Fuente: La Nación

La fecha se aprobó esta noche en una sesión especial en la Legislatura porteña

La Legislatura porteña aprobó anoche con los votos mayoritarios del PRO y algunos aliados políticos las elecciones en las comunas de la ciudad para el 5 de junio de 2011 y dispuso que las autoridades asuman en sus cargos el 10 de diciembre siguiente.

La realización de las elecciones fue aprobada en general por 52 votos y una abstención, mientras la fecha de comicios logró un total de 36 votos, y la asunción de autoridades comunales en forma conjunta con las nacionales y locales cosechó 47 apoyos.

La sesión especial, convocada tras un dictamen judicial, se inició poco después de las 19.40 y llegó a la votación minutos antes de la medianoche.

El debate se produjo luego de una serie de intensas negociaciones entre los diferentes sectores que pugnaron por imponer la fecha de los comicios, que según la Constitución porteña debían realizarse hace ocho años.

El macrismo pretendía que las elecciones se hicieran en el 2011, mientras que la oposición prefería el 2010 para no opacar el debate de temas netamente barriales.

Si bien el oficialismo logró que los comicios se realicen en 2011, no consiguió consenso para postergar la definición de la fecha hasta ese año. En consecuencia, debió sumarse al proyecto de los bloques Peronista, Juventud Yrigoyenista e Identidad Porteña, que impulsaban la fecha del 5 de junio de 2011 para concretar las elecciones.

El bloque macrista del PRO promovió que las elecciones se concretaran en 2011 bajo los argumentos de que en la Ciudad "no existe" una "estructura adecuada" para su organización y que la sociedad "no puede ser convocada" a un acto electoral "permanentemente".

Debate. Oscar Moscariello, presidente del bloque oficial, consideró durante la sesión que las elecciones deben tener "las garantías institucionales" adecuadas, y opinó que las primeras elecciones de comunas debe significar "un paso consistente" para mejorar la "calidad de representación democrática".

El oficialismo "tuvo la ayuda de buenos amigos, de aquellos que se dicen oposición y que son cómplices políticos", expresó Patricia Walsh, por su parte, (Nueva Izquierda) durante su alocución en el debate.

La legisladora aseguró que el jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, "no quiere ni le interesa" las comunas, sino que llegó a la designación de la fecha de comicios "por obligación judicial", tras un fallo dictado tiempo atrás por la jueza María Servini de Cubría.

En tanto, Silvia La Ruffa (Identidad Porteña) reconoció que "la propuesta ideal" para efectuar los comicios era "2010", pero impulsó el 5 de junio de 2011 "por ser una fecha que no está vinculada con ninguna otra elección del calendario" y "satisface el criterio de la mayoría" de los diputados.

Vecinos y representantes de asociaciones barriales que asistieron al debate abucheaban a los legisladores que abogaron por la definición del año 2011 como el elegido para los comicios. En tanto, las puertas de la Legislatura y la Jefatura de Gobierno porteña fueron cerradas para evitar conflictos, dado que en el exterior de esos edificios se desarrollaban protestas de asociaciones vecinales y ONG.

Por otro lado, el diputado nacional por el Partido Socialista, Roy Cortina, principal impulsor de la Ley de Comunas, subrayó que "al fijar una fecha para el 2011, Macri continúa dilatando la puesta en marcha de las Comunas y gana tiempo para inventar excusas y no cumplir con la Constitución de la Ciudad".

La designación del día para concretar los comicios necesitaba el respaldo de 40 votos en el recinto.

Antecedentes. Según la Constitución de la Ciudad, las comunas porteñas debían estar en funciones el 1 de octubre de 2001.

La Carta Magna, en su cláusula transitoria 17, preveía "la primera elección de los miembros" en "un plazo no inferior a cuatro años ni superior a cinco años, contados desde la sanción" de la Constitución, que fue el 1 de octubre de 1996.

Las 15 Comunas fueron planteadas, juntamente con la Carta Magna local, como unidades administrativas independientes tendientes a un esquema de gestión descentralizado y con participación ciudadana.

Agencias Télam y DyN