Fuente: Infobae

Legisladores porteños coincidieron en C5N en la "responsabilidad compartida entre el Gobierno y los ciudadanos" para terminar con la problemática. El padre de Martín Castellucci, asesinado por patovicas, opinó que "modificar sólo el horario no es la solución"


La golpiza que pudo verse en televisión de un joven en La Plata, a la salida de un after hour este fin de semana, y la reciente liberación de su agresor tras la aplicación de la nueva carátula de la causa como "lesiones leves", son dos caras de la misma moneda.

En medio de la polémica acerca de la modificación del horario de los boliches como medida para prevenir los hechos de violencia y disminuir el consumo de alcohol o drogas por parte de la juventud, Oscar Castellucci, papá de Martín, asesinado por patovicas en el boliche La Casona de Lanús, y los legisladores porteños Silvia La Ruffa, Pablo Failde y Marcelo Meiss debatieron al respecto en C5N.

Castellucci consideró que "hay muchos actores en esta problemática, no sólo los que se ven". Para él, "acá hay responsabilidad compartida entre el Estado y los ciudadanos" y es "una vergüenza que esto (el incidente de La Plata) sea considerado como lesiones leves".

"Para el juez las patadas en la cabeza no tienen intención de matar", dijo, antes de asegurar que "modificar el horario -si no se modifican las condiciones del conjunto- implica que en vez de consumir drogas en un boliche lo van a hacer en una casa".

El hombre opinó que "una sola medida no responde" y aseguró que "a este desgobierno se llega porque hubo instancias estatales que lo permitieron".

Por su parte, Silvia La Ruffa, legisladora porteña del nuevo bloque Identidad Porteña, dijo que "las políticas tienen que ser integrales; en materia de violencia hay que ir un paso antes de que estas conductas se den".

"Respecto a la nocturnidad el Estado tiene que controlar, esto se debe a una falta total de presencia", remarcó, al tiempo que destacó que, además, "hay que trabajar para que esta violencia deje de ser legitimada por los pares y lograr terminar con la idea de que el 'jefe' es el que pega más".

Para ella también, al igual que para sus pares Failde y Meiss, "el horario es secundario".

Pablo Failde, legislador de Identidad Porteña, dijo que hay que trabajar "cómo empezar a dar batalla a esta cultura de la violencia, que tiene que ver con ausencia de valores".

"Hay ausencia de la escuela interactuando con los padres y del Estado", opinó y agregó: "Hay que garantizar que la noche sea segura y esta demanda se logra trabajando a largo plazo".

"Se podría analizar el límite de horario, pero no es el elemento central", aseguró.

En tanto, Marcelo Meiss, legislador porteño de Acuerdo Cívico y Social, responsabilizó al Estado por la "falta de controles, que hace que se produzcan desbordes".

"Tiene que haber un Estado que se haga cargo", subrayó, al tiempo que sostuvo que "si en el desarrollo de cada uno de estos eventos hay presencia del Estado se evita el descontrol".

Y finalizó: "Creo que tiene que haber un límite de horarios, pero es esencial el control en el lugar".