gran acto constituye un significativo triunfo político en el camino hacia una patria para todas y todos", manifestó, a través de un comunicado, el Movimiento Libres del Sur.

Otra que se mostró a favor del acto K, es la presidente de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini: "El Presidente nos dio a las Madres un lugar totalmente inesperado, fue un regalo para las madres y fue un regalo para nuestros hijos".

Por otro lado, la legisladora porteña SILVIA LA RUFFA, que estuvo presente en el acto K, afirmó: "Fue una verdadera fiesta popular. Está claro que el pueblo argentino acompaña y apoya la gestión del presidente Kirchner y su continuidad. Después de años de desamparo, volvemos a soñar con un futuro posible. Con Kirchner, el pueblo argentino siente que recuperó un proyecto nacional y popular".

En el mismo sentido, la diputada nacional Juliana Marino ratificó su apoyo a la gestión de Kirchner con su presencia y la de su agrupación "Peronismo Independiente" en la Plaza de Mayo. Marino, integrante del bloque del Frente para Victoria, destacó: "Quedó más que claro que el pueblo quiere acompañar a este Gobierno, alentando al Presidente en su gestión. Es una falta de respeto al pueblo la incapacidad
de algunos dirigentes de no reconocer el reclamo pacífico de la multitud en la plaza. Esas actitudes juegan en contra de la Argentina".

EN CONTRA

Leandro Santoro, perteneciente a la agrupación radical "Los Irrompibles" ligada a ex presidente Raúl Alfonsin, manifestó: "La magnitud de la movilización no se inscribe al intranscendente discurso balbuceado, improvisado y desconceptuado del presidente, en donde no se realizo ningún anuncio de trascendencia. Una vez mas dejo relucir su ansia de protagonismo y vanidad personal".

Otro sector que fue muy crítico con el acto y el discurso del presidente fue el MST. En este sentido, la ex legisladora de la Ciudad, Vilma Ripoll, señaló: "En una fecha tan sentida aludió mucho a la Patria y al pueblo, pero no anunció ni una sola medida de independencia ni de respuesta a los problemas sociales urgentes. Sólo piensa en su reelección". En cuanto a la concurrencia, Ripoll agregó: "Predominó el estilo de la vieja política, sin sectores independientes, con muy pocos trabajadores y mucha gente traída por los intendentes del conurbano utilizando sus necesidades".

En tanto, la titular de Unión por Todos, la multifacética Patricia Bullrich, calificó a las palabras de Kirchner como "un discurso pobre, intrascendente, mediocre, sin propuesta, de antinomias y con el solo objetivo de mostrar su veleidad de poder. El presidente movilizó a un aparato gigante para no decir nada, tan solo banalidades, consignas, frases hechas y remanidas".

El diputado porteño Jorge Enríquez, por su parte, envió un comunicado titulado "Pan y circo en Kirchnerlandia" en el que afirmó: "Esta fantochada se presenta como la renovación del contrato entre el presidente y el pueblo, con una liviandad que parece ignorar el origen fascista de ese concepto. Para colmo del cinismo, el gobernante más autoritario de las últimas décadas anuncia que quiere una administración 'plural' y que convocará a una 'concertación', que para él no es la búsqueda de denominadores comunes entre partidos con identidades diversas, sino la sumisión lisa y llana a sus dictados a cambio de ciertas prebendas".

Por último, el presidente de Recrear Capital, Enzo Pagani, aseguró: "No podemos dejar de expresar nuestro rechazo a la manipulación política y mediática que realiza el gobierno del Presidente Kirchner. Frente a una fecha patria que es de todos los argentinos, el gobierno la transforma en un acto partidario para festejar por una parte los tres años de gobierno, y fomentar que el Presidente se presente a la reelección en el 2007".