Fuente: La Nación

El ministro de Seguridad porteño aseguró que el espía Ciro James "estaba iniciando los trámites" para sumarse a la nueva fuerza y que había evitado mencionar que trabajaba para la Federal; legisladores impulsan una interpelación

El ministro de Seguridad porteño, Guillermo Montenegro, admitió hoy que el ex agente de la Policía Federal Ciro James, investigado por escuchas ilegales a dirigentes sociales y empresarios, evitó mencionar que fue miembro de esa fuerza ligado a tareas de inteligencia cuando entró a trabajar en el Ministerio de Educación de la ciudad.

Y denunció que "hay una serie de intereses políticos o económicos que están intentando evitar que la Policía Metropolitana salga a la calle".

James estaba a punto de ingresar a la nueva Policía Metropolitana. Por eso, a raíz de su detención, Montenegro quedó en medio de una fuerte polémica.

"Vamos a acompañar la investigación porque no tenemos nada que ocultar", dijo hoy el ministro. "Ciro James no formó parte de la Policía Metropolitana porque estaba contratado en el Ministerio de Educación de la Ciudad", explicó.

La semana pasada, el ministro de Educación porteño, Mariano Narodowski, reconoció ante la Justicia que James fue empleado suyo hasta hace 15 días.

La Justicia. La investigación judicial, que mantiene detenidos a un alto jefe policial misionero, a un agente de inteligencia de esa provincia y a James, todos acusados de realizar escuchas telefónicas a uno de los familiares de las víctimas de la AMIA, Sergio Burstein, y al empresario Carlos Avila, está a cargo del juez federal Norberto Oyarbide.

Oyarbide ordenó la detención de James y varios allanamientos en dependencias del gobierno que conduce Mauricio Macri.

Llamados. En una conferencia de prensa, Montenegro admitió hoy la existencia de llamados entre el jefe de la Policía Metropolitana, Osvaldo Chamorro, y James; y atribuyó esos llamados a "comunicaciones normales de alguien que quiere ingresar a la policía".

"Recién hoy me desayuno de las escuchas y de que existe la posibilidad de que Ciro James haya podido estar dentro del ministerio sin estar trabajando", sostuvo.

En este contexto, dijo que "en ningún momento" pensó en renunciar y adujo que cuenta "con el apoyo total del gobierno". Agregó: "No tengo ningún motivo para renunciar, todo lo contrario".

Interpelación. Horas antes, legisladores de la oposición porteña habían convocado para mañana a una sesión especial para promover la interpelación de Narodowski y Montenegro a propósito de la causa que investiga la Justicia por escuchas telefónicas hechas por un contratado del Gobierno a un familiar de víctimas de AMIA.

"Consideramos que es altamente grave la situación institucional que está transcurriendo en el gobierno de la Ciudad", aseguró la legisladora Silvia La Ruffa durante una conferencia de prensa que dio la oposición en la Legislatura.

En ese marco, convocaron para mañana a las 15 a una sesión especial, para la cual requieren de 31 diputados presentes, con el propósito de aprobar el llamado de interpelación a los dos ministros.

En tanto, Aníbal Ibarra precisó que el juez Oyarbide detectó "25 llamadas" desde el celular de James al ex jefe de Policía Metropolitana Jorge "Fino" Palacios y al actual, Osvaldo Chamorro, que fueron hechas "desde el edificio del Ministerio de Seguridad", lo que, a su entender, demuestra el vínculo del detenido con la cartera de Montenegro, según consignó la agencia oficial Télam .

El legislador kirchnerista Juan Cabandié afirmó que estudia presentar ante la Justicia un amparo con el propósito de impedir la salida a la calle de los agentes de la Policía Metropolitana, la fuerza de seguridad propia de la Ciudad impulsada por el gobierno porteño.