Fuente: La Nación

Ya es una costumbre en la vida del canciller Rafael Bielsa: los sábados se quita el traje del protocolo, se viste con ropa de gimnasia y pasa la tarde rodeado de vecinos y hablando de sus proyectos legislativos.

Ayer, le tocó el turno a Barracas. Allí, el primer candidato a diputado porteño por el Frente para la Victoria trazó una teoría sobre el papel que les espera a los políticos en el país y reiteró su plan de fomentar desde el Congreso el perfil exportador de la ciudad.

Pero entre ideas, promesas y charlas distendidas, el canciller se acordó de uno de sus rivales principales en octubre, Mauricio Macri. "A este muchacho que dijo que los cartoneros eran ladrones, hoy le sale muy rápido eso de meter presos a los piqueteros; será porque él estuvo cerca en más de una ocasión", dijo. Y agregó: "Macri estará pensando en una ciudad para pocos empezando desde ahora".

El canciller llegó a mediodía al centro cultural El Perro, Suárez 3150, en los galpones de la estación Buenos Aires, y fue recibido por representantes de instituciones vecinales de Barracas y de San Telmo. Estuvo acompañado, entre otros, por el candidato a diputado Julio Piumato y los postulantes a legisladores porteños Juan Manuel Olmos y SILVIA LA RUFFA.

Bielsa habló ante la gente de su proyecto "una Buenos Aires productiva", que aspira a mejorar el empleo a partir de proyectos exportadores. Pese a que será un diputado más dentro del bloque oficialista, esa plataforma sonó más a un plan para un eventual lanzamiento como postulante a jefe de gobierno, en caso de que le vaya bien en octubre.

Según prometió, va a recorrer la ciudad barrio por barrio para que cualquier vecino que quiera contactarlo pueda tenerlo cara a cara.