Fuente: Noticias Urbanas

La conmemoración del Día de la Memoria no sólo dejó impresa en miles de retinas la imagen de una plaza colmada reclamando justicia y nunca más; también dejó varios edificios teñidos de pintura y pegatinas. Bolívar 1 uno de los principales objetivos.

Por Angie Carnevali

Una multitudinaria movilización colmó la Plaza de Mayo para conmemorar el 34 aniversario del golpe de Estado de 1976. Entre las miles de almas que se congregaron para reclamar memoria, verdad y justicia, decenas dirigentes de la política porteña se mezclaron sumándose al clamor popular.

Entre las figuras que dijeron presentes se encontraron el presidente del bloque Peronista de la Legislatura porteña, Diego Kravetz, los legisladores Silvina Pedreira, Juan Cabandié, Julián ´D'Angelo (Socialismo), la ex legisladora y actual subsecretaria de Políticas Metropolitanas de la provincia de Buenos Aires, Silvia La Ruffa, la directora de AUSA, Alicia Bello, y el ex legislador porteño Rubén Devoto, entre muchos otros.

“Acompañamos al pueblo argentino en el recuerdo de una fecha nefasta para la historia de nuestro país”, afirmó Alicia Bello. Por su parte, Silvia La Ruffa, manifestó que “hay que poner fin a la impunidad. Debe haber juicio y castigo para los responsables del terrorismo de Estado”.

El ex jefe de Gobierno porteño y actual legislador del bloque Diálogo por Buenos Aires, Aníbal Ibarra, también habló sobre la importancia de participar de la memoria activa y colmar la plaza.

“Nos marco a todos como sociedad en un punto de infraestructura; permitió a toda sociedad en un espacio mucho mas creíble que un debate político. Aprendimos como sociedad. Esta etapa madura pauta una civilización democrática que antes no teníamos", afirmó.

Pero no todo fue madures. Varios de los edificios que rodean la plaza se convirtieron en blancos en donde apuntar y disparar. El edificio de la Jefatura de Gobierno de la Ciudad fue uno de los más afectados. Bombas de pintura, graffitis en contra de Mauricio Macri y afiches donde se ve la foto de la revista El Gráfico con Videla y Massera en el 78 gritando un gol en la final del Mundial, también son ejemplos de lo que el Día de la Memoria nos dejó.