Fuente: Ámbito Financiero

Los kirchneristas porteños casi terminaron de diseñar el viernes, cómo ingresarán a la Plaza del 25 de mayo, al menos la porción que se abroqueta en torno al jefe de Gabinete, Alberto Fernández, quien junto a Daniel Scioli encabezará la columna local con bombos y coreografía de la murga por la que se harán acompañar (aseguran que será el distintivo porteño entre el resto de las filas).

A la organización de ese acontecimiento, no fue invitado ni Jorge Telerman ni ninguno de sus ministros, aunque algunos de ellos reporten en los grupos de pura cepa kirchnerista, como el de Salud, Donato Spaccavento, o el de Educación, Alberto Sileoni. Cuestines de candidaturas, quizá, o de una relación política que no termina de afinarse.

Telerman, sin agrupación propia, y por eso sin tropa que exhibirle a Néstor Kirchner el 25, optó por dar cita a sus ministros y funcionarios que lo deseen, después del mediodía en la Casa de la Cultura, edificio que linda con el Palacio Municipal en la Avenida de Mayo. Para sumar al grupo han convocado también a asociaciones civiles y de derechos humanos (no línea Estela Carlotto).

Sin embargo, el kirchnerismo capitalino espera que Telerman, como jefe de Gobierno, más que esa sumatoria institucional de personal la dé otros aportes estratégicos para la movilización, como por ejemplo los baños químicos -además de ambulancias preventivas del SAME- que requerirán, ya que han organizado una permanencia de varias horas para las 10 mil personas que dice portará el Frente para la Victoria porteño.

Se concentrarán a las 10:30 en Avenida de Mayo y Lima, con la idea de llegar a acompañar el tedeum que tendrá lugar en la Catedral metropolitana, frente a la plaza. Allí permanecerán hasta que Kirchner dé su discurso, alrededor de las 15:30. A los porteños les corresponde, en el organigrama, marchar por Avenida de Mayo junto con los distritos provinciales, excepto los bonaerenses.

Para los funcionarios del gobeirno de la Capital, la jornada se hará más que larga. Arrancarán a las 8 con el izamiento de la bandera en la Plaza y posterior chocolate tradicional que servirá Telerman, después participarán de la movilización y discurso para rematar a las 20 con la función de gala en el Teatro Colón, que se acostumbra en la fecha patria.

Fernández terminó algunos detalles de esa movida, el viernes en un hotel porteño, a metros de la plaza, con la idea, no tanto de ultimar allí cuestionesde organización, sino de una foto en la que pudira representar cuánto recluta en su distrito sobre el cual no ha dejado de soñar con gobernar.

Estuvieron propios y hasta aliados que no comulgan en albertismo puro.

Las invitaciones las cursó, de acuerdo con Fernández, el legislador porteño Juan Manuel Olmos, un pejotista que conduce la Comisión de Presupuesto en la Legislatura local y que abona a la terminal política del sindicalista Víctor Santa María.

Olmos, con ayuda de la Secretaría de Medios que aportó el lugar para la tenida, concentró unas cincuenta personas clave para la postal y para lo que será la marcha de ese grupo que se llevará la firma de A. Fernández cuando se exponga la bandera del Frente para la Victoria.

Ese sello lo animan el PJ porteño -del cual el jefe de Gabinete es presidente; Alberto Iribarne vice; y Santa María, secretario general- el Partido para la Victoria, que preside el titular de la bancada kirchnerista en la Legislatura capitalina, Diego Kravetz, y del cual es afiliada Vilma Ibarra y los restos del que fuera el partido vecinal de Gustavo Béliz, Nueva Dirigencia, a cargo del auditor de la Ciudad, Matías Barroetaveña. Ninguno faltó a la cita, a la que también asistieron otros dirigentes de agrupaciones barriales y sindicales como Andrés Rodríguez de UPCN. Los gremios son más que fundamentales, se sabe, en ese tipo de concentraciones como la que planifica el gobierno, especialmente porque tienen una rutina para esos avatares, pero también estuvieron los legisladores porteños del kirchnerismo de prácticamente todas las terminales, como Alberto Pérez, Sebastián Gramajo, Marta Talotti, SILVIA LA RUFFA. Ana Suppa, Inés Urdapilleta, Miguel Talento, Ivana Centanaro y Sandra Bergenfeld, entre otros. Completó las presencias un lote de funcionarios nacionales como Graciela Ocaña, Juan Manuel Abal Medina y hasta Gabriel Fuks (Cascos Blancos), quien integra el Movimiento Evita, que no se encolumna precisamente en el albertismo.

Patricia García