Fuente: ADN Ciudad

escrito por Alejandra Lazo

La diputada kirchnerista Silvia La Ruffa presentó el informe de gestión que refleja el trabajo realizado en sus cincos años de labor legislativa. Además de muchísimos elogios de sus colegas, La Ruffa recibió la presencia especial de Alberto Fernández, quien no evitó hablar de Kirchner.

Si bien su mandato termina el 10 de diciembre próximo, la diputada Silvia La Ruffa ya comenzó a despedirse de la banca que ocupó durante más de cinco años. Este miércoles por la tarde llevó a cabo, a pocas cuadras de la Legislatura porteña, la presentación de su informe de gestión.

A su lado, además de sus colaboradores y de su inseparable marido Fabián Blanco, estuvieron los diputados porteños Diego Kravetz, Pablo Failde y Alicia Bello, los ex legisladores Claudio Ferreño, Rubén Devoto y Ana María Suppa; la auditora General de la Ciudad, Sandra Bergenfeld; y el consejero de la Magistratura, Julio De Giovanni, entre otros.

A pocos minutos de que empezaran los discursos llegó el invitado especial: el ex jefe de Gabinete de la Nación, Alberto Fernández, quien arribó al lugar acompañado por el diputado porteño Christian Asinelli.

Luego de un video donde se resaltaban aspectos del trabajo legislativo de La Ruffa con la leyenda “Cinco años trabajando por una ciudad más segura, más justa, más participativa”, la legisladora del Frente para la Victoria -que presentó más de 600 proyectos- aseguró que “ni el 10 % de esto se podría haber logrado” si ella no hubiera sido parte de un proyecto político “identificado con el Gobierno nacional”.

Asimismo, agradeció la colaboración de su equipo de trabajo y nombró en especial a la secretaria Parlamentaria del bloque K, Alejandra Fernández Scarano; y al presidente del espacio, Diego Kravetz. También tuvo palabras muy elogiosas para con sus ex y actuales compañeros de bancadas.

Antes de terminar su discurso, y esperando que “el balance llegue a los ciudadanos”, expresó: “Porque este proyecto tiene liderazgo, agradezco la presencia de alguien por el cual tengo una gran admiración política y un enorme respeto intelectual, Alberto Fernández”.

A continuación, Kravetz lamentó que “Silvia se esté yendo” y añadió: “Todo este tiempo hubo la fama de que ella trabajaba y yo rosqueaba, fama absolutamente cierta. Pero más allá de eso, hay que reconocer que Silvia además de hacer política, ha sido una trabajadora incansable para contribuir a mejorar todos los proyectos, incluso los que hemos votado en contra”.

Luego llegó el turno de Alberto Fernández. El Presidente del PJ porteño afirmó que “la política es muy linda y muy importante pero lo más importante es llenar de ideología a la política. Después de todo lo que nos pasó, me preocupa mucho que no sea la convicción lo que mueva nuestra acción política. Como le gustaba decir a Kirchner, somos ciudadanos comunes con responsabilidades especiales”.

A lo que añadió: “Silvia fue una gran legisladora, pero no me gusta hablar de ella en pasado porque considero que es una promesa de alguien que puede llegar a ser un gran político”.

Asimismo, Fernández señaló: “Estamos en un momento donde el barco se mueve mucho y los capitanes están medio a la deriva, por eso es importante no quedarse en la coyuntura. Uno no se hizo peronista en su momento por la coyuntura”.

Como broche de su alocución, el ex Jefe de Gabinete de la Nación contó una anécdota. “Cuando sucedió lo del scoring yo estaba en contra y además me tiraban abajo la puerta los sindicatos quejándose del sistema -que parece que tiene como principal víctima a Martín Lousteau, porque siempre lo agarran-. Yo lo llamaba a Diego (Kravetz) y me decía que era bueno, que no me preocupara. Incluso Kirchner llegó a hablarme por ese tema y le dije algo de lo que estaba convencido y era de que una legisladora muy seria, muy capaz, estaba en el tema”.

Ninguno de los oradores obvió que Silvia La Ruffa llegó a la Legislatura de la mano de otro proyecto político pero sí omitieron decir que ese espacio estaba encabezado por Patricia Bullrich. Igualmente, cabe destacar que mientras muchos prefieren bajarse del barco kirchnerista, La Ruffa reivindicó su pertenencia al proyecto nacional.

Considerando que se avecinan elecciones y que ella no puede reelegir como diputada porteña, tal vez sea una buena forma de decir que está libre para trabajar como candidata para la Cámara de Diputados. Además, lamentablemente en la política argentina mujeres siempre faltan.