Fuente: Télam

El jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, expondrá mañana ante la Cámara Federal la apelación a su procesamiento por el juez federal Norberto Oyarbide en la causa por las escuchas telefónicas ilegales en la que está preso el ex jefe de la Policía Metropolitana, Jorge "Fino" Palacios.


Macri está acusado de haber dado manto institucional a una asociación ilícita y de haber ordenado dos pinchaduras, una de ellas contra su cuñado Néstor Leonardo, y será representado por sus abogados Ricardo Rosental y Santiago Feder en una audiencia citada por la Sala I del tribunal a partir de las 11.

El tribunal, que integran los camaristas Jorge Ballestero, Eduardo Freiller y Eduardo Farah, escucharán a la defensa de Macri antes de resolver la apelación y luego de haber rechazado, hace dos semanas, un pedido del jefe de Gobierno para apartar de la causa al juez Oyarbide.

En esta causa también están procesados el ex ministro de educación de la Ciudad, Mariano Narodowski, el espía Ciro James contratado por su cartera, y cinco policías y dos jueces misioneros removidos por haber ordenado las escuchas a la Secretaría de Inteligencia con causas fraguadas.

Simultáneamente, tres legisladores porteños espiados desde las oficinas privadas de Palacios a través del sistema de información financiera Nosis también prestarán testimonio mañana a partir de las 10 ante el juzgado federal 7, en lo que constituye una nueva etapa de la investigación.

Los legisladores son Silvia La Ruffa, Diana Mafia y Gonzalo Ruanova, que integran la comisión de seguridad de la Legislatura, y cuya situación patrimonial fue investigada desde las oficinas de la firma de Security Strategic Consultancy SRL.

Este caso, en el que también fueron espiados el jefe del gabinete porteño Horacio Rodríguez Larreta y el jefe del gremio municipal Patricio Datarmini, involucra además al sucesor de Palacios en la Metropolitana, el comisario Osvaldo Chamorro, que era socio de la firma y está imputado en la causa.

Chamorro ya declaró como imputado y dijo ignorar el funcionamiento de Nosis, pero admitió que su relevo fue ordenado por el ministro porteño de seguridad y justicia, Guillermo Montenegro, luego de que la justicia allanara las oficinas que compartía con Palacios y encontrara pruebas del espionaje.

A su vez, una secretaria de la empresa que también testimonió lo comprometió al declarar que la computadora donde fueron encontrados los rastros del espionaje mediante la base de datos financieros era usada por Palacios y también por Chamorro.

Fuentes judiciales adelantaron que la situación procesal del segundo jefe de la Metropolitana relevado por espionaje será definitiva la semana próxima, a la luz de estos testimonios.