Fuente: ADN Ciudad

escrito por Alejandra Lazo

La oposición siempre es crítica pero se nota que el ministro de Hacienda Néstor Grindetti es uno de los pocos funcionarios macristas que goza de crédito suficiente como para superar sin problemas una vista a la Legislatura. Igualmente, hubo cuestionamientos y también defensas.
--------------------------------------------------------------------------------

Luego de la extensa exposición del ministro de Hacienda Néstor Grindetti al dar comienzo a la ronda de visitas en el marco de la discusión del proyecto de Presupuesto 2010 (ver nota), llegó el momento de las preguntas y también de las repercusiones.

El primero en consultar al funcionario fue el diputado Alejandro Rabinovich (Autonomía con Igualdad), quien preguntó si hubo que sacrificar gasto de Capital para poder solventar gastos corrientes.

Luego el diputado Aníbal Ibarra (Diálogo por Buenos Aires) consultó al ministro acerca de la ausencia de partidas destinadas al aumento salarial de empleados públicos, le preguntó en cuánto calculan la deuda flotante (deuda con proveedores) para el cierre de este ejercicio y se mostró sorprendido de que “el PRO critique la estimación inflacionaria nacional del 6,1 y que ubiquen la local en un 6,5%”.

En tanto, el diputado Martín Hourest (Igualdad Social) centró sus argumentos críticos en que según sus cálculos “en realidad las áreas correspondientes a los servicios sociales sufren una caída del 1,3% en términos constantes”; además consideró que durante el 2009 se produjo una desinversión en obras y cuestionó también que no hayan sido incluidas partidas para el aumento de los empleados estatales.

Los diputados Sergio Abrevaya (CC), Julián D'Ángelo (socialista) y Facundo Di Filippo (CC), al igual a los legisladores que los antecedieron en el uso de la palabra, subrayaron la necesidad de que los diputados tengan ágil acceso al Sistema de Información de la Ejecución Presupuestaria (SIGAP ) y que este esté actualizado. Di Filippo además manifestó su oposición a que el presupuesto para el área de Vivienda sufra una baja del 36 % en relación al del 2009.

La diputada Silvia La Ruffa (Identidad Porteña) le pidió al ministro que “sea más modesto en las críticas al Gobierno nacional (en relación a las referencias a la autorización para obtener endeudamiento) y también en los autoelogios” y se mostró contraria a apoyar una ley para que la ciudad logre endeudamiento sin aval nacional y tampoco en “que la Ciudad salga del régimen de Responsabilidad Fiscal”.

El ministro les respondió a los diputados sosteniendo que “no hay partida para aumento de salarios para empleados estatales porque no dan los números y que se buscarán ahorros y mejorar los ingresos y que en ese caso se podrá pensar en distribuir entre los trabajadores”. En relación a la deuda flotante dijo que cerrará en un porcentaje similar al del año pasado. A los requerimientos por el SIGAP adelantó la voluntad de solucionarlo y atribuyó los problemas a “fallas de conectividad”.

En relación a la postura de Hourest respecto a la disminución del gasto en áreas sociales aseguró el funcionario que “depende del índice que se tome” y concluyó que para el Gobierno porteño sí se prevé un aumento en los fondos destinados a tal fin. En relación a los fondos destinados a Vivienda sostuvo que “este es un presupuesto austero y que sería bueno que le arrimaran ideas al Gobierno para poder destinar más partidas a esa área y que una posible solución sería vender todos los terrenos comprados por el IVC en forma anárquica hasta el momento”.

Por su parte, el diputado del Bloque Espacio Plural, Gonzalo Ruanova, sostuvo: “Macri remitió a consideración de la Legislatura un proyecto que sigue siendo deficitario, sin aumentos salariales, con una baja significativa del nivel de inversión en obras de infraestructura de áreas como educación, salud, viviendas, y en la prolongación de los subtes, sin tener previsto inaugurar ninguna estación para todo el año 2010”.

Para finalizar, Ruanova agregó que “de los casi 17.500 millones de lo presupuestado para el año 2010, se destinarán sólo 2400 millones de pesos a gastos de capital (mil menos que en el 2009, pese a la inflación), de los cuales se van a gastar casi 500 millones para espacio público (como asfalto, veredas y espacios verdes), y tan sólo 400 sumando lo asignado a salud y a educación”.

Por su parte, el presidente del PRO, Oscar Moscariello, dijo: “En una clara y detallada exposición del ministro Grindetti se explicó que la Ciudad tiene un presupuesto con un bajo nivel de endeudamiento y de gastos equilibrados”.

A lo que agregó: “Queremos proteger las áreas más sensibles de la Ciudad y por eso se ha focalizado en aquellas que se vinculan con la salud, educación y la asistencia social, abarcando éstas casi un 67% de lo presupuestado. Ya que hemos percibido un importante incremento de la demanda en los aspectos sociales producto de la crisis que viene sufriendo el país”.

“Con el presupuesto enviado se entiende claramente que la prioridad del gobierno de Mauricio Macri ha sido privilegiar las áreas sociales, pero también es cierto que se ve limitado ya que solo cuenta con un excedente de 350 millones de pesos para aplicar a inversión de una deuda social de casi 60.000 millones”, finalizó Moscariello.