Fuente: Ámbito Financiero

El peronismo porteño celebró anoche junto a Rafael Bielsa un "Día de la Militancia", en una cena a la que el candidato a diputado nacional por el oficialismo se abocaba casi como un extraño. Una deuda con el menemismo, movimiento que consagró a la gastronomía como un estadío superior de la política.
El PJ, que preside Alberto Fernández, convocó a cerca de cinco mil dirigentes a esa comida de agasajo, en medio de la campaña que se propone el gobierno en ese trance: que asocien al canciller como el candidato del Presidente, pero que a la vez, el postulante de Néstor Kirchner conquiste el voto del peronismo.
En el Salón Azul de la Rural, en el barrio porteño de Palermo, el canciller y otros integrantes de la boleta que llevará el Frente para la Victoria al cuarto oscuro de octubre se concentraron con la intención de fortalecer esos propósitos.
A tal punto los ingenieros de la campaña electoral que conduce el secretario de Culto, Guillermo Olivieri, insistieron ante el ministro con ese ardid de no despegarlo de Kirchner de aquí hasta el 23 de octubre, que el candidato ayer comenzó a esparcir ese postulado.

• Sondeos
"Bielsa es Kirchner", insistió ayer el ministro ante las radios y amplió con que está "consustanciando en todos sus rasgos" con la gestión presidencial. Según el candidato porteño, en los sondeos se registra una paridad absoluta entre su candidatura y la de sus contrincantes, Elisa Carrió (ARI) y Mauricio Macri (PRO). Con esa idea los peronistas ayer se sentaban a la mesa con más algarabía de la que mostraron cuando concurrieron semanas atrás al acto de lanzamiento en el Club Ferro.
La cúpula del PJ animó anoche la tenida, con mesas de funcionarios y candidatos, entre ellos Alberto Iribarne, Miguel Talento, Elvio Vitali, SILVIA LA RUFFA, Juan Manuel Olmos y el sindicalista Víctor Santa María.