Fuente: Infobae

Daniel Scioli solicitó ayer al jefe de Gobierno poner la lupa en la venta de repuestos usados para aunar los esfuerzos y erradicar los desarmaderos. Sorpresivamente, la propuesta recibió críticas por parte del oficialismo porteño


"Estamos planteando con toda claridad que es muy importante que las autoridades de la ciudad de Buenos Aires fiscalicen en las calles la venta de repuestos usados, conocidos por todos, porque muchas veces los ladrones de autos ven que no tienen la posibilidad de comercializar los repuestos porque uno no se lo compra, esto es desalentarlo", expresó el gobernador Daniel Scioli.

A priori, el llamado de Scioli sería bien recibido por los funcionarios de la Ciudad, más allá de las diferencias políticas. Sin embargo, llamativamente aparecieron voces contrarias. Es el caso del diputado porteño Cristian Ritondo.

"Ya es hora de que deje de malgastar su tiempo opinando de lo que hace el gobierno de Macri y se dedique a gobernar la Provincia", señaló. Y agregó: "Con los graves problemas de inseguridad y pobreza que tiene Buenos Aires, el gobernador tendría que estar ocupado en la seriedad y la gravedad de los conflictos que tiene, como para ocuparse y responsabilizar de todo al gobierno de la Ciudad", afirmó Ritondo.

Al respecto, la legisladora de Identidad Porteña, Silvia La Ruffa, se mostró consternada por la reacción de Ritondo, en un tema tan delicado como el robo y venta de autopartes.

"Es increíble que los diputados del PRO, que reclaman diálogo y políticas consensuadas, se quejen cuando el gobernador propone
coordinar esfuerzos para reducir el delito en el área metropolitana", manifestó en relación a las declaraciones de Ritondo.

"Las problemáticas del delito y la violencia no conocen límites geográficos y aunque la Ciudad y la Provincia tengan gobiernos autónomos, lo sano es aunar esfuerzos y dejar cálculos electorales de lado", agregó la presidenta de la comisión de Seguridad de la Legislatura porteña.

En la Provincia, mientras tanto, el proyecto que impulsa Scioli se discutirá en las próximas semanas en el Parlamento local, contemplando un fuerte aumento de los controles sobre los desarmaderos y la venta de respuestos usados.

"No estamos diciendo de volver a situaciones que generaron más problemas que soluciones, estamos rescatando como hacemos en cada caso, iniciativas superadoras para darle un nuevo encuadramiento a los tipos de delitos que estamos enfrentando a diario. Evidentemente estamos ante características de bandas muy organizadas a veces dispuestas a todo, a veces movilizadas por la droga", explicó Scioli cuando daba a conocer la iniciativa.