Fuente: Clarín

La jueza Elsa Parrilli presentó ayer su descargo ante la comisión de Acusación del Consejo de la Magistratura, que el martes próximo se manifestaría a favor de iniciarle un juicio político.

Tal como hizo en su primera presentación ante el organismo, apeló a supuestos problemas personales y de salud para intentar justificar el escándalo del 15 de septiembre, cuando amenazó, agredió y discriminó a dos agentes de tránsito.

En la presentación, de unas quince carillas, la jueza adjudicó su estado anímico del aquel día a su salud y problemas de su hija. Según confió una fuente que accedió al expediente, aseguró que cuando le secuestraron el auto estaba haciendo un trámite en su obra social. La versión difiere de lo que les dijo a las dos chicas cuando fue a la playa de tránsito. "Estoy en medio de un procedimiento, no me puede sacar el auto", había disparado.

Parrilli también le pidió perdón a sus colegas, repitió que está "avergonzada" por el episodio y que quiere disculparse de las dos chicas personalmente. Por último, ofreció a dos nuevos testigos para que declaren ante el Consejo. Con todo, el próximo martes, la comisión de Acusación firmaría el dictamen solicitando el juicio político en su contra (tiene plazo hasta el miércoles). Luego, el tema pasaría al plenario y finalmente al Jurado de Enjuiciamiento, integrado por nueve miembros (tres jueces, tres legisladores y tres abogados).

Los tres legisladores deberán sortearse de la lista de 8 designada ayer en la Legislatura de la Ciudad: son Jorge Garayalde, Martín Borrelli (PRO), Raúl Puy (Diálogo por Buenos Aires), Juan Manuel Olmos (Peronista), Silvia La Ruffa (Identidad Porteña), Ivana Centanaro (Juventud Yrigoyenista), Gonzalo Ruanova (Espacio Plural) y Diana Maffia (CC).