Fuente: Noticias Urbanas

Sobre ejes claros y definidos, el sciolismo trabaja para arrebatarle la Ciudad a Mauricio Macri. Noticias Urbanas accedió a los puntos clave de la campaña.

El sciolismo porteño trabaja para arrebatarle la Ciudad al Pro de Mauricio Macri.El sciolismo porteño trabaja para arrebatarle la Ciudad al Pro de Mauricio Macri.
“La campaña porteña de Daniel Scioli comenzó en 1997”, resaltan los referentes de su espacio cuando se los consulta sobre las próximas elecciones en la Ciudad de Buenos Aires. Este guiño al pasado tiene que ver con la primera campaña electoral que llevó adelante el actual gobernador bonaerense. Desde ese debut electoral, en el que se postuló para diputado nacional por el distrito porteño, hasta 2007, cuando Néstor Kirchner lo impulsó hacia la gobernación bonaerense, Scioli fue un hombre que construyó su carrera política desde la Capital Federal. Y ese signo de pertenencia que se resume en la frase “Daniel tiene empatía con los porteños” es el que los sciolistas enarbolan para las campañas que se vienen. Tanto para cosechar votos para su jefe en las presidenciales como para pelearle el distrito al macrismo en los comicios locales.

Noticias Urbanas accedió a los puntos clave de los ejes de la campaña del sciolismo en la Ciudad, donde los referentes del gobernador provincial pretenden competir seriamente por la Jefatura de Gobierno y obtener una buena cantidad de legisladores. Ese objetivo no parece tan descabellado si se toma en cuenta el arrastre que, según los sciolistas, tendrá en cada distrito –y en la Ciudad en particular– la boleta que lleve a Daniel Scioli como candidato a Presidente en 2015.

El 2015, a la vuelta de la esquina

La campaña en la Capital empezó hace rato. Las recorridas por los barrios se realizan cada fin de semana y se van intensificando a medida que pasan los meses. El titular del Banco Provincia, Gustavo Marangoni, es el hombre elegido para pelear la Jefatura de Gobierno, y la mesa chica de la campaña porteña está integrada por el director de Aguas bonaerense, Ricardo Morato; el presidente del Instituto Cultural de la provincia de Buenos Aires, Jorge Telerman; la subsecretaria de Acceso a la Justicia del Ministerio de Justicia bonaerense, Silvia La Ruffa; el dirigente peronista Carlos Fernández; el secretario de Deportes provincial, Alejandro Rodríguez, y Jorge Calegari, del Grupo Descartes. Por arriba de todos ellos y como el gran armador de la estrategia de Scioli en la Ciudad se encuentra el jefe de Gabinete de Ministros del gobierno bonaerense, y exlegislador, Alberto Pérez.

Cercanos a la mesa chica y trabajando de lleno en la campaña porteña están las exlegisladoras Alicia Bello y Liliana del Valle Sánchez; el también exlegislador Pablo Failde, liderando el grupo de los intelectuales; el exconvencional Daniel Peña, y, por el lado del sindicalismo, Roberto Passo y Vicente Fabro, del Sindicato Único de Trabajadores del Automóvil Club Argentino. También dentro del sindicalismo y con la importancia que tiene, además, por presidir el Partido Justicialista de la Capital Federal, Víctor Santa María (del Suterh) es un hombre con el cual el sciolismo tiene muy buena relación y al cual tienen muy en cuenta para llevar adelante su campaña electoral.

A todo esto se suman las agrupaciones que el gobernador bonaerense tiene en la Ciudad de Buenos Aires, como La DOS, Peronismo sin Fronteras, el Grupo Descartes, La Juan Domingo, el Peronismo 2020 y los Jóvenes por Scioli. Estas organizaciones inauguraron más de 20 unidades básicas en toda la Capital Federal.

El lunes 12 de agosto fue un día especial para el espacio porteño del exvicepresidente de Kirchner, porque ese día, con un acto que encabezó en La Trastienda, el propio Scioli formalizó la inauguración de la campaña en la Ciudad acompañado por la Ola Naranja, su militancia juvenil. Además de la plana mayor de su espacio porteño, el gobernador también se rodeó de sus familiares más cercanos, que trabajan con él en su candidatura: José “Pepe” Scioli, hermano del medio y coordinador de la Fundación DAR, usina técnica de su candidatura, y Nicolás, el menor de todos y vicepresidente del Grupo Provincia. En ese acto, Daniel Scioli se encargó de criticar y marcar diferencias entre su proyecto y los de Mauricio Macri y Sergio Massa.

Las cuestiones clave

La campaña porteña tendrá ejes claros y bien definidos. Para los sciolistas, los temas más importantes son seguridad, tránsito y transporte, descentralización, espacio público y medio ambiente. Para ellos, lo primordial será hacer hincapié en que, a nivel nacional, son la continuidad mejorada del kirchnerismo, que va a resolver los temas pendientes y profundizar lo que se hizo bien. Y si bien prometen que, en la Ciudad, mantendrán aquellas cosas que la gente considera buenas, su enemigo natural es el macrismo. Al Pro le apuntarán con sus cañones y remarcarán todo lo que el gobierno de Mauricio Macri hizo mal o, directamente, no hizo. En esa línea se manifestó este último lunes Alberto Pérez, quien dijo que si el líder del Pro “piensa que con tres kilómetros de metrobús puede ser presidente del país, realmente le falta kilometraje”. El funcionario bonaerense no se detuvo ahí. “Lo que tampoco debería desconocer es lo que hace por el cuidado del ambiente, no solamente en la Provincia, sino en la propia Ciudad, ya que está incumpliendo el compromiso asumido hace un año. Es fácil hablar de una ciudad verde cuando se tira la basura en la Provincia y cuando no se cumple con los niveles de reducción de residuos que se habían convenido”, disparó Pérez. Por último, manifestó: “Macri se la pasa hablando de la eliminación de impuestos que haría si fuese presidente, cuando ha aumentado desmedidamente las tasas y los tributos sin que se vean las obras en la Ciudad; porque no ha extendido la red de subtes, no ha mejorado el ambiente, la Ciudad está más sucia que nunca y es un caos vehicular intransitable”.

En diálogo con Noticias Urbanas, Ricardo Morato destacó los atributos del gobernador para la elección nacional. “Scioli es el mejor candidato porque es el único con experiencia y trayectoria. Fue diputado y vicepresidente. Y administra la provincia más compleja del país. Supo afrontar los momentos difíciles de la administración. Es la garantía de que se van a mantener los logros de esta gestión y que tendrá la determinación para afrontar los desafíos de los tiempos que se aproximan. Es un hombre de diálogo y representativo de todos los sectores sociales”,

En los últimos meses, Marangoni, junto a la mesa chica del sciolismo porteño, recorrió los barrios de Parque Patricios, Villa Soldati, Villa Lugano, Boedo, San Telmo, Flores, Caballito, Mataderos, Ramón Carrillo y Comandante Espora. Para su construcción es fundamental la llegada a los vecinos, y por eso el sciolismo fue desplegando un armado territorial comuna por comuna (ver recuadro “Los referentes de Scioli en las comunas”). De esa manera busca tener presencia en toda la Ciudad.

“Nuestra propuesta debe ser clara ante los vecinos y demostrar que gestionamos mejor que Macri. Para que, por ejemplo, no ocurran hechos como los de la toma de Lugano, la Ciudad requiere de políticas definidas en materia de vivienda que contemplen las necesidades de todos sus habitantes. La solución no radica en la construcción compulsiva de más y más viviendas, sino en la adopción de medidas que impacten verdaderamente en la realidad de los vecinos”, le explicó a Noticias Urbanas un dirigente del sciolismo porteño.

Que el macrismo es el principal enemigo a vencer en la Ciudad lo dejó bien en claro el propio Scioli luego del festejo de Macri por el triunfo electoral en la localidad cordobesa de Marcos Juárez. “Es fácil ir a cada sector y decirle lo que quiere escuchar”, dijo el gobernador bonaerense, refiriéndose a las promesas de campaña del actual jefe de Gobierno. “No creo que a la gente la sorprenda en su buena fe y en su inteligencia de creer en la viabilidad de cosas como, por ejemplo, eliminar todas las retenciones al campo o el Impuesto a las Ganancias a los trabajadores”, afirmó Scioli sobre las promesas de Macri.

Con las PASO de agosto cada vez más cerca y con las presidenciales de octubre a la vuelta de la esquina, la Ciudad es un objetivo muy codiciado por quienes aspiran a suceder a Cristina Fernández de Kirchner. Y Scioli es uno de ellos. Por eso la Ciudad ya fue invadida por la Ola Naranja del sciolismo porteño.