Fuente: La Nación

El jefe de Gabinete porteño confirmó que "pase lo que pase" estarán listos los agentes; objeciones

Angeles Castro
LA NACION

El jefe de Gabinete porteño, Horacio Rodríguez Larreta, confirmó ayer que, "pase lo que pase", la Policía Metropolitana saldrá a la calle antes de fines de año, y ratificó el compromiso de finalizar las obras del Teatro Colón para el Bicentenario.

Lo hizo en su segunda visita informativa anual a la Legislatura para rendir cuentas de lo actuado y anticipar los ejes de la gestión. Rodríguez Larreta reiteró que el año próximo la administración destinará menos dinero a infraestructura, aunque la inversión seguirá siendo récord, y que las prioridades serán acción social, seguridad y movilidad.

Durante alrededor de una hora, el jefe de gabinete expuso ante los diputados acerca de la ejecución presupuestaria y las prioridades de la gestión, luego de hacer una muy breve referencia al escándalo de las escuchas ilegales y a la remoción de dos jefes de policía.

Más tarde, la cuestión sería retomada por diputados de la oposición, que destacaron las escuchas como uno de los capítulos "de la historia negra del gobierno porteño", junto con la actuación de la Unidad de Control del Espacio Público, denunciada por agredir a personas que viven en la calle o usurpan inmuebles.

"En los pasados días se removió al jefe de policía y se nombró en su lugar a un civil que asumirá la otra semana. Como dijo Mauricio, es de necios no cambiar cuando uno se equivoca. Lo que importa es que, pase lo que pase, la Metropolitana va a estar en la calle antes de fines de año y su único objetivo será cuidar a los ciudadanos", señaló Rodríguez Larreta. Y agregó: "No quiero detenerme en temas que está investigando la Justicia. Al estar personalmente afectado, como los diputados Gonzalo Ruanova, Silvia La Ruffa y Diana Maffía, prefiero evitar referirme al tema de la investigación en este recinto".

Como se recordará, al subjefe de la Policía Metropolitana, a cargo de la Jefatura, Osvaldo Chamorro, lo echaron del gobierno porque se hallaron en su computadora pedidos de información patrimonial y financiera de aquellos tres diputados y del jefe de Gabinete. Antes, la Justicia había descubierto contactos entre Chamorro y el ex policía federal Ciro James, que intervino ilegalmente teléfonos de un familiar de la AMIA, crítico de Jorge Palacios, primer jefe de la fuerza, hoy detenido.

Rodríguez Larreta detalló que, a fines de 2009, comenzarán a trabajar 850 efectivos; a fines de 2010, serán 2100, y al término de 2011, se proyecta que sean 3100.

A su turno, varios diputados, como Aníbal Ibarra (Diálogo por Buenos Aires), Verónica Gómez (Partido Socialista) y Patricia Walsh (Nueva Izquierda), reclamaron que se postergara la salida a la calle de la nueva policía "hasta que la comisión revisora analice todos los contratos de personal efectuados" y se determine "hasta dónde llegan las conexiones de Palacios y Chamorro hacia dentro de la fuerza".

En materia de seguridad, Larreta también anticipó que se sumaran 250 cámaras de seguridad a las 190 ya colocadas y en funcionamiento.

En cuanto a la movilidad, destacó el proyecto de ley para financiar con fondos provenientes de inversores externos la concreción de las obras de ampliación de las líneas A, B y H de subtes, ya licitadas. También el lanzamiento de los buses articulados para la avenida Juan B. Justo durante el último trimestre de 2010, y nuevos contracarriles en las avenidas Santa Fe, Belgrano, de Mayo, Corrientes e Independencia.

Asimismo, Rodríguez Larreta destacó que "dos de cada tres pesos de los impuestos de los ciudadanos se destinarán a salud, educación, desarrollo social y cultura".