Fuente: El Patagónico

Legisladores de la oposición porteña convocaron para mañana a una sesión especial para promover la interpelación del ministro de Seguridad local, Guillermo Montenegro y de Educación, Mario Narodowski, a propósito de la causa que investiga la Justicia por escuchas telefónicas hechas por un contratado del Gobierno a un familiar de víctimas de AMIA.

"Consideramos que es altamente grave la situación institucional que está transcurriendo el gobierno de la Ciudad", aseguró la legisladora Silvia La Ruffa durante una conferencia de prensa que ofreció la oposición en la Legislatura.

En ese marco, fijaron para las 15 la convocatoria para una sesión especial, para la cual requieren de 31 diputados presentes, con el propósito de aprobar el llamado de interpelación a los dos ministros envueltos en el escándalo por las escuchas telefónicas a Sergio Burstein.

En esa causa, el juez federal Norberto Oyarbide ordenó la detención de Ciro James, contratado por el Gobierno de la Ciudad, y varios allanamientos en dependencias del Gobierno que conduce Mauricio Macri.

"Vemos con gran preocupación que el Gobierno está salpicado por espionaje ilegal que afecta a un opositor de la gestión de Macri", aseguró por su parte, el legislador Aníbal Ibarra, quien agregó que "mientras esto sucede, el jefe de Gobierno guarda silencio y el ministro Montenegro sigue negando a este espía".

En ese sentido, precisó que el juez Oyarbide detectó "25 llamadas" desde el celular de James al ex jefe de Policía Metropolitana Jorge "Fino" Palacios y al actual, Osvaldo Chamorro que fueron hechas "desde el edificio del Ministerio de Seguridad", lo que, a su entender, demuestra el vínculo del detenido con la cartera de Montenegro.

La legisladora Patricia Walsh instó, en tanto, a los bloques de la oposición a concurrir a la sesión especial de mañana "para lograr la interpelación de estos dos ministros que van venir a decir lo que ya sabemos: que el Ministerio trabaja para la inseguridad de los porteños".

Liliana Parada, del bloque Igualdad Social, consideró que Macri "no escatima en erogaciones a la hora de compensar trabajos que rayan en lo delictivo, como el espionaje y los grupos de tareas". (Télam).-