Fuente: Parlamentario

Guillermo Montenegro se presentó en la Legislatura para responder frente a las fuertes críticas debido al escándalo del espionaje telefónico.


El jefe de Gobierno porteño marcó el camino poco después del mediodía al contragolpear contra el Gobierno nacional en relación con el escándalo de las escuchas, y la estrategia prosiguió más tarde con la presentación del ministro de Seguridad, Guillermo Montenegro, frente a los legisladores porteños, en lo que representó una virtual interpelación.

Allí Montenegro debió soportar fuertes embates desde la oposición, que apuntó contra él y aún más arriba, sobre Mauricio Macri, al que acusaron de ser el "responsable político" del escándalo.

En una tensa sesión, el ministro deslindó responsabilidades diciendo que "nuestro gobierno no tiene nada que ocultar en la forma en que está llevando adelante la Policía Metropolitana".

Asimismo ratificó que la policía de la ciudad estará en las calles porteñas a partir de mediados de diciembre.

Las críticas apuntaron a lo que e tomó como "una falta de conducción" de la fuerza tras el alejamiento de dos jefes consecutivos y durante el cónclave Diana Maffía -precisamente una de las "investigadas" durante el espionaje- consideró decepcionante el hecho de que en la conferencia de prensa que dio Mauricio Macri no hubiera hecho mención alguna sobre los afectados como ella. Asimismo cargó contra la fuerza creada advirtiendo que "el miedo de la inseguridad no va a ser resuelto por la Policía Metropolitana". Así las cosas, recomendó: "No saquen a la calle una Policía que ya comió dos cabezas. Les pedimos que nos escuchen, pero no con Ciro James", dijo.

“Queremos construir de cero una nueva policía porteña”, dijo Mafia, quien fue la primera oradora y representó en la palabra al bloque de la Coalición Cívica, expresó: “Tenemos una fuerza de seguridad que no se subordina al poder político y que hace víctimas a muchas personas. Le propongo que no compitan con el Gobierno nacional, le propongo que miren más cerca, donde están los vecinos y vecinas de la ciudad”.

La diputada convocó al diálogo plural pero fue categórica al decir que “hay que construir desde cero una nueva policía porteña”. Y agregó: “Estamos invitando, humildemente, a iniciar un nuevo proceso donde realmente haya apertura a un diálogo diferente: un diálogo plural que incluya la ciudad que soñamos con la seguridad que merecemos. Le proponemos que no saquen a la calle un cuerpo de policía porteña que ya se llevó dos cabezas y todavía no llegó la tercera”.

Diego Kravetz y Silvia La Ruffa, fueron los que apuntaron contra Macri, a quien responsabilizaron directamente. "Nosotros queremos una Policía Metropolitana, no una SIDE paralela, por eso pido que se la reoriente tal cual se la votó", reclamó Kravetz, al tiempo que la presidenta de la Comisión de Seguridad, Silvia La Ruffa, recordaba que "toda la Legislatura le advirtió sobre Palacios y supieron todo lo que hacía. La responsabilidad política es de Macri porque lo convocó junto a todo su equipo de trabajo como asesor de seguridad".

Por su lado, el ministro rechazó las críticas autodefiniéndose como "responsable de la Policía Metropolitana". Rechazó además imputaciones diciendo que "no tenemos nada que ocultar en los cuerpos y en la formación de la Policía Metropolitana".

"Está la posibilidad para esta Legislatura de que verifiquen todo lo hecho en el Ministerio y con la Policía para que se queden tranquilos", agregó.

Uno de los más duros fue Aníbal Ibarra, quien endilgó al gobierno porteño el hecho de que "nunca tienen algo que ver y ahora son los responsables porque tienen que organizar la Policía Metropolitana. Ustedes designaron a Palacios y Chamorro, y no pueden explicar cómo ingreso Ciro James ni tampoco una sola tarea de las que hizo".

"No lo quiero pensar, pero todos los datos me llevan a creer que no quieren investigar y adoptan un silencio de conveniencia", disparó el ex jefe de Gobierno.

El ministro macrista aclaró que, pese a la tormenta, los primeros efectivos de la Policía Metropolitana estarán en la calle el 15 de diciembre. "La fuerza saldrá cuando esté lista, en el momento que esté operativa y completa, que seguramente será el 15 de diciembre", señaló, para asegurar más adelante que no se arrepiente "ni un día de la decisión de asumir como ministro de Seguridad porteño".