Fuente: Agencia Nova

Por Armando Rodríguez Rocha

Los legisladores porteños repudiaron la decisión del Jefe de Gobierno Porteño Mauricio Macri de designar a Jorge “Fino” Palacios al frente de la Policía Metropolitana.

“Fino” Palacios está acusado por incumplimiento de los deberes de funcionarios público en el caso AMIA y de encubrimiento en el crimen de Axel Blumberg. Además, había sido echado por el entonces presidente Néstor Kirchner como jefe de la Policía Federal por varias irregularidades cuando ocupaba la titularidad de la fuerza.

En referencia a las declaraciones de repudio por esta designación, la diputada del Frente para la Victoria, Silvia La Ruffa declaró que “Macri no tiene vergüenza” por esta designación.

También, La Ruffa había anticipado esta situación en el debate sobre la Ley de Seguridad Pública y manifestó que “Macri se hacía el distraído”. Luego, fustigó contra el Jefe de Gobierno Porteño que “ahora aprovecha que la opinión pública está preocupada con las consecuencias de la gripe N1H1 y hace esta polémica designación”.

Además, la legisladora del Frente para la Victoria señaló que “Macri está obnubilado por la elección en la Provincia de Buenos Aires y no leyó que perdió 15% de los votos que lo acompañaron en la primera vuelta, los vecinos de la Ciudad no le dieron un cheque en blanco”. Y enfatizó que “vamos a hacer todo lo posible para evitar que este señor sea el primer Jefe de Policía de la Ciudad”.

Por su parte, el integrante de la Comisión de Seguridad del parlamento porteño, el diputado Gonzalo Ruanova resaltó que “la política de seguridad del gobierno de Mauricio Macri sufre de improvisación en la gestión; muestra la pelea entre facciones por el poder en la futura Policía, y se basa en un análisis erróneo del problema, lo que llevará al fracaso a la nueva fuerza policial”.

Ruanova añadió que “el controvertido nombramiento, a días de los comicios, del ex comisario federal Jorge "Fino" Palacios está acorde con el destino que el gobierno porteño busca darle a la nueva policía; tal como lo reafirma el ministro de Seguridad Montenegro, cuando expresa que `los 750 nuevos policías que vigilarán la Ciudad de Buenos Aires hacia fin de año trabajarán en lo que refiere al tránsito en zonas complejas como asentamientos o villas precarias, y además serán auxiliares de la justicia en cuestiones como desalojos”.

Y consideró que “hasta ahora fue difícil observar propuestas del macrismo que no fueran más allá del plano represivo en materia de seguridad ciudadana, y sólo se pudo discutir sobre proyectos de una "mala fotocopia" una fracasada fuerza policial, sin planificación previa”.

Finalmente, el legislador socialista Raúl Puy aseguró que “con la designación de Palacios al frente de la Policía Metropolitana, Macri deja la seguridad de la Ciudad en manos de un imputado por encubrimiento”. Y sentenció que “este es el peor comienzo que podía tener la nueva Policía que debe brindar seguridad tranquilidad a todos los porteños”. (www.agencianova.com)