Fuente: La Prensa

Pese a las internas, Alberto Fernández podría presidir el partido
-------------------------------------------------------------------------------


Varios dirigentes capitalinos diagraman un plan para tener al peronismo bajo la conducción del jefe de Gabinete y alineado con el presidente Néstor Kirchner.
Luego de interminables vaivenes políticos e intervenciones judiciales, el Partido Justicialista de la Ciudad de Buenos Aires se encamina hacia la normalización, para la que se buscará el consenso de los distintos sectores internos para que lo presida el jefe de Gabinete, Alberto Fernández.
Si bien el funcionario nacional evita referirse abiertamente sobre el futuro inmediato del PJ, dirigentes de su confianza ya diagraman un escenario político con el partido trabajando bajo la conducción del jefe de Gabinete y alineado con el presidente Néstor Kirchner.
Para ello, el Frente para la Victoria, línea interna que preside Fernández, ya dio el primer paso al formalizar la decisión de competir en las elecciones convocadas para el 10 de abril por la intervención judicial.
Este sector está conformado por el secretario de Medios, Enrique Albistur, y de Seguridad, Alberto Iribarne; y los dirigentes Héctor Capaccioli, Roberto Digón, Víctor Santamaría, Kelly Olmos, Miguel Talento, Héctor Fernández, Julio Vitobello, Silvia La Ruffa, Silvia Gottero, Mara Brawer, Claudio Ferreño y Ricardo García Braya.
El Frente para la Victoria informó en un comunicado que buscará la presidencia del partido en el distrito Capital, encabezando un proyecto que "acompañe y fortalezca la política nacional que conduce el presidente Néstor Kirchner".
Los primeros pasos formales para avanzar en la normalización partidaria ya fueron dados por la intervención del partido con algunas modificaciones en la carta orgánica, con el objetivo de allanar el camino para llegar al 10 de abril, fecha fijada para los comicios.
A pesar de ello, algunas líneas internas como la que responde a Miguel Angel Toma y a otros sectores menores, albergan la esperanza de postergar la fecha para más adelante.
Con distintos argumentos, los dirigentes que responden al ministro de Planificación Julio De Vido buscarán un poco de aire para avanzar en la construcción de su sector aduciendo que no es momento propicio para elecciones internas, mientras que desde el tomismo fogonean una presentación judicial en la que se quejan, porque la intervención judicial se extralimitó en sus decisiones, al impulsar algunas modificaciones de la carta orgánica.
Sin embargo desde el Frente para la Victoria aseguran que el 10 de abril el PJ porteño comenzará una nueva etapa, en la que "se buscará sumar a los cuadros que se fueron espantados por un peronismo que no los representaba y, también, se trabajará para acercar y abrir el partido a la sociedad y dejar de ser sólo esa fuerza que representaba el dos por ciento", sostuvo un dirigente.

Copyright La Prensa 1996-2005