Fuente: La Gaceta

Los legisladores de la oposición responsabilizaron a Macri por la crisis que existe en torno de la naciente Policía Metropolitana.

BUENOS AIRES.- El ministro de Seguridad Porteño, Guillermo Montenegro, protagonizó un duro cruce con legisladores opositores y mientras el funcionario defendió con énfasis su gestión, los diputados adversarios apuntaron a "la responsabilidad política de Mauricio Macri por las escuchas ilegales y seguimientos" a dirigentes políticos e incluso a familiares del jefe de Gobierno.

Montenegro concurrió anoche a la Legislatura donde intentó explicar su política de seguridad y anunció que la nueva policía de la Ciudad estará en la calle el 15 de diciembre venidero.

La oposición, por lo general, centró sus críticas en Macri a quien señalaron como el responsable político de la crisis.

La visita del ministro se realizó por un pedido expreso del jefe de Gobierno porteño, para aclarar la situación que ya motivó el desplazamiento de los dos primeros jefes de la Policía Metropolitana y la posterior detención del ex comisario Jorge "Fino" Palacios.

"El Gobierno porteño va a prestar la máxima colaboración a la Justicia", enfatizó Montenegro al comenzar su discurso, y admitió: "sabíamos que crear la Policía Metropolitana no era tarea fácil". Según Montenegro, el Gobierno de la Ciudad "no tiene absolutamente nada que ocultar" y se ofreció: "estamos abiertos a la discusión pública". En otro momento, negó disparidad de criterios con el futuro jefe de la Policía, el diputado nacional Eugenio Burzaco, e insistió: "no hay pelea entre Burzaco y yo".

Los seguimientos involucraron a los diputados opositores Silvia La Ruffa (Identidad Porteña), Gonzalo Ruanova (Espacio Plural) y Diana Maffía (Coalición Cívica) e incluso al mismo jefe de Gabinete porteño, Horacio Rodríguez Larreta. Maffía criticó con dureza a Montenegro y a la política macrista al afirmar que "hay miedo a contar con una policía que sirva para los negocios" y reclamó que "nos escuchen, pero no por medio de Ciro James (el espía involucrado en el escándalo), sino a través del diálogo".

Otro que criticó con dureza al oficialismo fue Aníbal Ibarra, que afirmó: "nunca el gobierno de Macri tiene que ver con algo. Ustedes son los responsables de la crisis institucional". El fuerte discurso del Ibarra también mereció gritos y silbidos de las barras y de legisladores del PRO. Montenegro retrucó que "si en alguien hay responsabilidad penal se tiene que hacer cargo de lo que hicieron o dejaron de hacer". Insistió: "Ciro James no trabajaba en el ministerio a mi cargo. Apareció en el Ministerio de Educación porteño y el conocimiento de su accionar se conoció a través de mí". (DyN)