Fuente: Parlamentario

El acto fue realizado en la Legislatura Porteña, como cada año, con el fin de premiar a los legisladores más laboriosos, en el marco de la encuesta anual realizada por Semanario Parlamentario. Cristian Ritondo recibió la distinción principal.


La Legislatura porteña fue sede de la entrega de Premios Parlamentario 2008. El diputado del PRO Cristian Ritondo recibió el premio principal por ser considerado el legislador más laborioso del año.

El acto de entrega de premios se realizó en el Salón Dorado, donde además de Ritondo recibieron distinciones los legisladores surgidos de la encuesta anual realizada por Semanario Parlamentario, entre diputados, asesores y periodistas de todos los medios acreditados en la Legislatura.

El segundo premio fue otorgado al diputado Oscar Moscariello (PRO). También fueron reconocidos los diputados Silvia La Ruffa (Frente para la Victoria), Diana Maffía (Coalición Cívica), Verónica Gómez (bloque Socialista), Diego Santilli (PRO) y Juan Manuel Olmos (Frente para la Victoria).

Además recibieron premios los legisladores Patricia Walsh (Nueva Izquierda) y Sebastián Gramajo (Frente para la Victoria).

Al llegar el momento del premio principal, una lluvia de papelitos cayó sobre el emblemático salón, por parte de la gran cantidad de público que desbordó el lugar. El premio fue para el diputado del PRO Cristian Ritondo, quien expresó su agradecimiento a sus colaboradores, “a mi mujer, mis chicos, mi mamá… a mi viejo…”, dijo mirando al cielo y quebrándose, lo que despertó un nuevo y sentido aplauso.

El legislador porteño recordó que, como su colega Patricia Walsh -también premiada-, ambos habían pasado por el Congreso de la Nación como diputados y comparó las experiencias del Congreso con la de la Legislatura porteña. “Este es un Parlamento más humano, mucho más cercano a la sociedad”, señaló Ritondo a la hora de las comparaciones, resaltando además que “uno no deja de aprender”.

El diputado resaltó la tarea del jefe de su bloque, Oscar Moscariello, y destacó que "el hecho que la mayoría de los premiados sean de la Coalición Cívica y del PRO es muestra que tuvimos que trabajar bastante para poder lograr nuestros objetivos y luchar con la oposición".

"Queremos hablar de política con mayúscula, queremos que los opositores abandones las trincheras y las denuncias permanentes y que se acomoden al mundo real", dijo en otro pasaje, a lo que agregó: "Ojalá todos juntos podamos avanzar en soluciones imaginativas para los porteños".

"Necesitamos propuestas que den soluciones y esperanza para mirar al futuro, no estar siempre en ese mensaje de la confrontación y el conflicto", agregó Ritondo, quien destacó el papel colaborador de muchos, resaltando sobre todo al personal de la Comisión de obras y servicios públicos, y muy especialmente a su amigo y también diputado porteño Daniel Amoroso, su amigo.

A propósito de su compañero de ruta, habló en plural: “No nos olvidamos de donde vivimos. Los dos sabemos de donde venimos, nos hacemos cargo de los errores del peronismo y al que no vamos a renunciar”.

Agradeció a los diputados que lo votaron y a los que no lo hicieron, y sobre la tarea legislativa destacó que “nos ponemos de acuerdo en algunas cosas, en otras no, vamos y discutimos en el recinto, pero compartimos esto todos los días con la esperanza de vivir en una ciudad mejor, con la esperanza de hacer mejores para la sociedad y representarla con mucha esperanza, para que la ciudad puede ser mejor”.

El dato negativo del evento lo dio la ausencia de autoridades presidiendo el acto, por cuanto la vicejefa de Gobierno, Gabriela Michetti, estaba afectada a otras tareas por encontrarse a cargo del Ejecutivo por ausencia de Mauricio Macri; en tanto que sobre el vicepresidente primero del Cuerpo, Diego Santilli, ganador del premio principal el año anterior, el jefe del bloque oficialista, Oscar Moscariello lo excusó señalando que había tenido que asistir a una cumbre de parlamentarios del Mercosur que se realizaba en otro salón de la casa.

Sin embargo, gente del equipo de Santilli había expresado a Parlamentario el día anterior que el diputado no podría asistir, ya que estaba citado en otro lugar por una entrevista periodística… Cualquiera fuera la verdadera razón, la ausencia generó críticas ya no en el micrófono, pero sí por lo bajo, ya que en las diez ceremonias de entrega de premios celebradas en ese ámbito siempre estuvieron presentes autoridades de la ciudad, o de la Legislatura.

El acto fue encabezado entonces por los directores de Parlamentario, Oscar Benini y José Di Mauro. El primero, recordó que se celebra este año 25 años de democracia y lo emparentó con los 20 que cumplirá en 2009 Semanario Parlamentario. Resaltó Benini que “la Legislatura porteña ha recuperado el debate, uno de los elementos centrales para fortalecer la política y consolidar la democracia. Del debate surgen los mejores proyectos y, a veces las mejores intenciones. Es saludable la rutina de debatir ideas, antes de imponerlas, como a los candidatos. Además profundiza la transparencia política y la calidad institucional”.

“No debemos dejar de mencionar que este año la Legislatura ha ejercido el rol que le corresponde, ser contralor del Poder Ejecutivo, que sin duda hace a la calidad institucional”, destacó además Oscar Benini, recordando que “la sociedad pide cada vez con más insistencia la profundización de nuestra identidad republicana. Es decir hacer más sustentables los pilares democráticos”.

Por su parte, Di Mauro resaltó la tarea de difusión que cumple Parlamentario y resaltó que “el objetivo de estos premios, que hoy tienen nombre y apellido, pero en realidad están destinados al conjunto de diputados que día a día cumplen cabalmente su trabajo y honran la labor legislativa”.

“A todos ellos, que seguramente y por suerte son muchos más que los once a los que aquí distinguiremos, nuestras sinceras felicitaciones y nuestro pedido recurrente: sean dignos del cargo que les ha encomendado la sociedad”, concluyó.

El jefe de Gabinete de Ministros de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, estuvo presente no en persona, sino a través de una carta dirigida a Cristian Ritondo donde señaló que “me hubiese gustado estar acompañándote a vos”, pero admitió que el fin de curso de sus hijas lo obligaba a cumplir con su tarea de padre, concurriendo a la fiesta que se celebraba en el colegio a la misma hora.

“Hace año que comparto la política con vos y se de tu compromiso con la gente que hoy se ve graficado en este reconocimiento público”, señaló en otro párrafo, deseándole a Ritondo “que sigas con éxito en este camino”.

Oscar Moscariello resaltó la tarea de “una cantidad de personas que han colaborado conmigo durante este largo año en el que tuve que asumir la responsabilidad de presidir un bloque plural, numeroso”.

Resaltó la “composición plural” del bloque que preside, como parte de “un espacio nuevo en el que las distintas vertientes de la política tienen el objetivo común de transformar la Ciudad de Buenos Aires”.

Destacó las cualidades de los otros legisladores del PRO premiados, como Marcelo Godoy y Cristian Ritondo, y sobre el resto resaltó al titular del bloque kirchnerista, Diego Kravetz, de quien dijo riendo que “gracioso es hoy, padecerlo todo este año ha sido una tarea muy difícil”. Todos estallaron en risas y hubo un gran aplauso.

Resaltó del resto de los premiados que “todos y cada uno de ellos enriquecen esta casa, realmente hacen que la Legislatura de la ciudad de Buenos Aires tenga valores que más allá de las posiciones que tenemos en el las comisiones y en el recinto estemos tratando de llevar adelante”, y llamó a “aportar un grano de arena para que el ciudadano de la Ciudad de Buenos Aires pueda vivir cada día mejor”.

“No se si lo estamos logrando, si la deuda que tenemos pendiente puede ser saldada este año, pero creo que hemos dado un salto de calidad durante todo este año cooperación a los vecinos de Buenos Aires –agregó-. Si uno pone la mirada hacia atrás sobre otras legislaturas con otra composición, el producto de lo que hemos logrado este año nos hace sentir que podemos dormir tranquilos, creo que hemos hecho un gran trabajo. Más allá de que todavía no estemos satisfechos de haber logrado todo”.

También recibió un premio Diana Maffía, quien resaltó su condición de “nueva” de la política” y expresó su optimismo por lograr conformar “un poder transformador”. Resaltó también que aprendió en la Legislatura a componer un grupo y a trabajar en equipo con sus compañeros de bloque, al que definió como “muy diverso”.

“Aprendí muchísimo”, dijo y recordó haber “pedido todo el año a mis compañeros solidaridad en el respeto por los horarios de las sesiones”.

También tuvo lugar para pasar una factura a Parlamentario. “El Semanario dice que soy ‘una legisladora inorgánica’ –recordó-; soy muy orgánica a los principios con los que me comprometí: la ética pública, la distribución de la riqueza y la forma de comunicar. Soy absolutamente orgánica a esos principios y quiero seguir siéndolo hasta el final de la gestión”. Concluyó comprometiéndose a “seguir trabajando muy duro por los que no están en este Salón Dorado, están muy lejos del Salón Dorado y merecen que trabajemos por ellos”.

A su turno, la socialista Verónica Gómez señaló que “los que me conocen saben que soy una convencida de que esta fascinante tarea que llevamos adelante los legisladores y legisladoras es posible en la medida que se proyecta y concreta de manera colectiva”. De ahí que compartiera su premio con los trabajadores y trabajadoras de todas las áreas de la Legislatura, y con los ciudadanos y ciudadanas que nos acercan sus propuestass, sugerencias, con mis compañeros y compañeras de militancia”.

Resaltó la tarea del diputado nacional Roy Cortina –presente en el acto-, destacando la tarea que realiza para la renovación del socialismo en Capital, para “convertir al Partido Socialista en una alternativa”.

Diego Kravetz, tal cual destacó Moscariello, estuvo muy “divertido” a la hora de hacer sus discursos. En plural, ya que dio dos: uno al recibir su premio, y el otro al recibir el de la diputada de su bloque Silvia La Ruffa, quien no pudo asistir al evento. El jefe del bloque kirchnerista bromeó con su amigo Cristian Ritondo, con quien se fotografió al final del acto portando el hombre del PRO la estatuilla del Premio Parlamentario, y a la hora de recibir el premio de La Ruffa, destacó la división del trabajo que hacen con ella en el bloque: “ella se encarga del trabajo y yo de la parte política”, dijo con una gran sonrisa.

Marcelo Godoy compartió el premio con su equipo de trabajo y la familia, y expresó su satisfacción de compartir las menciones “con compañeros del bloque, el presidente de la bancada, Oscar Moscariello, Cristian Ritondo, y con destacadas legisladoras como Patricia Walsh”. Dijo de ella que “es importante que un monobloque tenga tanta presencia en esta Legislatura; con Diana Mafia”, y agradeció a todo el conjunto de asesores del bloque PRO, que “ha hecho un esfuerzo muy grande en estos primeros meses de gestión”.

“Yo conocía a Parlamentario hace unos cuantos años, en el Salón de Pasos Perdidos y siempre pensé que quienes ocupábamos labores legislativas nos reclaman y con razón, pero también es importante tener un periodismo parlamentario”, resaltó a su turno la diputada Patricia Walsh.

La diputada de izquierda destacó la satisfacción “enorme” que le dejó la sesión de la noche anterior, “porque fuimos capaces de construir un consenso unánime para una ley que considero importante, y allí todos los bloques de manera unánime logramos ese consenso que tanto necesitamos”.

Esta legisladora compartió el lugar en la grilla de premiados con el kirchnerista Sebastián Gramajo, quien agradeció el premio como “un honor”, y destacó que “uno aprende de todos los bloques”.

“Nosotros llegamos a esta casa representando a las distintas opciones que tiene la sociedad. De cada una de esas opciones, la sociedad privilegió a determinados nombres y en esta casa nos encontramos. Y podemos saber el que piensa distinto no es un enemigo, sino que tiene otra forma de ver las cosas”, destacó el diputado Gramajo.