Fuente: Ciudad1

El macrismo buscará aprobar en la sesión de este jueves el denominado "botón antipánico", un proyecto del diputado Martín Borrelli, a través del cual se intenta incorporar una nueva herramienta en la política de seguridad que promueve el Ejecutivo porteño.

La iniciativa es simple. Se colocarían pulsadores en varias decenas de semáforos en los lugares donde ya existen cámaras monitoreadas por el Gobierno de la Ciudad. Así, en caso que un transeúnte viera algún suceso extraño o un ataque a un tercero tendría la posibilidad de oprimir el dispositivo para dar aviso al Control Central.

En ese momento, se habilitaría el audio de esa cámara para dar cuenta de lo que está sucediendo y avisar a la fuerza policial.

El ministerio de Seguridad y Justicia de la Ciudad, a cargo de Guillermo Montenegro, puso en funcionamiento días atrás el Centro de Monitoreo Urbano con 170 cámaras "en distintas zonas estratégicas".

La ex vicejefa de la Ciudad, Gabriela Michetti, adelantó que a fin de año el Gobierno intentará llevar a 300 las cámaras que vigilen el espacio público.

Desde la oposición, la diputada Silvia La Ruffa consideró que se trata de un recurso más en términos de "disuasión policial". Sin embargo, cree que el "botón antipánico" no ataca el foco principal de la inseguridad.

"No va a la prevención del delito, que debe reducir las condiciones estructurales que promueve la criminalidad", explicó la legisladora en diálogo con Ciudad1.

Hoy, entonces, el oficialismo intentará aprobar el proyecto que lleva la firma de Borrelli. Antes se tratará la creación del Consejo de Gestión del Parque de la Memoria y del Monumento a las víctimas del terrorismo de Estado, la prórroga del traslado del Mercado de Hacienda y la denominada Ley de Publicidad.