Fuente: Parlamentario

El Estatuto del Personal que regirá a la fuerza de seguridad porteña ya tiene consenso para ser aprobado por el Cuerpo. Parlamentario anticipa en exclusiva los lineamientos fundamentales del mismo.

Tras aprobarse la ley marco de Seguridad Pública de la Ciudad, que prevé la creación de la Policía Metropolitana, del Instituto Superior de Formación Policial y de la Oficina de Investigaciones Judiciales, la Legislatura se apresta a sancionar el Estatuto del Personal de la nueva fuerza de seguridad, una herramienta fundamental para que comience a funcionar.

Del consenso alcanzado por los diputados Martín Borelli (PRO) y Silvia La Ruffa (FpV), quienes habían presentado sendos proyectos de ley, se acordó conformar un sólo dictamen que será debatido por el pleno del Cuerpo en dos semanas, según expresó a Parlamentario la legisladora kirchnerista. Las comisiones de Seguridad y Legislación General -cabeceras del análisis de la norma- están trabajando intensamente para limar las diferencias que aún subsisten.

En concordancia con lo que dispone la Constitución, en el Capítulo VIII, artículo 34, se establece que la seguridad pública es un deber propio e irrenunciable del Estado. Además, debe ser ofrecido con equidad a todos los habitantes y que es su obligación coadyuvar a la seguridad ciudadana desarrollando estrategias y políticas multidisciplinarias de prevención del delito y la violencia, diseñando y facilitando los canales de participación comunitaria, la Legislatura analiza el pre dictamen acordado entre los dos bloques mayoritarios y que consta de tres segmentos denominados títulos. El primero de ellos se refiere a las disposiciones generales, el segundo aborda el funcionamiento del personal civil con estado policial y el tercero determina las pautas con las que se regirá el personal civil sin estado policial.

La norma, que contiene 93 artículos y uno de forma, destina 79 de ellos a describir las diversas pautas que regirán el funcionamiento de la nueva Policía. Los 11 últimos están dedicados al funcionamiento del personal civil sin estado policial que desarrollarán tareas en la nueva institución.

Respecto al personal civil con estado policial se establece que cumplirá funciones de seguridad e investigaciones y que contará con los derechos que la norma garantice, debiéndose sujetarse a las obligaciones que ella impone.

Se estipula también que las funciones propias de la gestión administrativa, la dirección de los recursos humanos, la gestión económica, contable, presupuestaria y patrimonial, la gerencia logística e infraestructural no operacional, la asistencia y asesoramiento jurídico-legal, las relaciones institucionales deberán ser ejecutadas por personal civil sin estado policial.

Derechos y obligaciones

A lo largo de 16 capítulos que integran el título segundo, denominado “Personal civil con estado policial”, se desglosan las diferentes obligaciones y derechos a que deberán someterse quienes se desempeñen en la Policía Metropolitana, la que según la Ley de Seguridad Pública, recientemente aprobada, estará situada bajo la orbita del Ministerio de Justicia y Seguridad.

Allí se describe el modo de revista del personal con estado policial, sus derechos, deberes y prohibiciones, la estabilidad en el empleo, el régimen de la carrera profesional, el escalafón general policial, el modo de designación de los cargos, el reglamento de ascensos y promociones, la modalidad de ejercer la superioridad, la situación de revista del personal que podrá ser en servicio efectivo, disponibilidad o pasiva, el tipo de licencias a las que tendrá acceso, los motivos por los cuales se podrá extinguir la relación de empleo, la escala de sueldos y asignaciones, el régimen disciplinario, el régimen previsional y un ítem particular que se denomina “Políticas de género” que estipula que la Policía deberá guardar una estricta representación de ambos géneros, favoreciendo “la incorporación, participación y promoción de aquél que se encuentre más relegado”.

En el tercer y último título se desarrollan las funciones del personal sin estado policial que, según se desprende del texto, cumplirá tareas de apoyo al personal policial, según las distintas actividades que la reglamentación determine para cada especialidad.

Asimismo, establece que el ministro de Justicia designará al personal civil de las distintas especialidades a través de concursos públicos de oposición y antecedentes. Aunque en caso de razón fundada, el ministro podrá designar personal interino.

Voz autorizada

Para conocer más en detalle el dictamen consensuado del Estatuto del personal de la Policía Metropolitana entre las bancadas del PRO y el FpV, Parlamentario consultó a la diputada Silvia La Ruffa, co-autora de la ley y de la norma que regirá el funcionamiento de la nueva institución policial.

La Ruffa fue enfática al sostener que “el objetivo central del Estatuto es garantizar la profesionalización de la Policía como lo marca la Ley de Seguridad Pública. Por lo tanto, las promociones y ascensos deben hacerse sobre la base del desempeño, y no sólo sobre el concepto de antigüedad, como se hizo tradicionalmente. Es una Policía que tendrá que someterse a exámenes sicofísicos regulares, sus miembros deberán presentar una declaración jurada de bienes anualmente, tiene que garantizar la participación de la sociedad civil y la transparencia en la designación de sus autoridades superiores”.

La legisladora se refirió luego sobre las requisitos que tendrán que reunir los futuros integrantes: “Apuntamos a que sea una policía democrática; obviamente que el concepto de autoridad está siempre presente en todo cuerpo policial, pero entendemos que la profesionalización, la participación de la sociedad civil en el proceso de las autoridades superiores, la formación de sus miembros en el Instituto de Formación que está por fuera de la Institución y la participación comunitaria en la evaluación de desempeño, le da un perfil diferente del que tuvieron hasta ahora las distintas policías que existen la Argentina”. También indicó que su bancada tiene la “voluntad de completar el perfil policial que reflejamos en la Ley de Seguridad Pública que sancionamos y entendemos que la creación de la Policía Metropolitana debe ser coherente con el espíritu de esa norma, de lo contrario no será posible”.

“No estamos dispuestos a resignar ninguno de los principios que se consagraron en la Ley de Seguridad, queremos una Policía abierta a la ciudadanía y ese es el espíritu que queremos que rija el Estatuto del personal de la Policía Metropolitana”, remarca La Ruffa.

“Preferiríamos que sea un jefe de Policía civil”, avisa la legisladora, para sostener a continuación que “nos hubiese gustado que así quedará redactado, además por ser un primer jefe policial hubiese significado generar un esquema policial diferente”, expresa la legisladora. Resta esperar ahora la sanción definitiva.

Deberes

- Presentar y actualizar anualmente la declaración jurada de bienes y las de sus cónyuges.

- Guardar secreto, aún después del retiro o baja de la institución, salvo requerimiento judicial.

- Someterse a estudios y exámenes psicofísicos anualmente.

Prohibiciones

- Participar en actividades políticas, partidarias, gremiales o sectoriales.

- Desarrollar toda actividad que suponga discriminación.

- Aceptar dádivas u obsequios.