Fuente: Página 12

LAS FUERZAS DE LA OPOSICION CUESTIONARON EL DISCURSO DE MACRI

Los dirigentes opositores criticaron el carácter municipal de las palabras del jefe de Gobierno y la ausencia de propuestas concretas para enfrentar la crisis económica y el conflicto con los docentes.

Por Werner Pertot

Pocos minutos después de que Mauricio Macri terminase su discurso, le llovieron críticas de la oposición porteña. “Venía a escuchar su discurso. Supongo que empezará de un momento a otro”, ironizó el ex jefe de gobierno, Jorge Telerman. “La victimización le salió bien”, aportó el legislador de Diálogo por Buenos Aires, Aníbal Ibarra. La mayoría cuestionó la municipalización del discurso y la falta de respuestas ante la crisis y ante el conflicto docente. Una crítica en esa dirección llegó unas horas más tarde, en el discurso de Cristina Fernández de Kirchner. “No es justo que alguna dirigencia diga que no se puede pagar más”, afirmó la Presidenta, en alusión al conflicto docente porteño.

“Aparte de que trató a los docentes de extorsionadores, fue un discurso sin definiciones importantes. No habló de las comunas, ni de si las elecciones serán o no unificadas y tiró datos irreales sobre la pavimentación. Además, se apropia de obras que desconocía, como la del Arroyo Maldonado. Yo conseguí el financiamiento para esa obra y, cuando asumió, Macri lo volvió a pedir porque ni sabía que existía”, contó Ibarra. “Es un Macri auténtico: le echa la culpa de todo lo que no hace al gobierno nacional y a la crisis”, estimó.

“La rendición de cuentas se aparta de la realidad. Además hizo una puesta en escena con una barra que le aplaudió cada punto y en algunos casos hasta cada coma. Se aplaude que se hayan perdido 13 días de clase. Es una cultura que nos hizo mucho daño”, cuestionó el jefe del bloque de la Coalición Cívica, Enrique Olivera. “Que no pueda contarnos su visión de la ciudad habla de una superficialidad muy grande”, sostuvo Telerman. “Habla de educación y de salud con un paro docente y los hospitales sin insumos”, graficó. “Me parece que hubo un error semántico: Macri dijo que iban a seguir urbanizando villas. ¿Qué villa urbanizó?”, se preguntó el legislador kirchnerista Juan Cabandié. “Se preocupa por el 20 por ciento de ausentismo de los empleados públicos y al lado tiene sentada a una vicejefa que tuvo el 97 por ciento de ausentismo a las sesiones. El mismo se ausentó por 35 días de vacaciones”, recordó Cabandié.

“Macri habló de los mismos números de los que hablaba hace un año. Pero hubo un retroceso en salud y educación: la ciudad está parada por el conflicto docente y a los funcionarios les paga un bono de 18 mil pesos”, criticó el socialista Roy Cortina.

“Fue un tanto vacío su discurso. Esperaba alguna idea sobre la crisis y me encontré con un jefe de gobierno que me habla de dar inglés en escuelas en las que no empiezan las clases y que plantea un bono cuando se está estatizando el Citibank”, consideró el jefe del bloque K, Diego Kravetz. “Tuvo un discurso errático en el que no dejó en claro qué va a ser lo que ajuste por la crisis”, alertó el legislador de la CC Sergio Abrevaya.

“Tiene el mismo programa que (el intendente de la dictadura, Osvaldo) Cacciatore: en un momento en el que hay crisis y la gente la pasa mal, piensa sólo en la obra pública y en darles de comer a sus amigos de la construcción”, objetó el diputado de la CC, Facundo Di Filippo. Para el legislador de la CTA, Martín Hourest, “al jefe de gobierno lo agarraron los reductores de cabezas: en un contexto de crisis internacional, nos dejó una guía de tránsito. Es el discurso de un intendente del PJ del conurbano. Quiere solucionar la crisis con la triple B: bacheo, barrido y bombita”.

“Fue un discurso lleno de títulos que no reflejan las prioridades de un gobierno, ni una evaluación real de las necesidades de la ciudad para el año”, afirmó la legisladora kirchnerista Silvia La Ruffa. “Hubiéramos esperado otro video como el que nos pasó el año pasado en el inicio de sesiones, pero en el que mostrara en lugar de las cosas malas de la ciudad, cómo las resolvió”, lo chicaneó el ibarrista Eduardo Epsztein, quien le encontró una virtud a la exposición de Macri: “Lo mejor que tuvo su discurso es que fue corto. Lo malo, si breve... mejora”.