Fuente: La Razón

Un proyecto consensuado endurece las medidas de acceso y consumo de alcohol. Sólo se podrán vender estas bebidas hasta las 5 de la mañana en boliches y bares de la Ciudad y el delivery será sólo hasta las 24 horas.

por mercedes mendez
mmendez@larazon.com.ar

Dicen que el consumo de alcohol aumentó un 26% en la última década -es decir que pasó del 61% en 1999 al 71% en 2008-, que la oferta del mercado sólo está dirigida a los jóvenes y que las restricciones que funcionan hasta el momento no lograron disminuir el consumo indiscriminado de este tipo de bebidas. Con estos argumentos, un grupo de diputados porteños de distintos partidos políticos unificaron dos proyectos de ley que establecen medidas más duras para la venta y consumo de alcohol.

La iniciativa que se tratará el próximo jueves en la Legislatura propone un límite horario de las 5 de la mañana para vender alcohol en los boliches, la entrega de bebidas por delivery hasta las 24 y establece un registro de comerciantes que venden alcohol -que deberán pagar un nuevo impuesto que estará destinado a un fondo de lucha contra las adicciones-. Además, aumenta las penas para los comerciantes que venden bebidas a menores de edad, que incluye 20 días de prisión, y limita el horario de la venta de estas bebidas en negocios, como supermercados o almacenes, hasta las 22. Ahora es hasta las 23.

Uno de los puntos importantes de esta iniciativa es que el límite de venta de alcohol hasta las 5 de la mañana para los boliches, también incluye a los bares y todo tipo de comercios. Además, les exige que todos cierren sus puertas a las 7 de la mañana. Otro punto novedoso es que en los bares se deberá pedir el documento de identidad a todos los jóvenes que consumen alcohol.

Si se aprueba este proyecto, la Ciudad habrá unificado varias políticas con Provincia en cuanto a la regulación del consumo de alcohol. "Nosotros estamos convencidos de que la Ciudad y debe regular sus leyes para tener una legislación parecida a la que tiene la Provincia en el tema nocturnidad. Es necesario homogeneizar las políticas para garantizar la eficacia y alcanzar los objetivos de prevención. Este proyecto tiene que ver con los jóvenes, pero está inmerso en un debate mayor sobre el consumo de bebidas alcohólicas", dijo a La Razón la diputada Silvia La Ruffa, de Identidad Porteña.

Este despacho es el resultado de la unión de un proyecto sobre venta y consumo de alcohol de Inés Urdapilleta (Bloque Peronista) y Martín Borrelli (PRO) y otra iniciativa sobre nocturnidad de Silvia La Ruffa y Diego Kravetz (Identidad Porteña). Como la medida ya cuenta con el consenso de todos estos bloques, lo más probable es que sea aprobada en la próxima sesión de la Legislatura. Así, estas vacaciones de verano podrían encontrar a la Capital Federal con normas más duras durante la noche.